martes, 10 de julio de 2007

La realidad no es simple

Resulta que si gana el PSOE las próximas elecciones generales, José Bono será el nuevo Presidente del Congreso de los Diputados. Bien. Lo ha decidido Zapatero. Bye, bye señor Marín. Sería más razonable, y también más democrático, que Zapatero explicará cual es su modelo sobre el futuro funcionamiento del Congreso y justificara las razones que le han llevado a ofrecerle el cargo a Bono. También que razonara lo que le falta o lo que le sobra a Marín para seguir en el cargo. Si, como se apunta, todo es un reclamo electoral, muy mal. Las piruetas tácticas a la larga demuestran tener las patas cortas. Al menos cuando circulan por la izquierda. Un antiguo conseller del gobierno Lerma en la Generalitat Valenciana, Andrés García Reche, tipo valioso, lamenta en un reciente artículo que la socialdemocracia española siempre haya sido excesivamente autocrítica y amante de lo racional y pide que se trasladen a la ciudadanía propuesta sintéticas. Discrepo. Es demasiado sencillo. Me parece una explicación de trazo grueso. Apostar por soluciones simples en una sociedad cada día más compleja es hacer trampas, es mentir. No es problema de demasiada discusión, autocrítica o análisis. Confrontar opiniones, debatir, explicarse es propio de la política, de la democracia. Discutir sobre cual es el camino más adecuado no está mal, siempre y cuando se sepa a donde se quiere llegar. Ejemplo: las ridículas idas y venidas de los socialistas valencianos sobre el trasvase del Ebro no son consecuencia de la mucha autocrítica, ni del excesivo análisis. No. Tanta duda es hija de la falta de una posición definida, de la ausencia de alternativas a las propuestas del PP y del poco nivel de quienes las expresan. Sólo entendiendo el sentido de la complejidad de las cosas, como dice Raimon Obiols, se puede avanzar. Lo que se necesita es contar con la personas capaces de llegar a ese entendimiento y luego ser capaces de explicarlo, defenderlo y ser creíbles.

No hay comentarios: