viernes, 27 de julio de 2007

Tramposos de izquierdas

En el grupo parlamentario de Compromís de las Corts Valencianes hay una crisis desbocada de la que no se sabe quien saldrá ganador pero, en todo caso, es seguro que los perdedores serán los ciudadanos, pocos pero seguramente más de los que se merecían, que les votaron el pasado 27 de mayo.
De lo siete diputados que tienen, dos pertenecen al Bloc Nacionalista Valencià, partido con entidad propia; dos más, al sector minoritario de Esquerra Unida que se llama Esquerra i País, y tres, a la mayoría de Esquerra Unida agrupada alrededor del Partido Comunista. La espoleta que desató la inmensa tormenta que, de momento, ha descargado ya, entre otros chaparrones, la amenaza de expulsión de Esquerra Unida para las dos diputadas de Esquerra i País y el inminente relevo de la portavoz del grupo parlamentario, fue el nombramiento de Amadeu Sanchis como miembro del Consejo de Administración de Radiotelevisión Valenciana (RTVV). Sanchis es afín a la mayoria de EU y, por tanto, sólo tres de los siete diputados de la coalición están con él. Pero ya está nombrado. Ahora los cuatro diputados que se oponen a su nombramiento, convertidos en mayoría en el grupo parlamentario, quieren forzar su relevo. Lo hacen al grito de que su perfil es demasiado político (fue el cabeza de lista de EU en las municipales de Valencia y no fue elegido) y que la ley prevé "personas de méritos profesionales relevantes" de los que Sanchis adolece. Tienen razón, su perfil no es el pertinente pero se han hecho tantas trampas, ellos incluidos, que no hay solución posible.
No la hay porque, para empezar, pese a que todos los partidos hablan de "sus representantes en el Consejo de RTVV", esa figura no existe. Los miembros del Consejo no representan a los partidos, según la ley, quiero decir. Los escogen los grupos parlamentarios pero no representan a nadie más allá de los ciudadanos ya que RTVV es pública. Deberían leerse la ley. También los periodistas que han consagrado la figura de "representantes de..." Y claro, siguiendo esta filosofía no partidista, a los miembros elegidos no se les puede relevar a gusto de los partidos. El relevo, también está en la ley, sólo puede ser por final de legislatura, dimisión o renuncia, incompatibilidad, incapacidad permanente o muerte. Es decir, Amadeu Sanchis seguirá. Y todos perderemos, porque todos mienten. Los que le han colocado porque, efectivamente, aunque luego se quejen de la manipulación partidista de Canal 9 a favor del PP ellos también han colocado a un comisario. Pero los que ahora protestan, Bloc y EiP, firmaron en su día que el elegido sería cuota de Esquerra Unida y, además, durante años han bendecido, en el caso de EiP, que la propia lider electoral de la formación, Gloria Marcos, fuera consejera. Como si Rajoy o Llamazares estuvieran en el Consejo de Administración de RTVE. Se echa de menos un poco de coherencia y sobra oportunismo.

No hay comentarios: