viernes, 28 de diciembre de 2007

Los debates de Zapatero y Rajoy (3): ¿hasta donde piensan llegar?

Ya tenemos la tercera entrega del apasionante culebrón de Pepe y Pío. Hoy nos han anunciado de qué temas debatirán Zapatero y Rajoy, como los organizarán y cuanto dedicarán a cada cuestión. Están cumpliendo las expectativas más exigentes. Mantienen un nivel altísimo. Mientras, el periodismo permanece a la espera para cuando sea llamado. Todavía no he escuchado a nadie decir que no cuenten con él.

¿Será esto el socialismo liberal?

Joder con el... Perdón. Caramba con el ex ministro socialista Javier Gómez-Navarro, hoy Presidente del Consejo Superior de Cámaras. Para que luego destaquen tanto que Sarkozy, de derechas, pone ministros de izquierdas. Felipe González, del PSOE, dejó muchas de sus carteras en manos de señores de derechas, y parece que nadie lo valoró. Me asalta este pensamiento a la luz de lo que afirma Gómez-Navarro, que fue titular de Comercio y Turismo entre 1993 y 1996 en el Ejecutivo de González. En una entrevista en "El País" de anteayer Gómez-Navarro asegura que el plan de las Cámaras es bajar impuestos directos y subir los indirectos. Se explica, no crean, "los impuestos directos estarían muy bien si todo el mundo los pagara. Si los ricos los pagaran. Pero son cada vez más difíciles de cobrar porque quienes tienen más medios tienen armas para eludir el pago". Por suerte no hay ninguna pista de que defienda también esta filosofía de "si no cumple la ley, no se preocupe, se la cambiamos" en otros campos como el código de la circulación, la normativa de seguridad en el trabajo o todo lo relativo a la violencia doméstica, pongo por caso.
El ex ministro concreta para no dejar lugar a dudas: "En resumen, hay que bajar las cuotas a la Seguridad Social, IRPF y Sociedades y a cambio se puede subir el IVA unos dos puntos".
Ante la posibilidad de que alguien pudiera calificar de derechistas sus teorías, Gómez-Navarro remata, para no defraudar, desmerecer, quiero decir: "el debate entre izquierda y derecha está superado".

jueves, 27 de diciembre de 2007

Cosas que cambian para seguir igual

Daniel Innerarity es un profesor de filosofía de la Universidad de Zaragoza que escribe cosas muy interesantes. Es articulista habitual en los medios de PRISA y en El Correo Español/El Pueblo Vasco; autor de ensayos muy aconsejables y repetidamente premiados como "La transformación de la política" o "La sociedad invisible". Ayer, miércoles 26 de diciembre de 2007, escribió en "El País" un artículo titulado "Una política sin heroes" (en la columna de la derecha hay un enlace que permite leerlo íntegramente). El profesor defiende que se han acabado los tiempos de la épica en la política, que ya no se podrán justificar las decisiones políticas en base a principios incontestables, que ya no hay ni saber asegurado, ni consenso social, ni liderazgos unificadores. Viene a decir que pasaron los días de la política en mayúsculas que, en realidad, tenía poco de política ya que la verdadera se escribe en minúsculas, se hace entre todos y cada día y es, más que otra cosa, incierta.
No queda claro a que tiempos y que países se refiere Innenarity. Su discurso nos recuerda alguna obviedad y se para en el terreno de lo retórico (pese a que empieza el artículo asegurando que lo primero que se debe hacer siempre es “examinar si la retórica coincide con la realidad”).
No creo cierto que las “seguridades ideológicas” estén en crisis. Limitándonos a España y su entorno hay temas que están fuera del debate, que se dan por establecidos. Algunas veces se consigue la unanimidad social de hecho por la vía de cerrar el paso a cualquier postura crítica, es el caso de los temas económicos, las grandes instituciones, el funcionamiento de las grandes empresas,… Otras veces hay discursos que a fuerza de repetirlos se supone que son prueba de que se está haciendo alguna cosa cuando la inacción es total: me refiero a la lucha contra la pobreza, al cuarto mundo que vive entre nosotros, a la democracia en los partidos, a la comunicación democrática, a la protección del territorio, a la preservación del medio ambiente… La misma libertad de expresión, pocas cosas hay más desiguales; existe para todos pero hay quien limita su audiencia a la pareja y al vecino y quien llega a millones de personas, cada día y con estrategias perfectamente diseñadas.
El pluralismo político no va a más, se está reduciendo. Hay que ver si no la composición de los Parlamentos españoles, centrales y autonómicos, y es fácil darse cuenta de que cada vez hay más bipartidismo, PP y PSOE. Junto a esto es preciso observar que la distancia entre los dos grandes partidos también se recorta. Es lo que se denomina “viaje al centro”. O, dicho de otra forma, la izquierda se hace más de derechas y la derecha abandona el Valle de los Caídos. Las tesis de Bobbio sobre este tema siguen vigentes. El mismo Innenarity, en un escrito también en “el País” que se titulaba “La realidad es de derechas” apuntaba, tiempo atrás, en una dirección muy atractiva cuando se preguntaba porque la innovación que se da en tantos campos de la actividad humana no se da en la política
La desaparición de los políticos-héroes que señala el profesor no es para nada sinónimo, como él parece dar por hecho, de dirigentes abiertos a las críticas, tolerantes, incluso autocríticos. El blindaje de los actuales dirigentes políticos respecto de los ciudadanos es inmenso y crece. La distancia se hace mayor. El caudillismo abunda, el culto a la personalidad no ha muerto. Vivimos el espejismo de los periodos electorales, y vuelta a las andadas. Obsérvese lo que cuesta ver en los medios una entrevista comprometida con los grandes gobernantes, mírese lo que nos llega a través de la televisión. ¿Dónde está la investigación de los grandes escándalos? ¿Para cuando la revisión de cómo trabajan las empresas con facturaciones más altas? Hay más periodistas en los gabinetes de prensa de las corporaciones y de las distintas instituciones que en los medios de comunicación al uso. Es cierto: las grandes verdades no existen. Pero las grandes mentiras, sí. Y están entre nosotros.
Me parece que nuestros dirigentes políticos de hoy, y no sólo los políticos, ya saben, desde hace tiempo, que estamos en el postheroismo. Por eso se han inventado las trampas necesarias para seguir en la impunidad, como los heroes. Distinta a la de hace años pero también impune. Una reflexión sobre como evitar esto sería lo que yo agradecería. El postheroismo es una puerta abierta a nuevas posibilidades, a mejores realidades pero la entrada en ellas no es automática. Como contrapunto al artículo de Innenarity se puede leer una entrevista que hoy mismo publica "El Mundo" y que se encabeza con el destacado "Los franceses me eligieron porque les hablé con el lenguaje de la verdad". ¿Es un heroe? ¿Es el Mesías? Es Sarkozy.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Sarkozy debe dimitir, ¿no?

