martes, 31 de julio de 2007

"La Vanguardia" y Valencia

Esta texto será un poco más largo de lo habitual. Lo advierto y me disculpo.
En poco más de dos semanas el diario "La Vanguardia" ha publicado tres artículos sobre el País Valenciano, sobre su realidad social y política. El 7 de julio, Gregorio Morán incide, sobre todo, en la pésima gestión política, el pobre nivel, de los socialistas valencianos para explicar el poder a perpetuidad que parece haber caído en manos del PP. Deja algunas preguntas sin respuesta, se apunta a la tesis de la sociedad líquida para explicar las contradicciones que se observan en Valencia y cuando cita a Rafael Blasco, el político que fue "conseller" con los socialistas y ahora lo es con el PP, le llama Ricardo.
El día 23, Josep Vicent Boira, profesor de la Universidad de Valencia, es quien, sin citarlo, toma el título de un libro de Joan Fuster, "Destinat sobretot a valencians", y escribe "Destinado, sobre todo, a catalanes". Pretende Boira huir de determinados tópicos que, según él, circulan por Cataluña sobre Valencia. Creo que se trata de un artículo tramposo ya que plantea grandes afirmaciones (mucha brocha gorda) que supuestamente se pueden hacer desde Cataluña y luego las refuta. Cojea Boira del mal que critica. Cae el profesor en el tópico de pensar que en Cataluña sólo se tiene una imagen de Valencia, sin matices, y eso no es cierto. Que si Valencia es de derechas, que si todo son fastos, que si es España en estado puro, que si se tiene que ir a los Països Catalans, que si los valencianos son anticatalanes, etc. Pues no, claro que esos tópicos no son absolutamente ciertos. Pero es que las grandes afirmaciones las hace el propio Boira y, por falta de matices, son propias de la barra de un bar. Claro, por tanto, que deben ser negadas. Lo que pasa es que decir que no son verdades absolutas no quiere decir que no sean parcialmente ciertas. Y esa no es la imagen que deja la lectura del texto de Boira. En Valencia, en general, hay una preocupación por lo que estarán tramando los catalanes que debería ser revisada. Esa preocupación está en el artículo de Josep Vicent Boira.
Como está también un cierto deslumbramiento, "cierto que vamos como una moto", dice, por la transformación del país; sin reparar ni en como se está produciendo esta transformación, ni en que sectores se están quedando atrás. En el asombro admirativo se detiene también el artículo "Barcelona, a dos velas; Valencia, a toda vela" de Enric Juliana en "La Vanguardia" del 29 de julio. Aprovecha Juliana el apagón de Barcelona para hacer un juego de palabras que deja en mal lugar a la capital catalana en comparación a Valencia. Usa como referencia de sus afirmaciones a Rafael Blasco, con quien comparte comida y de quien hace un breve perfil. Recuerda que fue "conseller" con el PSOE-PSPV y hoy lo es con el PP. Destaca que es un hobre que sabe, que es temido y suena todo a aplauso al político sin escrúpulos, intrigante y maniobrero. En el perfil del personaje olvida que su salida del gobierno socialista no fue, como apunta, porque Lerma impusiera la ley del silencio sino porque estuvo implicado en una caso de corrupción urbanística siendo "conseller" del ramo. Casi nada. La admiración de Juliana no se detiene tampoco en reflexionar sobre el clima político de Valencia, sobre la falta de alternativas, sobre el inexistente debate, sobre la perdida de referencias públicas, en definitiva sobre la "congelación de la política" que se vive en el País Valenciano. Cita Juliana el apagón de Barcelona pero yo no se si los catalanes digerirían como los valencianos que TV3 fuera como Canal 9, que 43 muertos en el metro no fueran responsabilidad de nadie, que pasen los años y sigan los casos de legionella en Alcoi, que los alcaldes con problemas judiciales se conviertan en diputados para escapar de la ley, que casi 40.000 niños valencianos estudien en barracones, que la Generalitat esté acusada de dobles contabilidades y de pagar en paraísos fiscales o de ser cómplice de una trama de facturas falsas en Terra Mítica. Creo que Juliana, siempre tan certero en sus análisis sobre la política en Madrid o Barcelona, debería considerar la posibilidad de tomarse algo más de tiempo antes de dictar sentencias sobre realidades que le son un poco más ajenas.

lunes, 30 de julio de 2007

Cuando el periodismo da demasiadas cosas por sabidas

Soy de los que piensan que el periodismo está pasando un mal momento. No soy de los más pesimistas. Hay quien lo da por muerto. El meollo de la enfermedad está en que los periodistas no sirven al público sino al poder. El interés económico y político se antepone al interés informativo. En estas circunstancias, el reclutamiento de profesionales se ha ido degradando. Quien escribe al dictado no hace falta que tenga ninguna cualificación, preparación, experiencia o bagaje. Mejor dicho, es mejor que no lo tenga. Pero no hablaré hoy de estos falsos periodistas, agentes, coartadas y tapaderas de la manipulación, la censura y la desinformación.
Me referiré a sus contarios. Encontar muestras de periodismo de calidad cada día resulta más complicado. En general, el periódico "El País", con sus sombras, sus filias y sus fobias y con las indiscutibles esclavitudes empresariales que arrastra, es un exponente del mejor periodismo que se puede consumir en España. Por eso me parece llamativo lo que se podía encontrar el pasado sábado en la página 4 del diario. El titular era "La Mezquita Roja de Islamabad se reabre con un baño de sangre", y el subtítulo, "Un terrorista suicida mata a 15 personas, la mayoría policías, y hiere a más de 70". Firma el artículo Ángeles Espinosa, profesional que me merece todos los respetos. El problema es que, a veces, "El País" y sus periodistas escriben tanto para la élite que sin darse cuenta dan por sabidas cosas que les abocan a grandes errores. Sucede también que se puede llegar a estar tan metido en un tema que se pierde la perspectiva. En todo el artículo de Espinosa no se dice ni una vez con claridad de que país se está hablando, donde está la Mezquita Roja, de que país es capital Islamabad. No se dice en el titular, ni en el subtítulo, ni en la entradilla, ni en los primeros párrafos del cuerpo de texto. Se habla del gobierno del presidente Pervez Musharraf pero tampoco se añade de que estado es presidente ¿Cuanta gente sabe de que país es capital Islamabad?
La palabra Pakistán aparece sólo cuando ya se ha consumido medio artículo y porque un líder de un partido religioso asegurá que habrá una revolución en Pakistán. Poco antes del final consta también que "como es habitual en Pakistán, nadie se responsabilizó del ataque". Por si fuera poco, la noticia va firmada en Teherán, con lo que la confusión es todavía mayor.
En definitiva, un error. Los que escriben al dictado no se equivocan, ellos mismos son una equivocación.

viernes, 27 de julio de 2007

Tramposos de izquierdas

En el grupo parlamentario de Compromís de las Corts Valencianes hay una crisis desbocada de la que no se sabe quien saldrá ganador pero, en todo caso, es seguro que los perdedores serán los ciudadanos, pocos pero seguramente más de los que se merecían, que les votaron el pasado 27 de mayo.
De lo siete diputados que tienen, dos pertenecen al Bloc Nacionalista Valencià, partido con entidad propia; dos más, al sector minoritario de Esquerra Unida que se llama Esquerra i País, y tres, a la mayoría de Esquerra Unida agrupada alrededor del Partido Comunista. La espoleta que desató la inmensa tormenta que, de momento, ha descargado ya, entre otros chaparrones, la amenaza de expulsión de Esquerra Unida para las dos diputadas de Esquerra i País y el inminente relevo de la portavoz del grupo parlamentario, fue el nombramiento de Amadeu Sanchis como miembro del Consejo de Administración de Radiotelevisión Valenciana (RTVV). Sanchis es afín a la mayoria de EU y, por tanto, sólo tres de los siete diputados de la coalición están con él. Pero ya está nombrado. Ahora los cuatro diputados que se oponen a su nombramiento, convertidos en mayoría en el grupo parlamentario, quieren forzar su relevo. Lo hacen al grito de que su perfil es demasiado político (fue el cabeza de lista de EU en las municipales de Valencia y no fue elegido) y que la ley prevé "personas de méritos profesionales relevantes" de los que Sanchis adolece. Tienen razón, su perfil no es el pertinente pero se han hecho tantas trampas, ellos incluidos, que no hay solución posible.
No la hay porque, para empezar, pese a que todos los partidos hablan de "sus representantes en el Consejo de RTVV", esa figura no existe. Los miembros del Consejo no representan a los partidos, según la ley, quiero decir. Los escogen los grupos parlamentarios pero no representan a nadie más allá de los ciudadanos ya que RTVV es pública. Deberían leerse la ley. También los periodistas que han consagrado la figura de "representantes de..." Y claro, siguiendo esta filosofía no partidista, a los miembros elegidos no se les puede relevar a gusto de los partidos. El relevo, también está en la ley, sólo puede ser por final de legislatura, dimisión o renuncia, incompatibilidad, incapacidad permanente o muerte. Es decir, Amadeu Sanchis seguirá. Y todos perderemos, porque todos mienten. Los que le han colocado porque, efectivamente, aunque luego se quejen de la manipulación partidista de Canal 9 a favor del PP ellos también han colocado a un comisario. Pero los que ahora protestan, Bloc y EiP, firmaron en su día que el elegido sería cuota de Esquerra Unida y, además, durante años han bendecido, en el caso de EiP, que la propia lider electoral de la formación, Gloria Marcos, fuera consejera. Como si Rajoy o Llamazares estuvieran en el Consejo de Administración de RTVE. Se echa de menos un poco de coherencia y sobra oportunismo.

Nadie ve a la "consellera" de cultura

El hombre es un animal político. Si lo dijo Aristóteles, bien dicho está. Claro que, desde Aristóteles han pasado ya 2400 años y el concepto de política ha sufrido mucho zarandeo. Dije ayer que revisaría las audiencias del programa matinal, empieza a las 9'20, de Canal 9 llamado "La Tertulia". Buena parte de las personas entrevistadas son políticos. Sobre los criterios de selección de los invitados ya expliqué que son plurales, a la manera Canal 9. De los últimos 13, 11 son miembros del gobierno de la Generalitat presidido por Francisco Camps, Partido Popular, y los otros dos, un empresario del sector turístico y un directivo de una empresa dependiente de la propia Generalitat. A estos dos los obviaré.
Lo dicho, las audiencias. Los tres vicepresidentes, Vicent Rambla, Gerardo Camps y Juan Cotino tuvieron, respectivamente, un 2'2 de share(% sobre los que están mirando la televisión), un 2 y un 0'2; en espectadores, 5000, 4000 y 1000. Pocos, pocos.
En cuanto a los distintos "consellers", el más visto fue Serafín Castellano, un 5'8 de share (9000 espectadores). Por debajo de él, Manuel Cervera se quedó en el 4 (8000); Alejandro Font de Mora, en el 3'7 (7000) y, una décima menos, Fernando de Rosa, 3'6 (7000). La entrevista con Maritina Hernández obtuvo un 2'8 (5000); Angélica Such, un 2'2 (4000), y José Ramón García Antón, un 1'4 (3000). La invisible, todo un record, fue Trinidad Miró, nueva responsable de cultura, que tuvo un share del 0'1, un seguimiento tan reducido que no llega a contabilizar un solo espectador, cero, nadie. Piénsese que estamos hablando de un público potencial superior a los 4 millones de personas y que a esas hora de la mañana más de 200.000 personas están ante el televisor.
El programa en cuestión, "la Tertulia", tiene protagonistas políticos pero huye de la política como la entendía Aristóteles. No hay debate, no hay controversia, no fomenta la participación política ciudadana. Las referencias políticas que ofrece Canal 9 son exclusivamente de escaparate, propaganda. El mensaje puede llegar a calar pero no por el interés que despierta sino porque se constituye en discurso hegemónico, exclusivo. Por eso nadie sigue los programas de contenido político de Canal 9 pero esa inmensa mayoría ausente acaba votando a los mismos que no ve. Así que animales políticos, sí pero 2400 años después, animales domesticados.

jueves, 26 de julio de 2007

Plurales a su manera: Canal 9

Canal 9 es el nombre de la televisión autonómica valenciana. Una televisión al servicio del Partido Popular según todas las voces, excepto las del Partido Popular, claro. Por ejemplo, Miguel Domínguez, concejal del PP del Ayuntamiento de Valencia y recientemenbte nombrado miembro del Consejo de Administración de RTVV, el ente que agrupa Canal 9 y Ràdio 9, asegura que Canal 9 es la única televisión que consume. Es posible, aunque no seguro, que tanta información unidireccional esté detrás de afirmaciones como la que hacía ayer en un artículo en el diario "Levante" donde aseguraba que era pertinente que la archidiocesis de Valencia dedicara un templo a los mártires de la guerra civil ya que fueron asesinados, decía, por su fe católica, "personas que nada tenían que ver con la política , absolutamente inocentes y ajenas a los argumentos que esgrimían ambos bandos para justificar la contienda". Como si tener algo que ver con la política significara culpabilidad y como si los golpistas y los defensores de la República tuvieran motivaciones comparables para guerrear.
Bien, pues, Canal 9. Esta televisión tiene un programa matinal de tertulia de actualidad, "La Tertulia". En once de las últimas trece emisiones del espacio los invitados han sido los miembros del gobierno autonómico del PP y los dos "infiltrados", un experto en turismo que pertencece a la patronal valenciana, Vicente Blasco Infante, y un directivo del Oceanográfico, recinto que depende del gobierno de la Generalitat valenciana, Manuel Castellote. Según se mire, todo un ejemplo de pluralismo. Aunque lo interesante es ver las audiencias de este programa. Las vemos mañana.

martes, 24 de julio de 2007

No te puedes fiar ni del ángel de la guarda

"Seria fantàstic (...)
Que arribés el dia del sentit comú.
Trobar-se com a casa a tot arreu.
Poder badar sense córrer perill".
En castellano, algo así como: "Sería fantástico (...) que llegara el día del sentido común, encontrarse como en casa en cualquier sitio, poder ir despistado sin correr peligro".
Lo dice Serrat en su canción "Sería fantástico". Remarco esto de poder andar despistado sin miedo a un revolcón. Vivimos días, años, siglos, de todo lo contrario. Andamos terrenos minados. Todo son trampas. Incluso los que dicen ser nuestros ángeles de la guarda se portan como vulgares trileros con disfraz. Pienso en los periodistas y los políticos. Los tenemos en nómina pero no sabemos para quien trabajan. O sí. Trabajan para ellos aunque vivan a nuestra costa. Dos ejemplos curiosos. Puede decirse que son anécdotas pero se repiten constantemente. Así que de anécdotas, nada, categorías, categorías.
Hoy "El Mundo" y "El País" destacan en sus ediciones, en papel y en la red, que son líderes de los medios "on line" en España. Sí, lo destacan los dos ¿Cómo puede haber dos líderes? Pues porque "El Mundo" presenta datos de la OJD (en junio ellos tuvieron 9'2 millones de lectores y los de PRISA, 6'8) y "El País" habla de cifras de la empresa de medición de audiencias en internet "Nielsen/NetRatings (4'9 millones de lectores contra los 4'6 millones de "El Mundo"). El caso es preservar sus intereses, lo de informar al lector, será, en todo caso, en otro momento.
Por otro lado, ahí tienen al progresista PSOE aplaudiendo el secuestro de "El Jueves" y a los abanderados del orden y el respeto, el PP, calificándolo de retroceso para la libertad de expresión. Nada es blanco o negro, siempre depende. Depende de lo que ellos creen que les pueda reportar más beneficios.
Por tanto nada de confianzas. Estos, periodistas y políticos, respetan los semáforos según y cómo. Obligado mirar bien antes de cruzar. Una vez José Rodríguez de la Borbolla, entonces presidente andaluz, se quejó de una decisión del gobierno González y Alfonso Guerra le abroncó. Borbolla, Pepote, se extrañó por el rapapolvo y le pidió a Guerra que le dijera donde estaba la raya hasta donde se podía quejar y Guerra le respondió que la raya se mueve. Es decir, depende. De según como se mire todo depende. Palabra de Jarabe de Palo.

viernes, 20 de julio de 2007

Jo vull ser rei

Pésima noticia la que nos brindan hoy entre la fiscalia y el juez del Olmo. Secuestran “El Jueves” por reírse de los Príncipes. Se trata de una revista de humor. Humor. Parece que no es suficiente con que alrededor de la Casa Real haya un cordón informativo que evita cualquier aproximación crítica a ellos. Como si estuvieran por encima del bien y del mal. Ya ni nos podemos reír a su costa. Todo el mundo está expuesto a ser objeto de chanza, faltaría más, pero la Monarquía no. Al final sucede como con la Iglesia, la Monarquía es una institución tan fuera de su tiempo que cada vez que roza con la democracia saltan chispas. Y siempre sale perdiendo la democracia.
El auto de del Olmo podría también ir en portada de “El Jueves”. Dice que se muestra a Felipe y Letizia en una actitud “claramente denigrante y objetivamente infamante”. En fin, se trata de una posición bastante clásica en el juego del amor. Están follando, sí. O el juez defiende la discreta posición del misionero o lo que quiere decir es que a los Príncipes no se les puede caricaturizar follando. Añade también que la conversación supone un “grave menoscabo del prestigio de la Corona”. Es un chiste, nada más. Poco prestigio hay que tener para que la ocurrencia de un humorista sea capaz de menoscabarlo gravemente.
Desde 1977 “El Jueves” no había sufrido un secuestro por orden judicial, y no será que no se han metido con gente. En 1977 hacía poco más de un año y medio que había muerto Franco. Treinta años después parece que la democracia española sigue siendo menor de edad, o “light”, o poquita cosa. Y ya se sabe que cuando la democracia arrastra un adjetivo (con Franco “democracia orgánica”) no hay democracia.
Recomiendo escuchar la canción de “Els Pets” “Jo vull ser rei”. Entre otras cosas dice: “ser por cojones Jefe de Estado sólo por ser hijo de papa… nunca ser escogido, nunca ser votado y encontrar siempre la moto con el botón en marcha…aburrido de estar rodeado de mamones, sudando infalibilidad, como un cacique o un dictador… y viajar mucho ya sea oficial o por placer que ya se sabe que en Suiza se esquía muy bien…si todos somos igual ante la ley por qué cojones yo no puedo ser rey”.
Y por cierto, al juez del Olmo y a la fiscalía les pido que miren la tele, cualquier día, a cualquier hora y que la misma energía que dedican a proteger a los Príncipes, la dediquen a defender a los que nos sentimos infamados y denigrados por los productos que se ofrecen.

miércoles, 11 de julio de 2007

¿Hizo algo Gotzone Mora como presidenta del Foro de la Inmigración de Madrid?

