martes, 25 de septiembre de 2007

"EL PAÍS" a los pies de los negocios

Mi periódico, desde hace casi 30 años, es "EL PAÍS". Lo compro y lo leo. Me gusta. Me parece, indiscutiblemente, el mejor diario de España. Como la SER me parece la mejor radio. Esto no empece que muchas veces sus contenidos me parezcan vergonzosos. "EL PAÍS", demasiadas veces, pone por delante de su misión informativa los negocios de la empresa a la que pertenece. En esos casos, pasa de periódico de referencia a simple panfleto, dicho sea en el peor de los sentidos. El actual conflicto por los derechos del fútbol entre PRISA, la editora de "EL PAÍS", y Mediapro ha colocado, otra vez, al periódico lejos de la ética profesional dejándolo en simple agente de los intereses financieros de su matriz.
La mutación se constata en un evidente cambio de actitud respecto al gobierno Zapatero. Criticar, y hacerlo con dureza, al ejecutivo no sólo es posible, yo diría que es obligado. Lo que sucede es que cuando el giro es de un día para otro y abarca 180 grados, no estamos ante criterios profesionales sino ante manipulación informativa. El titular de apertura del pasado miércoles 19 de septiembre, "Zapatero presenta un plan estrella de vivienda que calca una medida en vigor", es propio de la línea editorial de "EL MUNDO" o "La Razón", no de "EL PAÍS". Al día siguiente continuaban con "Vivienda anuncia medidas para los dueños de pisos en alquiler que ya figuraban en el plan de 2005". En general, todo el seguimiento del nuevo plan sobre vivienda de la ministra Chacón ha tenido este perfil y este tono. Más allá incluso, han sido días de poner la lupa y destacar con crudeza todas las discrepancias internas que se han dado en el gobierno entre el vicepresidente económico Solbes y los departamentos más sociales. Un día o una noticia se podía entender como excepción pero la perseverancia pone en evidencia que estamos ante una regla. No es, además, un simple volantazo de "EL PAÍS". Casualmente lo mismo han hecho la SER y Cuatro. Todos con la empresa. Detrás asomaba la guerra entre PRISA y Mediapro. A cinco meses de las elecciones, toque de atención a Zapatero.
El sabado 22 de septiembre llegaba la confirmación, "EL PAÍS" publicaba en portada "Un grupo de amigos de Zapatero, al frente de La Sexta y Mediapro, encona el conflicto del fútbol". Se trataba de un artículo sin firma, alejado del mínimo rigor informativo, impropio de "EL PAÍS". Un artículo que sólo pretende avisar al Gobierno de que se ha desenterrado el hacha de guerra y de que todo vale. Es vergonzoso que un periódico de calidad haga estas cosas. El periodismo a los pies de los negocios. Ni libertad de expresión, ni democracia. Ni "Libro de Estilo". Mañana me comprometo a revisar el mencionado artículo a la luz del propio "Libro de Estilo" de "EL PAÍS".

1 comentario:

Josep dijo...

Julià, ja saps, des de fa molts anys, que en el negoci periodístic no hi ha un pam de net...