Me pregunto que opinión tendríamos de un señor como Nicolas Sarkozy si en lugar de ser el presidente de la República francesa lo fuera de la del Congo, Venezuela o Sri Lanka. Sus Ray-Ban, su camisa descamisada, su tupé, su chulería. Su gusto por los fuegos artificiales, su empeño en que su vida privada tape su acción política. En realidad, el abuso que hace de sus muchos gestos para tapar sus pocos resultados políticos. ¿Quién recuerda sus promesas?
Estos días ha decidido pasearse por la pasarela que le brindan los medios junto a su novia, reciente novia, la exmodelo Carla Bruni, carne de prensa rosa. La cosa será muy importante, es la gran foto de la portada de "El País", ese diario tan serio. Van cogidos de la mano. Entrañables tortolitos. Con su madre y con sus hijos. Vacaciones en familia. Que bonito. Nosotros nos lo tragamos todo. Uno queda embobado ante tanto almíbar. Claro que de eso se trata. Y a otra cosa mariposa.
Nicolas Sarkozy consiguió ser elegido Presidente de Francia con una campaña electoral basada en la crítica a un gobierno del que él no solamente había formado parte, sino del que había sido su hombre fuerte.
Ahora viaja a costa de sus amigos millonarios. Uno le deja el avión, otro la casa en América, otro una mansión en el Mediterráneo, el otro un helicóptero o un yate, que más da. Sea para sus vacaciones de verano, para las de invierno o para las escapadas de fin de semana.
Todo esto pertenecería a la vida privada de la persona en cuestión si se estuviera hablando de un actor, un futbolista o un arquitecto. Pero hablamos de un dirigente político y eso es otra cosa. Un presidente que depende de sus amigos multimillonarios para viajar, un presidente que se deja hacer regalos del valor de los que recibe Sarkozy no es de fiar. Nadie da tanto a cambio de nada. Todos los generosos amigos de Sarkozy esperarán, o habrán recibido por adelanto, el pago a sus favores. No es preciso ni que el cambalache se produzca, con que un dirigente político ofrezca la posibilidad de que se pueda dar el “hoy por ti mañana por mi” es suficiente.
En Valencia, un secretario general del PSPV-PSOE dimitió por haber hecho unas obras en su casa y seis meses después aun no haberlas pagado. Alegó que estaba esperando que le pasaran la factura. Pero esta no llegaba. Cuando esto pasó los medios se lanzaron sobre él. Con razón. Pero era una menudencia al lado de lo de Sarkozy.
Con Sarkozy no pasa nada. Su solo atrevimiento es una prueba de hasta donde hemos caído, de hasta donde hemos rebajado el nivel de lo que nos parece normal.
Lo que está pasando con el presidente francés es una buena muestra de como está la democracia. Estamos hablando de la gran Francia. Si nos estuviéramos refiriendo a Sri Lanka, Venezuela o el Congo diríamos, con sonrisa perdona-vidas, que “es una república bananera”.
Pues no, no es ni Sri Lanka, ni Venezuela ni el Congo. Hablamos del primerísimo primer mundo, de una de las democracias más prestigiosas del planeta. No podemos decir que Francia sea una república bananera.
Lo que yo creo es que lo que es bananero es el nivel de democracia al que hemos llegado. En Francia, en Estados Unidos, en España y donde quieran.

viernes, 21 de diciembre de 2007

Los debates de Zapatero y Rajoy (2): reservado el derecho de admisión

PSOE y PP han tenido a bien darnos hoy alguna píldora más sobre los debates entre Rajoy y Zapatero previos a las elecciones del 9 de marzo. Cuanta generosidad. En esta segunda entrega anuncian que cada debate (recuérdese que en el primer capítulo ya nos dijeron que estaban dispuestos a hacer dos "cara a cara") durará 90 minutos, más o menos, que se sorteará quien abre y quien cierra cada programa y que serán cinco los bloques temáticos a desarrollar.
Lo demás lo sabremos más adelante. Está claro que falta por conocer de qué temas piensan hablar, por qué orden, en qué cadenas, con qué planos de realización, con qué decorados, con qué moderadores. De todas formas a mi lo que más me intriga es descubrir que periodista aceptará moderar estos duelos donde todo le vendrá ya establecido, donde todo lo habrán decidido, pactado y ordenado los partidos políticos. Sabido lo que ya sabemos, yo propondría que la señal no la facilitara ninguna de las grandes cadenas de televisión sino el Canal Parlamento. Sugiero que el primer debate lo moderara José Blanco y lo realizara Pio García Escudero y en el segundo, obviamente, intercambiaran los papeles. Los operadores de cámara, los responsables de decorados y los encargados de maquillaje tendrían que ser, a partes iguales, miembros de las respectivas ejectutivas del PP y del PSOE.
Un "cara a cara" entre Zapatero y Rajoy siempre puede tener interés pero, tal como lo están llevando los partidos, lo mejor serían no implicar para nada al periodismo.
Acabados estos debates siempre se plantea quien los ha ganado. Veremos quien vencerá esta vez. Lo que se seguro es que vamos camino de que el gran derrotado sea, de nuevo, el periodismo. Vamos, la democracia.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Los debates de Zapatero y Rajoy (1): democracia asfixiada

Imaginen, por favor. Un autobús cuyo conductor decide los itinerarios a su antojo, fija los horarios según su interés, se detiene donde él quiere; un autobus con un asiento del conductor con todas las comodidades, mientras atrás se hacinan los pasajeros. En este curioso autobús los pasajeros no serían otra cosa que el cortejo para justificar la existencia del conductor. Este autobús sería un desastre. Este autobús es imposible. En cambio, que el modelo citado se esté dando en la democracia española si que es posible; que los ciudadanos sean los simples figurantes de una democracia al servicio, antes que nada, de los políticos, esto si que puede ser, de hecho es.
Esta reflexión viene al hilo de como se están planteando los debates entre Zapatero y Rajoy cara a las elecciones de marzo de 2008. Todo a los pies del interés partidista.
El Partido Popular, después de años de negarse a celebrar un cara a cara, ahora dice que adelante. Lo hace no por satisfacer el interés de los ciudadanos, su derecho a tener el máximo de información antes de unas elecciones. Lo hace porque cree que electoralmente le vendrá bien. Ya se que estoy diciendo una obviedad, lo hago adrede. No entiendo como este tipo de obviedades no descalifican a quien las propicia, como las aceptamos con tanta normalidad. Dice además Mariano Rajoy que no quiere debatir en TVE porque es una "televisión gubernamental". Tiene todo el derecho a defender esa opinión pero Rajoy, inmediatamente, tendría que decir que le parecían los informativos de TVE en tiempos de Urdaci o los que hoy ponen en antena Telemadrid o Canal 9. Tendría que aclarar también si considera un ejemplo de voluntad de pluralismo, objetividad y neutralidad colocar al frente de las televisiones a sus propios jefes de prensa que es lo que han hecho Esperanza Aguirre, Francisco Camps o, en su día, Jaume Matas.
Veremos como reacciona el PSOE ante la posibilidad de que se vete a TVE. Aceptar el trágala de los populares sería lo mismo que reconecer que la televisión pública es una televisión de segunda, con la manipulación como característica consustancial, cuando es justamente lo contrario. Hace 14 años, Felipe González tragó idéntico veto en boca de Aznar. González sabía mejor que nadie, como los Sopena o las Iglesias, que sí, que TVE era "gubernamental", y no se molestó en disimular.
De momento PSOE y PP han acordado la celebración de dos debates. Todo lo demás, dicen, se empezará a decidir en una reunión que ambos partidos tienen previsto mantener la próxima semana. La duda es: ¿qué es todo lo demás? ¿qué más deben decidir PP y PSOE? Parece ser que se refieren a quien y como va emitir esos debates, a como será la puesta en escena, los planos, la mesa, las sillas, el decorado. Se refieren también a como se van a repartir los temas a tratar, cual ha de ser el guión de cada debate. Están hablando de quien los moderará. Sólo piensa en ellos. Como el conductor del autobús, ¿recuerdan?
Puestas así las cosas, si los políticos ponen la rentabilidad electoral de los debates por encima del derecho de los ciudadanos a recibir información, tendrían que ser los profesionales de esto, de la información, los que pusieran pie en pared y dijeran "basta". Hay terrenos en los que es preciso colgar el cartel de "zona libre de dirigentes políticos" o, según los gustos, este otro: "partidos, no gracias".
Si PP y PSOE han decidido presentarse a dos debates, muy bien pero lo demás ya no corre de su cuenta. Deberían ser las grandes cadenas interesadas las que acordaran como se van a emitir los "cara a cara" y quien los va a moderar. Los realizadores y demás especialistas en imagen de las televisiones concernidas tendrían que diseñar, en cada caso, la escenografía y la puesta en pantalla. Los periodistas, dirigidos por los moderadores escogidos, fijarían los temas a tratar, los tiempos y los turnos. Así o algo parecido. Siempre con criterios estrictamente profesionales y pensando en la audiencia, no en los debatientes.
Un ejemplo, los temas. Si el debate se prepara pensando en los ciudadanos, cuanto menos sepan los candidatos de las cuestiones que se les plantearán, mejor. El precedente de "Tengo una pregunta para usted" es una buena muestra de ello.
Si el gobierno Zapatero hubiera puesto en marcha en esta legislatura, como se comprometió, un Consejo del Audiovisual, este organismo sería hoy la instancia adecuada para coordinar el trabajo de las distintas cadenas interesadas en la emisión de los debates.
En resumen, lo más complicado puede ser que los directivos de las cadenas lleguen a un acuerdo para repartirse los dos debates, pero hay muchas fórmulas. Y si finalmente debe terciar la Junta Electoral, que lo haga. Por lo demás, los escenógrafos que se ocupen del decorado; los realizadores que escogan los mejores tiros de cámara; los periodistas, a preguntar, y los políticos a debatir. Zapatero a tus zapatos, y Rajoy, también.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Zaplana contra los transfugas, ¿queeeeé?