Quedé hace unos días en que revisaría la gestión de Gotzone Mora como presidenta del "Foro Regional de Inmigración" del gobierno de Madrid de Esperanza Aguirre. Cuando la semana pasada Mora fue nombrada Secretaria Autonómica de Inmigración de la Generalitat valenciana, su estancia en la presidencia del "Foro" madrileño se presentó como aval. Veamos. En principio, la última referencia que se encuentra en internet si se cruzan los terminos "Gotzone Mora" y "Foro Regional de Inmigración" se refiere a su nombramiento para el cargo que data de mayo de 2005. Desde entonces ninguna entrada más. Sospechoso. Resulta extraño que no se recoga ninguna actividad. Nada.
Puesto en contacto con diferentes asociaciones de inmigrantes y agentes sociales de los que componen el "Foro" nadie sabe dar razón de quien es la señora Mora y los que si están informados de su existencia, por ejemplo Carmen Lanagrán, responsable de Inmigración de UGT, me aseguran que nunca han tenido una reunión con ella y que el "Foro" es absolutamente virtual. Me dice Lanagrán que ella está en su actual cargo desde 2005 y que el único acto en el que ha participado desde entonces relacionado con el organismo fue la presentación del "Foro" que se celebró a principios de 2006. Desde entonces, el "Foro" no se ha reunido nunca y Gotzone Mora no ha dado nunca señales de vida. Ana González, de Comisiones Obreras, confirma que el organismo presididio por Mora no se ha reunido jamás. Añade González que el "Foro", creado en 1998, funcionó en tiempos de Gallardón pero que después de las elecciones de 2003, con Aguirre de presidenta, tardó más de dos años en constituirse y posteriormente no ha tenido ninguna actividad.
Convencido de que en la Consejería de Inmigración de la Comunidad de Madrid si tendrían información sobre lo realizado por el "Foro" durante los dos últimos años, lo primero que me encuentro es que el teléfono del organismo que consta en su página web (914208886) no existe. En cuanto a la información que se ofrece en la página, en el apartado "Actualidad" solamente hay una noticia que data del 15 de febrero de 2006 que se refiere a que la entonces consejera de Inmigración Lucía Figar pesidió la constitución del órgano. El acto del que ya me habían hablado desde los sindicatos. Tampoco hay más suerte en la pestaña de "Planes y actuaciones" ya que también hay una única entrada en la que se explica muy brevemente en que consiste el "Foro". Nada más. Ya que por web no había nada que hacer, decido llamar telefónicamente a la consejería de Inmigración del gobierno de Madrid con la intención de que me faciliten datos sobre la gestión del organismo durante la presidencia de Gotzone Mora. Tampoco lo consigo. De entrada en la centralita de la consejería no tienen el teléfono del "Foro". Lo acaban buscando en la página web y me facilitan el que está fuera de servicio. Se lo explico y me aseguran que en prensa sí que sabrán algo. Llamo a prensa, de ahí me pasan a la viceconsejería de Inmigración y desde esta extensión me devuelven a prensa. Me dicen que deje mis datos y que me llamarán cuando tengan la información que les reclamo.
La conclusión es que durante la presidencia de Gotzone Mora el "Foro Regional de la Inmigración" de Madrid estuvo absolutamente inactivo y así sigue. Además queda una cuestión pendiente: Gotzone Mora fue nombrada Secretaria autonómica del Gobierno valenciano con fecha 6 de julio de 2007 pero los miembros del "Foro Regional de Inmigración" no tienen, a día de hoy, constancia de que haya cesado al frente de este organismo.

