miércoles, 31 de octubre de 2007

¿Locos o sinvergüenzas?

El Partido Popular de la Comunidad Valenciana pide la dimisión de Magdalena Álvarez, ministra de Fomento, por el caos ferroviario en Barcelona por las obras del AVE. Por contra, nadie del gobierno del Partido Popular en la Comunidad Valenciana dimitió por el accidente del Metro de Valencia donde murieron 43 personas; ni siquiera José Ramón García Antón, conseller de Infraestructuras y responsable del servicio siniestrado. ¿Están locos o son unos sinvergüenzas? Creo que no cabe una tercera posibilidad.

martes, 30 de octubre de 2007

La presunción de inocencia como excusa

Aburre, sonroja y preocupa escuchar a la mayoría de dirigentes políticos referirse a la presunción de inocencia como un escudo para la continuidad de su carrera en cargos públicos. La presunción de inocencia es una garantía para los ciudadanos pero se ha convertido también en una excusa perfecta para los dirigentes políticos. Unos y otros no pueden acogerse a la presunción de inocencia en igualdad de condiciones. De ciudadano no se puede dimitir; de dirigente político, sí. Por eso, a un ciudadano no se le pude condenar si existen dudas sobre su actuación. En cambio, y por el contario, para un dirigente político las dudas sin resolver son causa suficiente para su dimisión. Las dudas salvan al ciudadano y condenan al político. Jamás un resultado electoral favorable exonera de responsabilidad.
Y lo que vale para corruptos, vale para incompetentes. Ante la contumacia en el error, un dirigente político no puede apelar a su buena fe, a su dedicación o al centrifugado de culpas. Vuelve a ser la presunción de inocencia por la vía del buenismo. No vale. Cualquier decisión que desemboque en un gran perjuicio para la ciudadanía, por más que sea una consecuencia no querida, debe desembocar en dimisión inmediata, o en destitución. No se trata de ningún castigo sino de un mecanismo para garantizar el mejor servicio posible al contribuyente. Un cargo político debe saber que es responsable absoluto de sus actos y de sus consecuencias y que, por tanto, está obligado a la máxima dedicación porque nada es gratis; ha de tener claro que le interesa rodearse de los mejor preparados y no de pelotas y amiguetes ya que los errores de estos los acabará pagando él; ha de ver con claridad que debe regir su acción a partir de criterios profesionales y sólo tiene que servir al interés general porque una desviación por intereses inconfesables puede tenerle a él mismo como primera víctima. Saber todo esto vale para estar atento, tomar el máximo de precauciones y procurar, por encima de todo, hacer las cosas bien. Por eso que quien se equivoca pague es una garantía para el ciudadano.

miércoles, 24 de octubre de 2007

El discreto cambio de imagen de "EL PAÍS"