Veo en CNN+ en rueda de prensa a Eduardo Zaplana, portavoz del PP en el Congreso, afear a los socialistas que se hayan apoyado en transfugas para sacar adelante los Presupuestos. No me muevo del sillón. Quiero ver que dice el ex ministro de Trabajo cuando los periodistas le pregunten de inmediato que qué tiene él contra los transfugas, teniendo en cuenta que cimentó su carrera política en una transfuga del PSOE que le dió la alcaldía de Benidorm en 1991. Fue un vodevil con autosecuestro incluido. Aquella transfuga se llama Maruja Sánchez y desde el día que votó a Zaplana como alcalde cobra como asesora municipal. Mi gozo en un pozo, nadie le pregunta. Zaplana, de nuevo, se va de rositas.

jueves, 6 de diciembre de 2007

El futuro de Bono

José Luis Zapatero ha anunciado que José Bono será el próximo Presidente del Congreso si el PSOE sigue gobernando. El anuncio fue al estilo Bono: solemne, ampuloso, al modo de puesta de largo. Desde ese día, el ex-ministro de Defensa se ha permitido diferentes desplantes a los aspectos más destacados de la política gubernamental de Zapatero, acabando por anunciar que las próximas elecciones de marzo de 2008 serán las últimas del actual Presidente del Gobierno.
Hoy he mirado la actual composición del Congreso de los Diputados. He imaginado, que es mucho imaginar, claro, que en marzo se repiten los resultados; en fin, que el PSOE sigue sin mayoría absoluta. Transfugas, o lo que sean Calomarde y Rodríguez, al margen, el PSOE tiene 164 escaños; PP, 148; Ciu, 10; ERC, 8; PNV, 7; IU, 5; Chunta, 1; NafarroaBai, 1; BNG, 2; Coalicioón Canaria, 3, y EA, 1. Luego me ha asaltado una pregunta, ¿con qué votos piensa llegar Zapatero a los 175 que necesita para que Bono sea Presidente del Congreso? ¿Votarán los distintos grupos nacionalistas a Bono?, ¿Lo hará Izquierda Unida?, ¿Le tendrá que votar el PP? Mira que si Zapatero no pudiera cumplir su pacto con Bono y se tuviera que buscar una segunda opción...

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Un Ondas para Canal 9 y los trabajdores al paro

Ayer Pedro García, director general de Radiotelevisión Valenciana, recogió en Barcelona el Premio Ondas por la cobertura que la cadena había hecho de la Copa América. Como siempre en estos casos, lo dedicó a los trabajadores que hicieron posible el trabajo premiado. Lo que no dijo es que la mayoría de esos trabajadores, veintisiete, algunos con más de diez años en la casa, están hoy en paro porque una vez acabada la Copa América no se les renovaron los contratos. Sus puestos, ahora, los ocupan otros.

martes, 27 de noviembre de 2007

PP y PSOE se hermanan en el pésimo estilo

Populares y socialistas compiten muchas veces en gestos poco democráticos y poco respetuosos con los ciudadanos. Se comportan como si lo fueran todo por ellos mismos, como si la gente fueran simples figurantes de su infinita obra de teatro.
Veo en directo en CNN+ la sesión en el Congreso de los Diputados de reprobación de Magdalena Álvarez como ministra de Infraestructuras por el caos en Cercanías de Barcelona por culpa de las obras del AVE.
El portavoz del PP, Jorge Fernández Díaz, sube al estrado y dice que es una falta de respeto que la ministra no esté cuando en el Congreso se debate su reprobación. Afirmación razonable. Lo que llama la atención es que no recuerdo haber escuchado en su día, en octubre del 2006, al PP quejarse de la ausencia del President de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, del PP, claro, mientras en Les Corts se debatía una moción de censura contra su gobierno. Moción de censura una herramienta parlamentaria del máximo rango constitucional. Eso no lo consideraron una falta de respeto. Es más, lo aplaudieron, lo jalearon, lo rieron. Dos varas de medir.
Y cuando acaba el portavoz del PP, que casualidad, aparece la ausente ministra. Con una sonrisa por bandera, avanza lentamente hasta llegar a su sillón azul. Los parlamentarios socialistas, ajenos al diputado que está en el uso de la palabra, la reciben con aplausos y en pie. Ella reparte saludos y besos como si de una "miss" se tratara. Se sienta. No ha oído a quienes pedían su cese, sí oirá al portavoz de su partido que le dará la razón en todo. De fondo todos los usuarios afectados, todos los problemas sufridos. Pensando en eso, ¿qué aplaudían los socialistas?

Zaplana y el control de los medios

El periódico “El Mundo” publicaba ayer un artículo firmado por el portavoz parlamentario del Partido Popular, Eduardo Zaplana. Después de denunciar todas las maldades del gobierno Zapatero y de declarar al Partido Popular como “el heredero legítimo de los protagonistas de la Transición”, Zaplana se refería la oferta que su partido debe trasladar a los ciudadanos pensando en las elecciones generales de 2008. Se detenía en una serie de medidas para “mejorar la calidad de la democracia española”. Entre ellas se ocupaba de iniciativas sobre los medios de comunicación. En este apartado es pertinente, para contextualizar el valor de sus propuestas, referirse a sus actuaciones en este campo cuando tuvo responsabilidades ejecutivas ya sea en el gobierno autonómico valenciano o en el gobierno de España.
Decía concretamente Zaplana en “El Mundo” de ayer: “Es necesario impulsar un marco legislativo que garantice el más absoluto pluralismo de los medios de comunicación, de modo que dejen de estar condicionados por las decisiones de las Administraciones Públicas”.
Contexto:
1. El primer jefe de Informativos de Canal 9 designado con el gobierno Zaplana fue un diputado del PP, José Vicente Villaescusa. Sólo duró días en el cargo. Su nombramiento fue revocado pero al poco tiempo fue designado director general de la cadena.
2. Entre 1995 y 2002, siendo President de la Generalitat, Zaplana situó al frente de la televisión autonómica valenciana a sus dos jefes de prensa e imagen en el partido y en su gobierno; primero a Jesús Sánchez Carrascosa, después a Genoveva Reig. Durante su gestión se expulsó de la redacción de informativos a todos los periodistas que no se consideró afines, la presencia de Zaplana en los informativos llegó a multiplicar por 8 las apariciones de todo el resto de líderes políticos valencianos juntos, se prohibió grabar al President por su perfil izquierdo, se trucaron mítines del PP para que se oyeran aplausos donde no los había, se falsearon retransmisiones deportivas para que el plano en el que aparecía Zaplana fuera de la máxima calidad y jamás salía en pantalla cualquier tema que pudiera perjudicar electoralmente a los populares. Sólo un ejemplo del “modus operandi”: cuando en 2002 la “Unió de Periodistes del País Valencià” dio al Comité de Redacción el premio “Llibertat d’Expressió” por su lucha contra la censura en Canal 9, la noticia aparecida al día siguiente en la televisión autonómica fue que “la Unió de Periodistas había dado el Premio Libertad de Expresión a Canal 9”. Diferentes informes del mencionado Comité de Redacción, que se pueden encontrar en internet, amplían, y mucho, el listado de tropelías.
3. Un alto directivo de Ràdio 9, la radio pública valenciana, reconoció que con la llegada de Zaplana al poder autonómico, sus más directos colaboradores en el apartado de medios de comunicación ordenaron la realización de una “lista negra de periodistas desafectos” en la emisora.
4. El gobierno de Zaplana fue condenado reiteradamente por discriminar a determinados periódicos valencianos en el reparto de la publicidad institucional. Zaplana se la negaba a aquellos medios considerados no-amigos y los tribunales, una y otra vez, lo pusieron de manifiesto.
5. Cuando en 1998 el ejecutivo presidido por Zaplana hizo un reparto de concesiones de frecuencias radiofónicas los agraciados fueron empresas afines al PP: quien más fortuna tuvo fueron las empresas editoras de “El Mundo”, “ABC” y “Las Provincias”. Un 20 por ciento de las licencias fueron a parar a “Medipress”, una empresa creada sólo tres meses antes del reparto de licencias pero, eso si, por personas de la órbita del gobierno valenciano.
6. A finales de 2002, un informe interno de la multinacional francesa Bouygues puso de manifiesto que, siendo President de la Generalitat, Zaplana les había presionado personalmente para que invirtieran en el grupo Tabarka, un conglomerado de medios de radio, prensa y televisión, básicamente de Alicante y próximo ideológicamente al PP.
7. El único caso de condena explícita por manipulación informativa en una televisión pública en España, al menos hasta ahora, se dio en TVE en tiempos de gobierno del PP y con Zaplana de ministro portavoz. Fue aquello de Urdaci negando una huelga general en España y refiriéndose a Comisiones Obreras como “Cé-cé-o-o”.
Sobre lo de que el Partido Popular es “el heredero legítimo de los protagonistas de la Transición”, pienso escribir algo en próximos días.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Mapa electoral valenciano 2