martes, 10 de julio de 2007

La realidad no es simple

Resulta que si gana el PSOE las próximas elecciones generales, José Bono será el nuevo Presidente del Congreso de los Diputados. Bien. Lo ha decidido Zapatero. Bye, bye señor Marín. Sería más razonable, y también más democrático, que Zapatero explicará cual es su modelo sobre el futuro funcionamiento del Congreso y justificara las razones que le han llevado a ofrecerle el cargo a Bono. También que razonara lo que le falta o lo que le sobra a Marín para seguir en el cargo. Si, como se apunta, todo es un reclamo electoral, muy mal. Las piruetas tácticas a la larga demuestran tener las patas cortas. Al menos cuando circulan por la izquierda. Un antiguo conseller del gobierno Lerma en la Generalitat Valenciana, Andrés García Reche, tipo valioso, lamenta en un reciente artículo que la socialdemocracia española siempre haya sido excesivamente autocrítica y amante de lo racional y pide que se trasladen a la ciudadanía propuesta sintéticas. Discrepo. Es demasiado sencillo. Me parece una explicación de trazo grueso. Apostar por soluciones simples en una sociedad cada día más compleja es hacer trampas, es mentir. No es problema de demasiada discusión, autocrítica o análisis. Confrontar opiniones, debatir, explicarse es propio de la política, de la democracia. Discutir sobre cual es el camino más adecuado no está mal, siempre y cuando se sepa a donde se quiere llegar. Ejemplo: las ridículas idas y venidas de los socialistas valencianos sobre el trasvase del Ebro no son consecuencia de la mucha autocrítica, ni del excesivo análisis. No. Tanta duda es hija de la falta de una posición definida, de la ausencia de alternativas a las propuestas del PP y del poco nivel de quienes las expresan. Sólo entendiendo el sentido de la complejidad de las cosas, como dice Raimon Obiols, se puede avanzar. Lo que se necesita es contar con la personas capaces de llegar a ese entendimiento y luego ser capaces de explicarlo, defenderlo y ser creíbles.

lunes, 9 de julio de 2007

El dedo

Cuesta entender de que están hechos los políticos en ejercicio. Se hace difícil medir a cuantos rasgos de su carácter deben renunciar para seguir en su cargo. No se entiende que muestren tan poco orgullo, autoestima, dignidad. En el Partido Socialista del País Valenciano, derrotados en 27-M, se desayunan cada día con un nuevo desaire desde Madrid, desde el PSOE. Con un nuevo ninguneo, desprecio. Pero siguen. Nadie dimite, nadie se va. Nadie dice que no. Ahora Zapatero propone a Jordi Sevilla como futuro secetario general de los socialistas valencianos. El ex ministro Sevilla nunca ha tenido, ni ha mostrado interés por tener, demasiada presencia en la política valenciana. Siempre ha dicho que su vida y sus intereses estaban en Madrid. Claro que si Zapatero le elige... Parece mal camino. Lo parece sin que eso signifique invalidar a Sevilla o creer que el partido puede tener futuro si las decisiones las toman el puzzle de sectas prehistóricas autóctonas que vampirizan desde hace años al PSPV. Ciertamente se antoja recomendable buscar las soluciones por vías poco trilladas, intentando innovar, renovar o inventar los métodos. Todo lo hecho hasta ahora se ha demostrado inútil. Pero también las genialidades auspiciadas desde Ferraz (o Moncloa). El ejemplo Alborch/Ayuntameinto de Valencia debería servir de escarmiento. Las cosas en la izquierda no acostumbran a salir bien cuando se hacen de arriba a abajo. Lo grave no es que la primera palabra en el desembarco de Sevilla fuera de Zapatero y la última, eso dicen, vaya a ser cosa del propio Sevilla, lo malo es que no parece que entre una y otra quede sitio para que la ciudadanía, ni siquiera la militancia, pueda decir la suya. Menuda democracia. Sin profundizar mucho me recuerda el "dedazo" de Aznar a Rajoy.

viernes, 6 de julio de 2007

Un Estatuto no garantiza la democracia informativa

Estos días se habla de la puesta en marcha del Estatuto de Redacción de los informativos de RTVE. Se presenta como una garantía de independencia profesional. Depende. La primera televisión pública que dispusó de Estatuto de Redacción en España fue Canal 9, la autonómica valenciana. Hace ni más ni menos que diez años. Pues bien, no hay un medio público en España más manipulado, más utilizado con fines partidistas y donde se practique más la censura y la persecución de los profesionales no dispuestos a escribir al dictado de Francisco Camps, el PP o sus comisarios. La dirección de la cadena nunca ha cumplido el Estatuto de Redacción, las denuncias se han quedado en voces en el desierto y se ha castigado a todo aquel que adoptaba actitudes críticas. Sistemáticamente los directivos presentaban a sus enviados a las elecciones al Comité de Redacción, el órgano formado por cinco miembros que procura el cumplimeinto del Estatuto e intermedia con la dirección. Pero al ser las votaciones secretas siempre ganaban los "malos" y se acababa conformando un Comité de críticos. Hasta que hace tres años dieron con la solución. Amenzaron con represalias a todos los que participara en las elecciones y consigueron que no se llegara al 50 por ciento de participación que es el mínimo que fija el Estatuto para que la consulta sea válida. Así pues desde hace tres años no hay Comité de Redacción. Desde entonces los abusos han ido en aumento con la ventaja de que los que mandan ahora ya no deben pasar por el mal trago de reunirse con los que protestan, aguantar sus informes llenos de pruebas documentadas y soportar sus comunicados de prensa.
Así que presentar un Estatuto de Redacción como garantía de independencia de un medio público es una ingenuidad. Si el poder político tiene voluntad de manipular, el Estatuto sirve a la democracia informativa lo mismo que la Declaración Universal de los Derechos Humanos al final del hambre en Etiopía.

jueves, 5 de julio de 2007

El PP, los socialistas, Esquerra Unida y el Bloc son lo mismo.