"EL PAIS" se ha renovado. Lo hizo el pasado domingo día 21 de ocubre. Lavado de cara, colocación de tilde en el nombre y cambio en el apellido. Todo hecho al estilo PRISA, un modo de actuar que consiste en presentar un canto rodado cualquiera como la piedra angular del mundo. Trabajan muy bien.
He tomado el ejemplar de ayer martes (post-cambio) y el del martes de la semana pasada (pre-cambio). Los he comparado. Tilde y apellido al margen, las modificaciones pasan sobre todo por una modernización de la imagen, acarreando, eso si, una apreciable reducción en la extensión de las informaciones.Un poco más de presencia para lo visual y un poco menos para las letras. Pero no mucho, ciertamente, si lo comparamos con "La Vanguardia" que también acaba de renovar su formato.
De martes a martes, por ejemplo, la noticia que abre internacional pierde dos mil caracteres. Pasa de los 8554 que ocupaba el día 16 a los 6456 de ayer día 23. También se reduce la extensión del títular de la información, de 44 caracteres se queda en 35. En cambio, la foto que ilustra la información crece, de 280 cm2 a 310.
En la sección de economía sucede lo mismo. La noticia más destacada ocupaba 8084 caracteres con el viejo formato y sólo 5723 con el nuevo.
Las páginas de opinión también experimentan un evidente recorte. Se mantienen editorial, doble, y tres artículos en profundidad pero todo un poco más corto. Los editoriales antes del cambio abarcaban 8300 caracteres, ayer eran 5723. En cuanto a los tres artículos pasan de 22835 a 20065.
El martes día 16, el ejemplar de "EL PAÍS" presentaba 71 fotografías, ayer, 85.
En contra de la tendencia observada, la noticia que abre la sección de nacional ocupaba 7392 caracteres con el antiguo periódico y 7803 con el actual.
Precisamente, en esta sección de nacional es donde se aprecia con mayor claridad otra de las características definitorias de la renovación del diario de PRISA, como ya he apuntado el título de las informaciones se reduce mucho. En concreto, a la vista de los dos ejemplares analizados nos encontramos este titular para abrir nacional hace una semana, "Zapatero rechaza de plano la consulta y exige a Ibarretxe que logre el consenso entre los vascos", y éste ayer, "El PSOE revoluciona la judicatura". De 95 a 33 caracteres.
En fin, que "EL PAÍS" sigue siendo "EL PAÍS". Es, incluso, más bonito. Pero no mejor.

jueves, 18 de octubre de 2007

La democracia española de dos velocidades

Un líder político que hace una obra en su casa debe pagarla inmediatamente o, al menos, poder demostrar su disposición a pagarla. Jamás puede dejar la puerta abierta a la posibilidad de que a los constructores se les pueda olvidar pasarle la factura. Ese es el listón que Joan Ignasi Plà no supera y por eso su dimisión como secretario general de los socialistas valencianos cae por su propio peso.
Que esta doctrina no se aplique en los partidos de derechas, que sigan en activo políticos con currículums como el de Zaplana, por poner un ejemplo, es un problema grave de la democracia española (y de sus medios de comunicación) pero no una excusa para que todo valga.

miércoles, 17 de octubre de 2007

El "caso Plà", quién filtra, cómo y por qué.