Veamos las variaciones electorales en el País valenciano entre dos convocatorias clave para entender un poco más como se presentan las generales de marzo del 2008. Me refiero a las variaciones que se observan entre las autonómicas de 2003 y las generales del año siguiente, de 2004. Empezando por la participación sucede como casi siempre: se vota mucho más en las generales que en las autonómicas. Entre unos comicios y otros la participación creció más de seis puntos (del 71'5 al 77'7 por ciento). En número de votantes esto significó, considerando que el censó aumentó en 17.000 personas, pasar de 2.394.000 sufragios a 2.617.000. La pregunta es: ¿cómo se repartieron esos 223.000 votos de más? Pues bien , el PP subió 96.000 de una elección a otra. Razonablemente, en ese incrementó están los 72.000 de Unión Valenciana que, comandada por José María Chiquillo, decidió no presentarse. El resto tuvo que venir del aumento de participación. Por su parte, el PSOE incrementó su respaldo en 250.000 votos. Esquerra Unida y el Bloc restaron, 19.000, los primeros; 74.000, los segundos. 93.000 votos que en su inmensa mayoría fueron al PSOE que se benefició del aumento de votantes para redondear su crecimiento. Lo dicho supone que de los 223.000 votos de más, el PP arañó 24.000 y el PSOE, unos 150.000. Quedan 49.000 que es lo que subió el respaldo al apartado "otros", es decir a las formaciones minoritarias. Parece, pues, que los socialistas no crecen a costa de la derecha, sino por la izquierda: del retroceso de Esquerra Unida, de la caída del Bloc y de un aumento de participación muy condicionado por todo lo sucedido entre el 11 y el 14 de marzo de aquel 2004. La misma conclusión que se obtenía si los resultados que se comparaban, como hice unos días atrás, eran los de las dos últimas generales.
Creo que es un mapa que enlaza bien con las teorías de Lakoff sobre valores, identidad y busqueda del propio lenguaje. Pero eso queda para otro momento.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

"El Mundo" y el catalán. ¿En que quedamos?

Los dos jovenes catalanes juzgados en la Audiencia Nacional por quemar fotos del Rey Juan Carlos pidieron un traductor al castellano pero el juez se negó a buscarlo. Hoy el periódico "El Mundo" recoge esta situación en estos términos:
"... La respuesta del juez Vázquez Honrubia, para justificar su negativa, fue que "un ciudadano español de 30 años conoce y entiende perfectamente el español". El razonamiento es impecable y debería servir de norma general en la Audiencia...".
Vaya, ¿no dice "El Mundo", día si, día también, que la educación en Cataluña es tan sectaria y antiespañola que los jovenes catalanes no llegan a aprender el castellano? ¿en qué quedamos?

Regular la libertad de expresión no es censurar

Se acaba la legislatura Zapatero y, pese a las promesas, España continúa sin tener una autoridad superior e independiente encargada de regular el funcionamiento, desarrollo y contenidos de los medios audiovisuales. Caso único en Europa. Pocas voces claman por esa futura instancia reguladora, es verdad. Unos por falta de confianza, otros por hartazgo y otros, los que más ruido hacen, porque ya están bien como están, el caso es que pocos parecen ver la necesidad de una autoridad reguladora. En la cúpula de los medios se dice que el Consejo no es necesario porque es sinónimo de censura. Hace cuatro años, y bajo los auspicios de la vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega, los distintos operadores españoles de televisión llegaron a unos acuerdos de autorregulación que pretendían mejorar la calidad de los contenidos y adecuarlos a las distintas franjas horarias. Pasado todo este tiempo sólo es preciso asomarse a las parrilas de programación para ver que de lo dicho nada.
La puesta en marcha de organismos reguladores siempre molesta a aquellos que se aprovechan de la falta de normativas. Hoy la televisión está llena de hombres de negocios que se están haciendo multimillonarios, políticos sin escrúpulos que dictan contenidos y mercenarios disfrazados de profesionales que ejecutan sin pestañear. Este inmenso grupo no quiere un Consejo del Audiovisual. Claro. Igual que los ladrones no querrían que hubiera policía, los pirómanos, bomberos, y los defraudadores de impuestos, inspectores de Hacienda. No es cierto que regular la libertad de expresión sea censura. En nombre de la libertad se están manipulando informativos, se está haciendo apología de los peores ejemplos y entronizando a los personajes más indolentes, vagos y descerebrados de nuestra sociedad. El sectarismo, la ausencia de pluralismo y la anulación de los profesionales ya son un hecho. Un Consejo del Audiovisual no traería la censura porque ésta ya está entre nosotros, y de que manera. El Consejo no es el problema, es la solución, o un intento por llegar a ella. No todo vale en nombre de la libertad de expresión como no vale la esclavitud en nombre de la libertad de mercado. Es bueno regular las libertades ya que, en contra de lo que puede parecer y en contra de lo que mantienen los falsos liberales, es la mejor manera de garantizar su ejercicio para el mayor número de gente posible. Robert Lammenais, un sacerdote francés del siglo XIX, representante del catolicismo liberal, decía que "donde hay fuertes y débiles, la libertad oprime y la ley, libera". Quedamos a la espera de la Ley del Consejo del Audiovisual. A ver si en la próxima legislatura hay suerte.

viernes, 16 de noviembre de 2007

Mapa electoral valenciano 1

Haber perdido unas elecciones no es garantía de que se vayan a ganar las siguientes. Claro. En cuatro años pueden pasar muchas cosas. Claro. Pero también puede ser que no pase nada. Decir que se ha tocado fondo no es un bálsamo que asegure el inicio de la recuperación. Se puede tocar fondo y empezar a escarbar. El Partido Socialista del País Valenciano (PSPV-PSOE) dominó el mapa electoral durante los primeros años de la democracia. Gobernaba la Generalitat, las tres Diputaciones y las tres capitales de provincia. Hoy todo lo gobierna el PP.
De cara a las próximas elecciones generales de marzo del 2008, los socialistas han colocado a María Teresa Fernández de la Vega como cabeza de lista por Valencia; a Bernat Sòria, por Alicante, y a Jordi Sevilla, por Castellón. Ardua tarea la que tienen por delante.
La recuperación electoral del PSPV es más que complicada. Sólo hay que echar un vistazo a los resultados de los comicios desde 1977 y, especialmente, en los últimos años, para ver que las perspectivas de cambio en la gobrenanza valenciana son muy reducidas.
Veamos algunos datos. En las elecciones autonómicas de 1983 los socialistas tuvieron 982.000 votos, en el 2007 se quedaron 838.000. Es decir han perdido casi 150.000 votos en 24 años. Y eso pese a que la participación, no el censo que lo ha hecho mucho más, ha aumentado en 500.000 personas. Una perdida de votos socialistas que no ha ido a otros grups de izquierda ya que la suma de Esquerra Unida y el Bloc ha pasado de 200.000 votos a 195.000.
Parece complicado que el PP pierda el gobierno autonómico. En las últimas elecciones a la Generalitat el PP aventajó al PSPV-PSOE en 440.000 votos. 1.277.000 frente a 838.000, es decir un 50 por ciento más. Mucho. Los socialistas deben recuperar 440.000 votos cuando, considerando las cuatro últimas elecciones autonómicas, solamente han crecido en 30.000 y las distancias con su rival no han hecho más que crecer.
Las generales son otra cosa. Sí, pero no muy diferente. De las elecciones del 82 a las del 2004 los socialistas sólo han crecido en 9.000 votos, mientras el PP lo ha hecho en 611.000. Es verdad que en el 2004 el PP únicamente aventajó a los socialistas en 115.000 votos pero debe tenerse en cuenta que la participación fue excepcional. En las generales del 2000 votaron 2.400.000 personas, un poco por encima de la media de participación en el conjunto de elecciones en los últimos 20 años. Los populares obtuvieron 1.267.000 y los socialistas, 826.000. Pues bien, en las generales del 2004 votaron 220.000 personas más. 2.617.000 votantes, record absoluto. El PP perdió 25.000 votos, Esquerra Unida y el Bloc Nacionalista, 40.000. Sumando el incremento de participación y las pérdidas de unos y otros salen los 300.000 votos que ganó el PSPV-PSOE. Quiere esto decir que los socialistas precisan la máxima movilización posible. Todo lo que sea menos de 2.600.000 personas votando, o sea, un 78 por ciento de participación, será bueno para el PP que tiene un suelo cercano a los 1.200.000 votos. Como todo se quede alrededor del 71 por ciento de participación habitual de las autonómicas o del 63 de las generales del 2000 será una debacle para los socialistas. El PSPV-PSOE, ese partido que hoy dirige una gestora presidida por el histórico Joan Lerma, necesita movilizar a 200.000 personas que habitualmente se quedan en casa. De eso depende el éxito de María Teresa Fernández de la Vega y, quien sabe, quizás también en buena parte el de Zapatero.
El mapa electoral valenciano es muy interesante y vale la pena seguir revisándolo. Será en próximas entregas.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Ni coherencia, ni futuro