Muchas veces los partidos de la oposición al gobierno valenciano, también cuando gobernaban los socialistas, se han dirigido a mí para saber que opinaba del funcionamiento de Canal 9, para conocer los casos de manipulación y censura que diariamente se dan en la cadena, para que les propusiera modos de actuación alternativos. Cuando me han llamado siempre he estado. Me parece que era mi obligación. Que si podía ayudar, lo debía hacer; que si con mis aportaciones se podía mejorar el servicio público de televisión que llegaba a los ciudadanos, yo no me podía negar. Hasta hoy.
El Partido Popular de Francisco Camps manipula, censura, persigue a los discrepantes y usa Canal 9 como simple herramienta de propaganda. Cierto. El problema es que la oposición, el Partido Socialista de Joan Ignasi Pla, la Esquerra Unida de Gloria Marcos y el Bloc Nacionalista de Enric Morera tienen el mismo modelo que los populares. Durante la última legislatura, los socialistas han tenido cuatro miembros en el Consejo de Administración de Radiotelevisión Valenciana. Todos, al margen de su voluntad o acierto, estaban por ser militantes socialistas, no por sus conocimientos. Los cuatro eran persona sin ninguna experiencia en el campo audiovisual, ajenas al mundo de la comunicación por más que la ley habla de que los componentes del Consejo deben ser "personas de reconocido prestigio profesional". El caso de Esquerra Unida todavía es más llamativo, su representante ha sido Gloria Marcos. Marcos ha compatibilizado ser miembro del Consejo con ser la máxima dirigente de EU, su coordinadora general, llegando incluso a ser candidata a la presidencia de la Generalitat sin abandonar el cargo en el Consejo. Como si Gaspar Llamazares estuviera en la dirección de Televisión Española. Eso sí, Gloria Marcos reclamaba la "despartidización" de Canal 9.
Después de las elecciones autonómicas del 27-M, ganadas por amplia mayoría absoluta por el PP, los socialistas se han decidido a cambiar a uno de sus colocados en el Consejo de RTVV. Han decidido sustitur a José Pérez Grau por Fina Nicolau. Un alicantino por otro, que, eso sí, la cuestión territorial la respetan. A lo que no prestan tanta atención es a lo que dice la ley que, reitero, habla de "persona de prestigio profesional" y en ningun caso se refiere a que los elegidos sean representantes de partidos, sino simplemente elegidos a propuesta de estos. Por cierto, Fina Nicolau no parece tener otro valor tampoco que ser militante del PSOE y esposa de uno de los líderes históricos de la formación en Alicante, Ángel Franco.
Por su parte Esquerra Unida ha tenido a bien no renovar a su coordinadora Gloria Marcos pero en su lugar ha colocado a Amadeu Sanchis, miembro del sector de Marcos en Esquerra Unida y reciente candidato de la formación a la alcaldía de Valencia. No consiguió el acta porque Esquerra Unida perdió los dos concejales que tenía. Al Bloc Nacionalista, socio de Esquerra Unida en el Parlamento Valenciano, no le ha gustado el nombre de Sanchis, pero no por no dar el perfil que marca la ley, ni por su carácter partidista. No. Dicen que ya estaba pactado que escogerían a un militante de Esquerra Unida pero que no les parece bien que el elegido sea Sanchis ya que es una persona poco entusiasta del pacto entre EU y el Bloc.
Visto lo visto, puesto que la utilización política de Canal 9 está claro que no es patrimonio del PP, constatado que a la oposición tambien le importa un bledo el cumplimiento de la ley, comprobado que si ellos gobernaran no serían una alternativa a lo que hoy hacen los populares, evidenciado que su sectarismo es idéntico al del PP, yo me bajo, que no cuenten conmigo para más consultas, observaciones y propuestas. Cuando se preocupen más de los ciudadanos que de sus intereses partidistas podremos, si quieren, volver a hablar.