Una constructora ha pagado las obras que el secretario general del PSPV-PSOE, Joan Ignasi Plà, se ha hecho en su piso de Valencia. El coste: entre 78.000 y 104.000 euros, según el medio consultado. La noticia la hizo pública la SER sin ahorrar ningún subrayado. Después han venido las explicaciones de Plà: él contrató a una empresa gestora de obras, Gecidova; está subcontrató a otra, Construcciones Villegas; y esta, a su vez, a otras para cada parte de la obra. Acabados los trabajos, Villegas pagó a sus subcontratas y pasó factura a Gecidova pero no hubo acuerdo y Villegas se quedó sin cobrar. Por eso, Gecidova, pese a haber transcurrido seis meses desde el final de los trabajos, no ha facturado la obra a Plà, porque tampoco la ha pagado. Por tanto, dice Joan Ignasi, la información inicial es un montaje para perjudicarle.
A la vista de todo esto, me siento incapaz de ofrecer un punto de vista exacto sobre lo ocurrido pero creo que tiene interés reflexionar sobre lo que puede haber pasado en el proceso informativo y sobre su valor político.
En primer lugar, llama la atención que sea la SER, un medio poco sospechoso de actuar como ariete del PP, quien difunda la noticia. Sin duda no estamos ante lo que se entiende por periodismo de investigación (seguir y seguir una pista hasta que todo encaja) sino ante unas facturas, las del conjunto de las obras hechas a Plà, que se filtran a la emisora. Conocidas las diferencias entre la SER y el PP, no parece que la fuente filtradora pueda ser de este partido.El realce que la emisora de PRISA le da a la información (en el informativo de las 20 horas se emite por delante de la reunión Ibarretxe-Zapatero y con el paso de las horas en ningún momento se paran a analizar las explicaciones dadas por Plà) todavía hace más complicado pensar que quien filtra sea el PP.
Si damos por bueno que quien pasa la información son los mismos socialistas (hay pocas dudas) todavía queda preguntarse por la razón , por el objetivo. Puede que la filtración tenga la bendición de la cúpula del PSOE o no, pero en los dos casos la pretensión sería forzar la dimisión de Plà como líder de los socialistas valencianos. Si la filtración no cuenta con el beneplacito de Madrid puede que la SER destaque la noticia como un aviso a Zapatero, ligado a la guerra del futbol entre PRISA y Mediapró, en el sentido de que le puede hacer mucho daño de cara a las elecciones. Pero puede que sí, que tenga la bendición de Ferraz, que venga de lo más alto, que es lo más posible, y por eso la SER no escatima destacados. Yo, y esto sí es una opinión, pienso que Plà acabará dimitiendo; son demasiados errores, demasiados fracasos, demasiadas sospechas, demasiadas derrotas. Si Ferraz está detrás de todo no puede estar al margen Jordi Sevilla, el hombre a quien el propio Zapatero apuntó como posible relevo de Plà. Sevilla parecía que tenía expedito el camino a la secretaría general del PSPV pero en los últimos tres meses le han aparecido rivales y, según pasa el tiempo, su estrella como ex-ministro se va apagando. Jordi Sevilla pretendía, porque es lo que le interesaba y lo que le interesa, un congreso extraordnario lo más rápido posible pero los dirigentes del PSPV dijeron no. En esas circunstancias sólo se podía conseguir celebrar el "gran conclave" si Plà dimitía. Lo que se está a punto de lograr. Es decir, la verosimilitud de este análisis pasa por la inmediata celebración de un congreso. Podría crearse una gestora que llegara a las elecciones pero sería poco coherente con la estategía apuntada. Lo esperable es el congreso porque el horizonte de los socialistas valencianos cara a las próximas generales ya era negro hace tres días, es todavía más negro hoy pero, con Plà al frente, es simplemente un suicidio. En cambio, el cielo estaría un poco más despejado con Plà dimitido, con un nuevo líder salido de un congreso extraordinario (Sevilla, claro) y con la posibilidad de poder decir "nosotros no somos como el PP que mantiene a los corruptos, sean Fabra, Zaplana, Hernández Mateo, Alperi, etc. En el PSPV defendemos la limpieza y predicamos con el ejemplo".
En pocas horas saldremos de dudas, seguro. Cruzando lo que pase con estas líneas se podrá, quizás, entender un poco más como funciona el PSOE y como funciona la SER; como funciona la política y como funciona el periodismo.