Ver a los partidos valencianos discutir sobre los medios de comunicación públicos es agotador. Una vez que ya está claro, y lo está, que se dedican a hacer sistemáticamente lo contario de lo que dicen, ya no sería necesario insistir. Pero, lo siento, la carne es débil. Permítanme este desahogo y voy a los datos.
Con fecha 28 de septiembre el grupo socialista presentó en Les Corts Valencianes una proposición para modificar la Ley de Creación de RTVV. Resumiendo podríamos decir que lo que se pretendía era imitar el nuevo modelo de RTVE, procurar que los miembros del futuro Consejo de Administración de RTVV tengan un perfil profesional adecuado e introducir algún artículo que, supuestamente, pudiera ayudar a hacer un poco más plural y limpia la información que se ofrece desde Canal 9 y Ràdio 9.
La respuesta del Gobierno Valenciano del PP ha sido que la calidad de los contenidos informativos "está garantizado en el Estatuto de la Redacción de RTVV, aprobado en septiembre de 1996". Lástima que desde hace cinco años el organismo que ha de velar por el cumplimiento del mencionado Estatuto, el Comité de Redacción, no exista por culpa de las amenazas de los directivos de la cadena, "si votas te quedas sin contrato". La gente no vota, no se alcanza el 50% de participación requerido y las elecciones no son válidas. Luego, no hay Comité; luego, el Estatuto no se aplica.
En cuanto a los componentes del Consejo de Administración, el Gobierno del PP recuerda a los socialistas que los actuales miembros del organismo fueron elegidos hace sólo cuatro meses con los votos de ambos grupos. Por tanto, dice el gobierno, a que viene ahora plantear cambios. El remate de la respuesta es que no es conveniente que los partidos "tengan que inmiscuirse en el funcionamiento de un órgano de gobierno independiente y cuya profesionalidad viene avalada, precisamente, por el amplio respaldo que sus miembros recibieron a título nominal el 17 de julio de este año en Les Corts. Se supone que cada partido elige a sus representantes en el Consejo de Administración en función de sus méritos profesionales". Impecable: independientes, profesionales y votados por todos; luego, ¿dónde está el problema?
El problema, que sí existe, está en que ni la independencia ni la profesionalidad de los elegidos han sido nunca los criterios que han motivado que se les ecogiera. Los actuales componentes del Consejo de RTVV, todos, son militantes del partido que los propuso, muchos son cargos públicos, incluso con responsabilidades orgánicas destacadísimas. Digo todos, los elegidos por el PP, por el PSOE y por Esquerra Unida. Además sólo uno de los once, Paz Ferrín, está profesionalmente ligada al mundo de la comunicación, es periodista; claro que, además de ser periodista está casada con quien hasta mayo fue vicepresidente del gobierno valenciano del PP, Víctor Campos.
Pero esta situación les tiene que parecer bien a los socialistas ya que si no fuera así no hubieran propuesto a todos los que propusieron o no hubieran aceptado los que querían colocar los populares. Resulta, por tanto, difícil de entender que lo que valía en julio haya dejado de valer ahora. No es coherente. El PP lo sabe y tiene fácil fácil ir hurgando en la herida y salirse de rositas. Por los siglos de los siglos.

miércoles, 31 de octubre de 2007

¿Locos o sinvergüenzas?

El Partido Popular de la Comunidad Valenciana pide la dimisión de Magdalena Álvarez, ministra de Fomento, por el caos ferroviario en Barcelona por las obras del AVE. Por contra, nadie del gobierno del Partido Popular en la Comunidad Valenciana dimitió por el accidente del Metro de Valencia donde murieron 43 personas; ni siquiera José Ramón García Antón, conseller de Infraestructuras y responsable del servicio siniestrado. ¿Están locos o son unos sinvergüenzas? Creo que no cabe una tercera posibilidad.

martes, 30 de octubre de 2007

La presunción de inocencia como excusa

Aburre, sonroja y preocupa escuchar a la mayoría de dirigentes políticos referirse a la presunción de inocencia como un escudo para la continuidad de su carrera en cargos públicos. La presunción de inocencia es una garantía para los ciudadanos pero se ha convertido también en una excusa perfecta para los dirigentes políticos. Unos y otros no pueden acogerse a la presunción de inocencia en igualdad de condiciones. De ciudadano no se puede dimitir; de dirigente político, sí. Por eso, a un ciudadano no se le pude condenar si existen dudas sobre su actuación. En cambio, y por el contario, para un dirigente político las dudas sin resolver son causa suficiente para su dimisión. Las dudas salvan al ciudadano y condenan al político. Jamás un resultado electoral favorable exonera de responsabilidad.
Y lo que vale para corruptos, vale para incompetentes. Ante la contumacia en el error, un dirigente político no puede apelar a su buena fe, a su dedicación o al centrifugado de culpas. Vuelve a ser la presunción de inocencia por la vía del buenismo. No vale. Cualquier decisión que desemboque en un gran perjuicio para la ciudadanía, por más que sea una consecuencia no querida, debe desembocar en dimisión inmediata, o en destitución. No se trata de ningún castigo sino de un mecanismo para garantizar el mejor servicio posible al contribuyente. Un cargo político debe saber que es responsable absoluto de sus actos y de sus consecuencias y que, por tanto, está obligado a la máxima dedicación porque nada es gratis; ha de tener claro que le interesa rodearse de los mejor preparados y no de pelotas y amiguetes ya que los errores de estos los acabará pagando él; ha de ver con claridad que debe regir su acción a partir de criterios profesionales y sólo tiene que servir al interés general porque una desviación por intereses inconfesables puede tenerle a él mismo como primera víctima. Saber todo esto vale para estar atento, tomar el máximo de precauciones y procurar, por encima de todo, hacer las cosas bien. Por eso que quien se equivoca pague es una garantía para el ciudadano.

miércoles, 24 de octubre de 2007

El discreto cambio de imagen de "EL PAÍS"

"EL PAIS" se ha renovado. Lo hizo el pasado domingo día 21 de ocubre. Lavado de cara, colocación de tilde en el nombre y cambio en el apellido. Todo hecho al estilo PRISA, un modo de actuar que consiste en presentar un canto rodado cualquiera como la piedra angular del mundo. Trabajan muy bien.
He tomado el ejemplar de ayer martes (post-cambio) y el del martes de la semana pasada (pre-cambio). Los he comparado. Tilde y apellido al margen, las modificaciones pasan sobre todo por una modernización de la imagen, acarreando, eso si, una apreciable reducción en la extensión de las informaciones.Un poco más de presencia para lo visual y un poco menos para las letras. Pero no mucho, ciertamente, si lo comparamos con "La Vanguardia" que también acaba de renovar su formato.
De martes a martes, por ejemplo, la noticia que abre internacional pierde dos mil caracteres. Pasa de los 8554 que ocupaba el día 16 a los 6456 de ayer día 23. También se reduce la extensión del títular de la información, de 44 caracteres se queda en 35. En cambio, la foto que ilustra la información crece, de 280 cm2 a 310.
En la sección de economía sucede lo mismo. La noticia más destacada ocupaba 8084 caracteres con el viejo formato y sólo 5723 con el nuevo.
Las páginas de opinión también experimentan un evidente recorte. Se mantienen editorial, doble, y tres artículos en profundidad pero todo un poco más corto. Los editoriales antes del cambio abarcaban 8300 caracteres, ayer eran 5723. En cuanto a los tres artículos pasan de 22835 a 20065.
El martes día 16, el ejemplar de "EL PAÍS" presentaba 71 fotografías, ayer, 85.
En contra de la tendencia observada, la noticia que abre la sección de nacional ocupaba 7392 caracteres con el antiguo periódico y 7803 con el actual.
Precisamente, en esta sección de nacional es donde se aprecia con mayor claridad otra de las características definitorias de la renovación del diario de PRISA, como ya he apuntado el título de las informaciones se reduce mucho. En concreto, a la vista de los dos ejemplares analizados nos encontramos este titular para abrir nacional hace una semana, "Zapatero rechaza de plano la consulta y exige a Ibarretxe que logre el consenso entre los vascos", y éste ayer, "El PSOE revoluciona la judicatura". De 95 a 33 caracteres.
En fin, que "EL PAÍS" sigue siendo "EL PAÍS". Es, incluso, más bonito. Pero no mejor.