miércoles, 4 de julio de 2007

Unas gotas de bovarismo y poco periodismo

El nombramiento de Gotzone Mora como nueva secretaria autonómica de Inmigración y Ciudadanía de la Generalitat valenciana me parece una noticia menor, muy menor. Si el desempeño de su labor merece honores ya se verá pero, de momento, no supone más que un getso cara a la galería. Me sirve, de todas formas, para hacer dos comentarios alrededor de las distintas cosas que se han dicho al respecto. La propia Mora dice que ella, militante todavía del PSOE, se sitúa, al fichar por un gobierno del PP, por encima de las siglas. Item más asegura que el gobierno de Camps supera el ámbito de diferenciación izquierda/derecha. Eso no es cierto. Dudo que sepa lo suficiente de la política de Francisco Camps en Valencia como para juzgar así su trayectoria. Si tuviera alguna noción más allá del interés por justificarse sabría que Camps es muy de derechas y está fuertemente vinculado a los sectores más integristas de la iglesia católica. Su nuevo gobierno es una buena muestra. Asegura también Gotzone Mora, con evidente bovarismo, que el PP le da, con este cargo, lo que el PSOE le niega. Parece no darse cuenta, o no querer reconocer, que el PP no le da nada por su preparación y competencia sino que usa su militancia socialista para cargar contra el PSOE. Por último, resulta lamentable que los periodistas se pongan a analizar el qué, el por qué y el cómo de este nombramiento pero nadie se detenga a analizar cual fue su gestión al frente del Foro Regional para la Inmigración del gobierno de Esperanza Aguirre en Madrid. Queda pendiente la revisión.

martes, 3 de julio de 2007

Luz y taquigrafos, o todo o nada

Rajoy reclama a Zapatero las actas de las negociaciones con ETA. Bien. Que se den a conocer. Así nos enteramos de todo lo que se habló. Es de interés público. Sí, claro. Pero no todo son las actas de ETA. Hay muchas más cosas de interés público. Yo le pido a Rajoy que publique también los contenidos de sus reuniones de los lunes, sus maitines. De las reuniones del Comité Ejecutivo Nacional del PP y de sus charlas con Gallardón, Esperanza Aguirre, Jaume Matas, Eduardo Zaplana o Acebes. Que se den a conocer las deliberaciones de los Consejos de Ministros, también de los gobiernos autonómicos. Que se sepa de que hablan los políticos cuando se reunen con empresarios. Que se haga público al segundo el proceso de confección de las listas electorales, que sepamos que se comenta y a que responden. Y así hasta donde nos pueda picar la curiosidad. Ya se que de muchas de estas cosas no hay actas. Pues que se hagan. Parece mentira que con lo que los obispos critican el relativismo moral, Rajoy, insensible al empeño que la curia está poniendo en ayudarle a llegar a la Moncloa, se comporte como un relativista cualquiera.

lunes, 2 de julio de 2007

Que díficil es el laicismo

La cúpula de la iglesia católica española no se resigna a ceder ni un milimetro de su poder, siguen sin darse por enterados de que Franco, aquel dictador a quien paseaban bajo palio, sigue muerto y enterrado. Ahora están en la cruzada contra la asignatura de "Eduacación para la ciudadanía" que el gobierno Zapatero pretende implantar. Frente a ellos, los millones de ciudadanos que no se sienten concernidos por las admoniciones de obispos y demás porque se consideran al margen de la iglesia, pero frente a ellos también, los muchos, muchísimos creyentes, que entienden la religión como algo del ámbito privado que rige su comportamiento pero no debe condicionar el del prójimo.
Revisando lo que tienen que ser los contenidos de la asignatura no se detecta ningún ataque a los valores católicos. Les preocupa enormemente las referencias que se van a hacer a determinados modelos de sexualidad, de matrimonio o de familia. En el fondo, lo que parecen desear es que se esconda que existen homosexuales, que cuando se quieren entre si se casan como cualquier otro ciudadano y que pueden tener hijos, ser padres y, algún día, también abuelos.

El problema están en que no quieren perder poder. No aceptan que en un estado laico los gobernantes deben ser respetuosos con todas las creencias y sensibilidades pero legislar prescindiendo de todos los dogmas. Que vivan la religión como quieran, en sus casas, en sus templos, donde sea, pero que no esperen leyes a su gusto. Esos tiempos ya pasaron. La gran dificultad que enfrentamos es el fortalecimiento del laicismo, su concreción al máximo nivel. Está en la Constitución de 1978 pero todavía no en la realidad de cada día, de cada ley. Avanzamos pero muy despacio. Por cada metro que andamos en el camino hacia el laicismo retrocedemos luego ochenta centímetros. Así estamos. La estación clave será la renegociación de los acuerdos con el Vaticano. A ver para cuando. De momento, tila para la jerarquía y tapones para nuestras orejas.