jueves, 11 de octubre de 2007

De bandera a mortaja

Todas las copias acostumbran a ser peores que el original. El mensaje de Mariano Rajoy sobre el 12 de octubre es una nueva muestra de que con la fotocopia siempre se sale perdiendo. Rajoy disfrazado de Jefe de Estado. Guiando a su pueblo, recordándole la importancia del glorioso día "de la nación española... día de la fiesta nacional". Al fondo la clásica librería llena de volúmenes cuidadosamnete encuadernados y a la derecha (del que mira, quiero decir, porque a la derecha del que habla parece que ya sólo queda Ynestrillas), a la derecha, digo, la bandera, la española, la rojigualda, como envolviéndole, como acunándole, discreta pero rotunda.
Y Rajoy solemne, envarado, con la vista algo extraviada, eso es verdad, pero serio, trascendete, definitivo, total. Bien, el video ha tenido la repercusión que pretendían; otra cosa es que se les acabe volviendo en su contra.
Si el PP estuviera realmente preocupado por la unidad de España no usaría la bandera como arma para atacar, no blandiría como amennaza que sólo hay una forma de ser español,y que es la suya, claro, dejaría el margen suficiente para que cada cual sintiera la "españolía" a su forma y manera. Hablan de gran nación pero ofrecen una España pequeña en la que solo caben aquellos que piensan como ellos. Los demás están fuera. Actúan como separadores y, luego, se quejan de los separatistas. ¿Qué se diría de un mensaje parecido en boca de un lehendakari o de un secretario general de Esquerra Republicana?
Desde la buena fe o desde un análisis muy simple, el video de Rajoy puede parecer un inmenso error, un exceso que encone más las posiciones y no resuelva nada. Pero no, de error, nada. Piensan que cuanto más tensen la cuerda mejor les puede ir en las urnas. Lo hacen con el rey, con la bandera, con el terrorismo o los soldados en Afganistan. Lo convierten todo en simples peones de su estrategia. España les importa menos que un solo voto. El PP ha llegado a la conclusión de que la bandera, en combinación con la monarquía y la milonga de la nación que se rompe les pueden dar la victoria en las próximas generales y se han lanzado a la tarea.
No es nuevo, lo dijo Ansón, refiriéndose a los años de Felipe González, estaban dispuesto a acabar con el régimen para acabar con Felipe. Entonces les funcíonó y ahora repiten la jugada.
Atención a esa bandera que el PP puso ayer al costado de Rajoy, porque como pierda, en marzo, o cuando sea, puede que se la coloquen como mortaja.

jueves, 4 de octubre de 2007

Carlos Llamas, cinco meses eran todo

Ha muerto Carlos Llamas, el periodista que dirigía "Hora 25" en la cadena SER. En una entrevista publicada el pasado siete de mayo en "EL PAÍS", despues de que un cáncer le tuviera ocho meses retirado, describía su pretensión como periodista: "hacer llegar al ciudadano normal que lo que le decimos es sólo parte de una verdad, y que él se tiene que hacer su composición de lugar. Al final del día me gustaría responderme con honestidad a esta pregunta: ¿he ayudado a que el oyente se forme un criterio?". Quien se plantea esta cuestión honestamente sin que sus actos le delaten seguro que sí, que ha ayudado. Y no es poco. Es ser periodista. Es todo.
En el terreno simplemente humano, un pasaje de esa entrevista, revisado hoy, es pura crueldad. Ese siete de mayo Llamas decía, "he ganado una segunda vida. Cuando lo combatía [el cáncer], quedaba tan lejos la bendita normalidad. Alcanzarla otra vez es un gozo. Ahora se vive la vida con una intensidad renovada". No sabía que esa segunda vida le iba a durar solamente cinco meses. Que putada, que mierda y que injusto es todo esto.