jueves, 18 de octubre de 2007

La democracia española de dos velocidades

Un líder político que hace una obra en su casa debe pagarla inmediatamente o, al menos, poder demostrar su disposición a pagarla. Jamás puede dejar la puerta abierta a la posibilidad de que a los constructores se les pueda olvidar pasarle la factura. Ese es el listón que Joan Ignasi Plà no supera y por eso su dimisión como secretario general de los socialistas valencianos cae por su propio peso.
Que esta doctrina no se aplique en los partidos de derechas, que sigan en activo políticos con currículums como el de Zaplana, por poner un ejemplo, es un problema grave de la democracia española (y de sus medios de comunicación) pero no una excusa para que todo valga.

miércoles, 17 de octubre de 2007

El "caso Plà", quién filtra, cómo y por qué.

Una constructora ha pagado las obras que el secretario general del PSPV-PSOE, Joan Ignasi Plà, se ha hecho en su piso de Valencia. El coste: entre 78.000 y 104.000 euros, según el medio consultado. La noticia la hizo pública la SER sin ahorrar ningún subrayado. Después han venido las explicaciones de Plà: él contrató a una empresa gestora de obras, Gecidova; está subcontrató a otra, Construcciones Villegas; y esta, a su vez, a otras para cada parte de la obra. Acabados los trabajos, Villegas pagó a sus subcontratas y pasó factura a Gecidova pero no hubo acuerdo y Villegas se quedó sin cobrar. Por eso, Gecidova, pese a haber transcurrido seis meses desde el final de los trabajos, no ha facturado la obra a Plà, porque tampoco la ha pagado. Por tanto, dice Joan Ignasi, la información inicial es un montaje para perjudicarle.
A la vista de todo esto, me siento incapaz de ofrecer un punto de vista exacto sobre lo ocurrido pero creo que tiene interés reflexionar sobre lo que puede haber pasado en el proceso informativo y sobre su valor político.
En primer lugar, llama la atención que sea la SER, un medio poco sospechoso de actuar como ariete del PP, quien difunda la noticia. Sin duda no estamos ante lo que se entiende por periodismo de investigación (seguir y seguir una pista hasta que todo encaja) sino ante unas facturas, las del conjunto de las obras hechas a Plà, que se filtran a la emisora. Conocidas las diferencias entre la SER y el PP, no parece que la fuente filtradora pueda ser de este partido.El realce que la emisora de PRISA le da a la información (en el informativo de las 20 horas se emite por delante de la reunión Ibarretxe-Zapatero y con el paso de las horas en ningún momento se paran a analizar las explicaciones dadas por Plà) todavía hace más complicado pensar que quien filtra sea el PP.
Si damos por bueno que quien pasa la información son los mismos socialistas (hay pocas dudas) todavía queda preguntarse por la razón , por el objetivo. Puede que la filtración tenga la bendición de la cúpula del PSOE o no, pero en los dos casos la pretensión sería forzar la dimisión de Plà como líder de los socialistas valencianos. Si la filtración no cuenta con el beneplacito de Madrid puede que la SER destaque la noticia como un aviso a Zapatero, ligado a la guerra del futbol entre PRISA y Mediapró, en el sentido de que le puede hacer mucho daño de cara a las elecciones. Pero puede que sí, que tenga la bendición de Ferraz, que venga de lo más alto, que es lo más posible, y por eso la SER no escatima destacados. Yo, y esto sí es una opinión, pienso que Plà acabará dimitiendo; son demasiados errores, demasiados fracasos, demasiadas sospechas, demasiadas derrotas. Si Ferraz está detrás de todo no puede estar al margen Jordi Sevilla, el hombre a quien el propio Zapatero apuntó como posible relevo de Plà. Sevilla parecía que tenía expedito el camino a la secretaría general del PSPV pero en los últimos tres meses le han aparecido rivales y, según pasa el tiempo, su estrella como ex-ministro se va apagando. Jordi Sevilla pretendía, porque es lo que le interesaba y lo que le interesa, un congreso extraordnario lo más rápido posible pero los dirigentes del PSPV dijeron no. En esas circunstancias sólo se podía conseguir celebrar el "gran conclave" si Plà dimitía. Lo que se está a punto de lograr. Es decir, la verosimilitud de este análisis pasa por la inmediata celebración de un congreso. Podría crearse una gestora que llegara a las elecciones pero sería poco coherente con la estategía apuntada. Lo esperable es el congreso porque el horizonte de los socialistas valencianos cara a las próximas generales ya era negro hace tres días, es todavía más negro hoy pero, con Plà al frente, es simplemente un suicidio. En cambio, el cielo estaría un poco más despejado con Plà dimitido, con un nuevo líder salido de un congreso extraordinario (Sevilla, claro) y con la posibilidad de poder decir "nosotros no somos como el PP que mantiene a los corruptos, sean Fabra, Zaplana, Hernández Mateo, Alperi, etc. En el PSPV defendemos la limpieza y predicamos con el ejemplo".
En pocas horas saldremos de dudas, seguro. Cruzando lo que pase con estas líneas se podrá, quizás, entender un poco más como funciona el PSOE y como funciona la SER; como funciona la política y como funciona el periodismo.

jueves, 11 de octubre de 2007

De bandera a mortaja

Todas las copias acostumbran a ser peores que el original. El mensaje de Mariano Rajoy sobre el 12 de octubre es una nueva muestra de que con la fotocopia siempre se sale perdiendo. Rajoy disfrazado de Jefe de Estado. Guiando a su pueblo, recordándole la importancia del glorioso día "de la nación española... día de la fiesta nacional". Al fondo la clásica librería llena de volúmenes cuidadosamnete encuadernados y a la derecha (del que mira, quiero decir, porque a la derecha del que habla parece que ya sólo queda Ynestrillas), a la derecha, digo, la bandera, la española, la rojigualda, como envolviéndole, como acunándole, discreta pero rotunda.
Y Rajoy solemne, envarado, con la vista algo extraviada, eso es verdad, pero serio, trascendete, definitivo, total. Bien, el video ha tenido la repercusión que pretendían; otra cosa es que se les acabe volviendo en su contra.
Si el PP estuviera realmente preocupado por la unidad de España no usaría la bandera como arma para atacar, no blandiría como amennaza que sólo hay una forma de ser español,y que es la suya, claro, dejaría el margen suficiente para que cada cual sintiera la "españolía" a su forma y manera. Hablan de gran nación pero ofrecen una España pequeña en la que solo caben aquellos que piensan como ellos. Los demás están fuera. Actúan como separadores y, luego, se quejan de los separatistas. ¿Qué se diría de un mensaje parecido en boca de un lehendakari o de un secretario general de Esquerra Republicana?
Desde la buena fe o desde un análisis muy simple, el video de Rajoy puede parecer un inmenso error, un exceso que encone más las posiciones y no resuelva nada. Pero no, de error, nada. Piensan que cuanto más tensen la cuerda mejor les puede ir en las urnas. Lo hacen con el rey, con la bandera, con el terrorismo o los soldados en Afganistan. Lo convierten todo en simples peones de su estrategia. España les importa menos que un solo voto. El PP ha llegado a la conclusión de que la bandera, en combinación con la monarquía y la milonga de la nación que se rompe les pueden dar la victoria en las próximas generales y se han lanzado a la tarea.
No es nuevo, lo dijo Ansón, refiriéndose a los años de Felipe González, estaban dispuesto a acabar con el régimen para acabar con Felipe. Entonces les funcíonó y ahora repiten la jugada.
Atención a esa bandera que el PP puso ayer al costado de Rajoy, porque como pierda, en marzo, o cuando sea, puede que se la coloquen como mortaja.