Libertad de expresión, peligro a la carta

Hace unos días, Catalunya Ràdio anunció a la escritora Cristina Peri-Rossi que pensaba prescindir de ella como comentarista de uno de sus programas. La razón: no hablaba catalán. La emisora tiene como una de sus principios fundacionales la promoción del catalán. Peri-Rossi llevaba muchos años en Catalunya Ràdio, expresándose en castellano. Nadie nunca le había dicho nada. Ahora la dirección de la emisora ha decidido que no hablar catalán la invalidaba. Parece una decisión injustificada. Será por eso que el despido ha sido rectificado y que el propio director de Catalunya Ràdio ha pedido disculpas a la escritora uruguaya. Veremos si Peri-Rossi acepta ahora el "donde-dije-digo-..."
Que al final todo se quede como estaba no obsta para que todo lo que ha provocado el veto inicial merezca algún comentario. Es comprensible que si una emisora existe para promocionar un idioma, quien participe en ella lo hable; pero en una sociedad bilingüe como la catalana, incluso con ese principio fundacional, parece razonable que tengan cabida los castellanoparlantes. Resultaría extraño que fueran mayoría pero es poco sensato que haya reglas para las que no se contemplan excepciones.
Dicho esto. Sorprende ver como distintos medios de comunicación, situados en la órbita del Partido Popular, han puesto el grito en el cielo por la situación. Hablan de atentado a la libertad de expresión, del sectarismo de los nacionalistas catalanes, de persecución, incluso hacen comparaciones con el nazismo. Lo malo no es que sean exagerados, lo malo es que es trampa. Una trampa en la caen, como palmeros útiles, un largo listado de periodistas, escritores e intelectuales varios que han firmado documentos de solidaridad con Peri-Rossi. Seguro que entre ellos manda la buena fe, pero en la lista aparecen también los inevitables nombres que sólo detectan peligros para la libertad de expresión cuando les interesa, cuando los que cometen el exceso o perpetran la felonía son los enemigos de su cruzada antinacionalista (nacionalismo periférico, ya que el español les molesta menos, o nada).Eso, y el negocio, claro que, las más de las veces, es lo mismo.
La mentira de esos medios afines al PP, y de los mencionados inevitables, es que se olvidan y no se preocupan de las decenas, centenares, de periodistas censurados, perseguidos, ninguneados y silenciados en los distintos medios públicos controlados por el PP. Ante eso, miran hacia otra parte. Por no hablar del nivel de pluralismo de los medios privados más cercanos a los populares. No se les ha oído nunca decir nada de como funcionaba la TVG en tiempos de Fraga, ni de la TVE de Urdaci, ni del Canal 9 siempre dirigido por los jefes de propaganda de Zaplana o Camps, ni de como Esperanza Aguirre corta y pega en Telemadrid, ni de la IB3 comandada por la secretaria de Jaume Matas. Por supuesto nunca se han preocupado de como son las tertulias políticas en las radios autonómicas gobernadas por el PP, ni de quien participa en ellas. Pero, claro, lo de Catalunya Ràdio es una atentado a la libertad de expresión. El único. Lo demás no existe. Supongo que es casual que estos medios a quienes tanto preocupa lo que pasa en Catalunya Ràdio y tan poco lo que sucede en las emisoras dirigidas por el PP formen parte de empresas con productoras que se forran a costa de las televisiones públicas de los "populares"; empresas que, además, han copado todas las licencias de los canales de digital terrestre que los gobiernos del PP han repartido. Todo casualidad.