jueves, 4 de octubre de 2007

Carlos Llamas, cinco meses eran todo

Ha muerto Carlos Llamas, el periodista que dirigía "Hora 25" en la cadena SER. En una entrevista publicada el pasado siete de mayo en "EL PAÍS", despues de que un cáncer le tuviera ocho meses retirado, describía su pretensión como periodista: "hacer llegar al ciudadano normal que lo que le decimos es sólo parte de una verdad, y que él se tiene que hacer su composición de lugar. Al final del día me gustaría responderme con honestidad a esta pregunta: ¿he ayudado a que el oyente se forme un criterio?". Quien se plantea esta cuestión honestamente sin que sus actos le delaten seguro que sí, que ha ayudado. Y no es poco. Es ser periodista. Es todo.
En el terreno simplemente humano, un pasaje de esa entrevista, revisado hoy, es pura crueldad. Ese siete de mayo Llamas decía, "he ganado una segunda vida. Cuando lo combatía [el cáncer], quedaba tan lejos la bendita normalidad. Alcanzarla otra vez es un gozo. Ahora se vive la vida con una intensidad renovada". No sabía que esa segunda vida le iba a durar solamente cinco meses. Que putada, que mierda y que injusto es todo esto.

Libertad de expresión, peligro a la carta

Hace unos días, Catalunya Ràdio anunció a la escritora Cristina Peri-Rossi que pensaba prescindir de ella como comentarista de uno de sus programas. La razón: no hablaba catalán. La emisora tiene como una de sus principios fundacionales la promoción del catalán. Peri-Rossi llevaba muchos años en Catalunya Ràdio, expresándose en castellano. Nadie nunca le había dicho nada. Ahora la dirección de la emisora ha decidido que no hablar catalán la invalidaba. Parece una decisión injustificada. Será por eso que el despido ha sido rectificado y que el propio director de Catalunya Ràdio ha pedido disculpas a la escritora uruguaya. Veremos si Peri-Rossi acepta ahora el "donde-dije-digo-..."
Que al final todo se quede como estaba no obsta para que todo lo que ha provocado el veto inicial merezca algún comentario. Es comprensible que si una emisora existe para promocionar un idioma, quien participe en ella lo hable; pero en una sociedad bilingüe como la catalana, incluso con ese principio fundacional, parece razonable que tengan cabida los castellanoparlantes. Resultaría extraño que fueran mayoría pero es poco sensato que haya reglas para las que no se contemplan excepciones.
Dicho esto. Sorprende ver como distintos medios de comunicación, situados en la órbita del Partido Popular, han puesto el grito en el cielo por la situación. Hablan de atentado a la libertad de expresión, del sectarismo de los nacionalistas catalanes, de persecución, incluso hacen comparaciones con el nazismo. Lo malo no es que sean exagerados, lo malo es que es trampa. Una trampa en la caen, como palmeros útiles, un largo listado de periodistas, escritores e intelectuales varios que han firmado documentos de solidaridad con Peri-Rossi. Seguro que entre ellos manda la buena fe, pero en la lista aparecen también los inevitables nombres que sólo detectan peligros para la libertad de expresión cuando les interesa, cuando los que cometen el exceso o perpetran la felonía son los enemigos de su cruzada antinacionalista (nacionalismo periférico, ya que el español les molesta menos, o nada).Eso, y el negocio, claro que, las más de las veces, es lo mismo.
La mentira de esos medios afines al PP, y de los mencionados inevitables, es que se olvidan y no se preocupan de las decenas, centenares, de periodistas censurados, perseguidos, ninguneados y silenciados en los distintos medios públicos controlados por el PP. Ante eso, miran hacia otra parte. Por no hablar del nivel de pluralismo de los medios privados más cercanos a los populares. No se les ha oído nunca decir nada de como funcionaba la TVG en tiempos de Fraga, ni de la TVE de Urdaci, ni del Canal 9 siempre dirigido por los jefes de propaganda de Zaplana o Camps, ni de como Esperanza Aguirre corta y pega en Telemadrid, ni de la IB3 comandada por la secretaria de Jaume Matas. Por supuesto nunca se han preocupado de como son las tertulias políticas en las radios autonómicas gobernadas por el PP, ni de quien participa en ellas. Pero, claro, lo de Catalunya Ràdio es una atentado a la libertad de expresión. El único. Lo demás no existe. Supongo que es casual que estos medios a quienes tanto preocupa lo que pasa en Catalunya Ràdio y tan poco lo que sucede en las emisoras dirigidas por el PP formen parte de empresas con productoras que se forran a costa de las televisiones públicas de los "populares"; empresas que, además, han copado todas las licencias de los canales de digital terrestre que los gobiernos del PP han repartido. Todo casualidad.

miércoles, 3 de octubre de 2007

Gallardón en estado puro

Alberto Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid, ha estado hoy en la SER. Por la mañana. A Gallardón habitualmente se le ponen etiquetas con mucha rapidez. Excesiva rapidez porque el etiquetaje no se acompaña nunca de una revisión de su trayectoria política. Parecen servir los lugares comunes. Hoy y aquí no voy a hacer el mencionado repaso de sus cargos, sus palabras y sus actos. Lo dejo para mejor ocasión. Sí quiero hacer algunas referencias a sus declaraciones de esta mañana.
Gallardón, siempre con una actitud educada y solemne, es un ejemplo de político que jamás, jamás, responde a lo que se le pregunta. Es habitual que los políticos eludan las cuestiones que se les formulan pero Gallardón supera cualquier otro ejemplo. En su entrevista de hoy en la SER lo ha puesto de manifiesto una vez más. Contesta con preguntas, con ambiguedades, se anda por las ramas, alarga y alarga las respuestas. Cuando la cuestión que se le plantea le resulta complicada, disfraza su contestación hasta hacerla incomprensible. Así ante una pregunta sobre su posible inclusión en las listas del PP cara a las proximas generales, Gallardón ha salido con que "la política es muchas veces una suma de factores que son externos a lo que a veces se piensa que es el propio debate. La gente a lo mejor cree que cuando se abre un debate es única y exclusivamente sobre aquello que tenemos escrito en los periódicos o oído en la radio y puede que hayan factores anteriores o previsión de factores posteriores que son los que lo condicionan". Él mismo ha dicho que igual no se estaba explicando. Pues no.
En 20 minutos de entrevista, Gallardón ha contestado a 13 preguntas. Siete veces ha utilizado la muletilla "con toda sinceridad" pero, al mismo tiempo, ha dejado frases que han sonado muy poco sinceras. Así después de ser quien, en repetidas ocasiones, ha planteado en el PP la discusión sobre las listas de las próximas generales, hoy ha asegurado que "Rajoy dijo algo que a mi me parece meridianamente claro y razonable: que el día que se convoquen las elecciones será cuando el PP resuelva la composición interna de sus listas"y luego ha añadido que "los que estén o estemos [en las listas] da igual".
Tampoco ha tenido ningún problema para reescribir la realidad y cuando se le ha preguntado sobre el nuevo "Plan Ibarretxe" lo ha descalificado y ha asegurado que recibirá la respuesta que merece con una explicación sorprendente, sea por mentirosa o por despitada. Ha dicho Gallardón que "como ya hicimos en su momento en el primer desafío de Ibarretxe cuya respuesta serena y felizmente unida del PP y del PSOE fue decir dentro de la Constitución cabe todo, fuera de la Constitución, no". Se equivoca Gallardón, el "Plan Ibarretxe" no cuajó pero la respuesta dada por los socialistas en el Congreso de los diputados contó siempre con la oposición frontal del PP. De unidad y de serenidad, nada de nada. Sin ser exhaustivos se puede recordar que los populares no querían que el "Plan" se discutiera en el Parlamento, que denigraron que la Mesa de la cámara admitiera debatir el proyecto, que dijeron que era una debilidad, que era hacer el juego a los nacionalistas. Definieron el proyecto de Ibarretxe como el reto más importante para la democracia española desde 1977, le exigieron al Gobierno que lo llevara al Tribunal Constitucional. Criticaron que Zapatero se reuniera con Ibarretxe, que la reunión con el lehendakari fuera más larga que la mantenida con Rajoy. Tres presidentes autonómicos del PP pidieron que se reuniera la "Conferencia de Presidentes" porque estabamos en una situación límite. Calificaron al gobierno de complaciente con los nacionalistas y de estar en sus manos y de no ser de fiar.¿habrá olvidado todo esto Gallardon o, simplemente, dice lo que le interesa sabiendo que no es verdad?