miércoles, 3 de octubre de 2007

Gallardón en estado puro

Alberto Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid, ha estado hoy en la SER. Por la mañana. A Gallardón habitualmente se le ponen etiquetas con mucha rapidez. Excesiva rapidez porque el etiquetaje no se acompaña nunca de una revisión de su trayectoria política. Parecen servir los lugares comunes. Hoy y aquí no voy a hacer el mencionado repaso de sus cargos, sus palabras y sus actos. Lo dejo para mejor ocasión. Sí quiero hacer algunas referencias a sus declaraciones de esta mañana.
Gallardón, siempre con una actitud educada y solemne, es un ejemplo de político que jamás, jamás, responde a lo que se le pregunta. Es habitual que los políticos eludan las cuestiones que se les formulan pero Gallardón supera cualquier otro ejemplo. En su entrevista de hoy en la SER lo ha puesto de manifiesto una vez más. Contesta con preguntas, con ambiguedades, se anda por las ramas, alarga y alarga las respuestas. Cuando la cuestión que se le plantea le resulta complicada, disfraza su contestación hasta hacerla incomprensible. Así ante una pregunta sobre su posible inclusión en las listas del PP cara a las proximas generales, Gallardón ha salido con que "la política es muchas veces una suma de factores que son externos a lo que a veces se piensa que es el propio debate. La gente a lo mejor cree que cuando se abre un debate es única y exclusivamente sobre aquello que tenemos escrito en los periódicos o oído en la radio y puede que hayan factores anteriores o previsión de factores posteriores que son los que lo condicionan". Él mismo ha dicho que igual no se estaba explicando. Pues no.
En 20 minutos de entrevista, Gallardón ha contestado a 13 preguntas. Siete veces ha utilizado la muletilla "con toda sinceridad" pero, al mismo tiempo, ha dejado frases que han sonado muy poco sinceras. Así después de ser quien, en repetidas ocasiones, ha planteado en el PP la discusión sobre las listas de las próximas generales, hoy ha asegurado que "Rajoy dijo algo que a mi me parece meridianamente claro y razonable: que el día que se convoquen las elecciones será cuando el PP resuelva la composición interna de sus listas"y luego ha añadido que "los que estén o estemos [en las listas] da igual".
Tampoco ha tenido ningún problema para reescribir la realidad y cuando se le ha preguntado sobre el nuevo "Plan Ibarretxe" lo ha descalificado y ha asegurado que recibirá la respuesta que merece con una explicación sorprendente, sea por mentirosa o por despitada. Ha dicho Gallardón que "como ya hicimos en su momento en el primer desafío de Ibarretxe cuya respuesta serena y felizmente unida del PP y del PSOE fue decir dentro de la Constitución cabe todo, fuera de la Constitución, no". Se equivoca Gallardón, el "Plan Ibarretxe" no cuajó pero la respuesta dada por los socialistas en el Congreso de los diputados contó siempre con la oposición frontal del PP. De unidad y de serenidad, nada de nada. Sin ser exhaustivos se puede recordar que los populares no querían que el "Plan" se discutiera en el Parlamento, que denigraron que la Mesa de la cámara admitiera debatir el proyecto, que dijeron que era una debilidad, que era hacer el juego a los nacionalistas. Definieron el proyecto de Ibarretxe como el reto más importante para la democracia española desde 1977, le exigieron al Gobierno que lo llevara al Tribunal Constitucional. Criticaron que Zapatero se reuniera con Ibarretxe, que la reunión con el lehendakari fuera más larga que la mantenida con Rajoy. Tres presidentes autonómicos del PP pidieron que se reuniera la "Conferencia de Presidentes" porque estabamos en una situación límite. Calificaron al gobierno de complaciente con los nacionalistas y de estar en sus manos y de no ser de fiar.¿habrá olvidado todo esto Gallardon o, simplemente, dice lo que le interesa sabiendo que no es verdad?

martes, 2 de octubre de 2007

"La Vanguardia" se aligera

Hoy el diario barcelonés "La Vanguardia" ha estrenado formato.
Ha introducido cambios. No le han dado la vuelta a la imagen del periódico, esto lo hicieron en 1989. Lo de hoy han sido retoques, pero de consideración y muy significativos.
Se ha reducido el formato, ha pasado de 1426 cm2 a 1160. Quiere decir que el periódico es más manejable y ligero. Ligereza que también se refleja en los contenidos.
Tomando el ejemplar de "La Vanguardia" de ayer y el de hoy, y sin haber ido a fondo en el análisis, hay distintos datos que evidencian lo que digo.
La información recogida en página 3, de internacional, ocupa hoy un total de 2774 caracteres, frente a los 5100 de ayer. El titulo también encoge, de 34 a 28 espacios. En cambio, la foto crece. Pese a haberse reducido el tamaño de la página, la foto de la edición de hoy ocupa 294 cm2, mientras que la de ayer era de 189. Se incrementa también el número de noticias ofrecidas en formato breve, 9 en vez de 5.
Pese a la reducción del formato, también vemos crecer la viñeta humorística de la página de política, pasa de 110 cm2 a 143. Por contra, el texto de la información que contiene esta primera página de política se reduce casi un 20 por ciento, de 3708 caracteres a 2916.
También en la sección de opinión se aprecia un recorte en los contenidos. Así, de ayer a hoy, vemos crecer el número de artículos, se va de ocho a nueve, pero, en paralelo, se reduce ostensiblemente su extensión. Así, mientras ayer, había 6 artículos de más de 3500 caracteres, hoy no pasan de 2.
Fotos más grandes, textos más cortos, artículos de opinión más reducidos. En "La Vanguardia". Creo que es significativo.