martes, 2 de octubre de 2007

"La Vanguardia" se aligera

Hoy el diario barcelonés "La Vanguardia" ha estrenado formato.
Ha introducido cambios. No le han dado la vuelta a la imagen del periódico, esto lo hicieron en 1989. Lo de hoy han sido retoques, pero de consideración y muy significativos.
Se ha reducido el formato, ha pasado de 1426 cm2 a 1160. Quiere decir que el periódico es más manejable y ligero. Ligereza que también se refleja en los contenidos.
Tomando el ejemplar de "La Vanguardia" de ayer y el de hoy, y sin haber ido a fondo en el análisis, hay distintos datos que evidencian lo que digo.
La información recogida en página 3, de internacional, ocupa hoy un total de 2774 caracteres, frente a los 5100 de ayer. El titulo también encoge, de 34 a 28 espacios. En cambio, la foto crece. Pese a haberse reducido el tamaño de la página, la foto de la edición de hoy ocupa 294 cm2, mientras que la de ayer era de 189. Se incrementa también el número de noticias ofrecidas en formato breve, 9 en vez de 5.
Pese a la reducción del formato, también vemos crecer la viñeta humorística de la página de política, pasa de 110 cm2 a 143. Por contra, el texto de la información que contiene esta primera página de política se reduce casi un 20 por ciento, de 3708 caracteres a 2916.
También en la sección de opinión se aprecia un recorte en los contenidos. Así, de ayer a hoy, vemos crecer el número de artículos, se va de ocho a nueve, pero, en paralelo, se reduce ostensiblemente su extensión. Así, mientras ayer, había 6 artículos de más de 3500 caracteres, hoy no pasan de 2.
Fotos más grandes, textos más cortos, artículos de opinión más reducidos. En "La Vanguardia". Creo que es significativo.

viernes, 28 de septiembre de 2007

Zapatero, Catalunya y la explicación pendiente

Hace tres días, Pascual Maragall decía en un artículo en el diario "ADN" que una de las condiciones que José Luis Rodríguez Zapatero puso para dar luz verde al nuevo Estatuto de Catalunya fue que él abandonase la presidencia de la Generalitat de Catalunya. Ayer, el actual "honorable", José Montilla, reveló que Zapatero prefería a Artur Más, de CiU, para sustituir a Maragall. ¿Es cierto todo esto o mienten Maragall y Montilla? Si Zapatero sigue fiel al "no nos falles" debería contestar de inmediato. Y estar a la altura de su talante. Seguimos llamando democracia a lo que parece un perverso tejer y destejer en los grandes despachos. Buena parte de su triunfo de 2004 lo cimentó Zapatero en las mentiras ajenas. Debería saber, pues, que las trampas acaban con quien las hace y perseverar en que lo más útil es lo más ético.

jueves, 27 de septiembre de 2007

La alternancia no es garantía de democracia

En las "Corts Valencianes", gobierno y oposición se han puesto de acuerdo para que la Sindicatura de Cuentas no investigue como se gastan el dinero los grupos parlamentarios. Para que un país, comunidad autónoma, pueblo o ciudad funcione debe funcionar la democracia. Si gobierno y oposición son iguales, no hay democracia. Entonces, puesto que el gobierno sólo se puede cambiar con elecciones, antes de que gane la oposición será necesario que venza la oposición de la oposición.
Sólo cuando existe imagen de alternativa, hay posibilidades de alternancia.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

"EL PAÍS", su Libro de Estilo y los intereses superiores

Contemplar el artículo de la página 39 de "EL PAÍS" del pasado sábado 22 de septiembre a la luz del "Libro de Estilo" del mencionado diario es un buen ejercicio de periodismo, o, mejor, una interesante manera de ver como está hoy en día el mundo de la información.
El titular se compone de un título, "Fuego amigo" desde el entorno presidencial", y de un subtítulo, "Un grupo de amigos de Zapatero, al frente de La Sexta y Mediapro, encona el conflicto del fútbol". Lo que pretende la información es hacer llegar al lector que los amigos de Zapatero utilizan su relación con el presidente para sacar beneficios ilegales de las retransmisiones futbolísticas y, más allá, que Zapatero, a través de sus amigos está detrás del lanzamiento del periódico "Público".
Lo dije en mi artículo de ayer en este mismo blog: "EL PAÍS", siendo mi primera lectura como periódico, demasiadas veces pone los intereses económicos de su empresa (PRISA) por delante de su misión informativa. En el conflicto del fútbol entre PRISA y Mediapro pasa esto y el artículo del sábado es una buena prueba de como los principios profesionales ceden ante el dinero.
Así que, pongo a un lado del teclado el referido artículo, y al otro coloco el "Libro de Estilo" del periódico, y, sin profundizar mucho, veo:
1. Para empezar pese a que en el punto 6.2 del "Libro de Estilo" se dice que "la firma de una información es parte de su aval", el artículo en cuestión no lleva otra firma que "EL PAÍS".
2. El artículo 3.2 fija que los titulares han de ser "inequívocos" y responder "fielmente a la información... y jamás establecen conclusiones que no figuran en el texto". Pues bien, el elemento clave del titular, es decir que los referidos directivos sean "amigos de Zapatero" no se demuestra, ni se prueba en parte alguna del texto.
3. El artículo 1.13 dice que los rumores no son noticia pero en el texto del sábado 22 consta que "por amigos de Zapatero pasan varios de los más destacados accionistas...". Se dice "pasan", expresión indeterminada y muy poco concreta. Se cita también a José Miguel Contreras, consejero delegado de La Sexta, y se repite "pasaba por ser un viejo amigo de Zapatero".
4. El artículo 1.14 y siguientes establecen normas para intentar que el uso de la expresión "fuentes" no sea una muletilla que se utilice de forma indiscriminada. Así se demanda que "si la información procede de una sola persona se hablara de "fuente" en singular". En el 1.15 consta que "la atribuación de una noticia a una fuente o fuentes no exime al periodista de la responsabilidad de haberla escrito". Sin tener en cuenta estas normas, en el texto analizado se habla de "diversas fuentes aseguran que Contreras forma parte de los amigos...", o "entones [por el momento del nombramiento de Carmen Caffarel para RTVE y referido a Contreras y Manuel Barroso] se destacó que, desde la cercanía del nuevo poder socialista, la influencia de ambos era destacable en La Moncloa", o "la cabeza visible de Mediapro es Jaume Roures, socio de Contreras en La Sexta, a quien atribuyen una magnífica relación con Barroso". Son sólo algunos ejemplos. En este sentido, citar también el artículo 2.1 que marca que "la información debe ser exacta. Hay que evitar expresiones como "varios", "un grupo", "algunos"..."
5. En el 1.18 se advierte de que se debe evitar "el recurso de disimular como fuentes informativas aquellas que sólo aportan opiniones". En cambio se atribuye a "algunas fuentes cercanas a Moncloa" que "si Zapatero quiere el periódico [Público] saldrá y si no quiere no saldrá" y se citan fuentes próximas a él [Zapatero] para asegurar que el presidente ve "con simpatía" la salida del nuevo periódico. Teniendo en cuenta que no se ofrece ningún dato más, son afirmaciones que quedan en el terreno de la impresión o la subjetividad. Sin más datos no se sabe que se entiende por simpatía, ni se entiende que hace o puede hacer Zapatero para que salga o no un determinado periódico.
6. En el punto 1.24 consta que "si una información recoge hechos radicalmente distintos según los narre una fuente o los explique una enfrentada a la anterior... el titular no podrá ser adjudicado a una de las dos versiones". Pues bien, en el artículo analizado, como ya hemos visto, unas fuentes indeterminadas aseguran que Zapatero y los directivos mencionados son amigos pero esos mismos aludidos lo niegan. Pese a eso en el titular consta "un grupo de amigos de Zapatero".
Mi sensación es que en "EL PAÍS", aunque no esté en su "Libro de Estilo", manda la frase de que "con la empresa, como con la madre, con razón y sin ella".

martes, 25 de septiembre de 2007

"EL PAÍS" a los pies de los negocios

Mi periódico, desde hace casi 30 años, es "EL PAÍS". Lo compro y lo leo. Me gusta. Me parece, indiscutiblemente, el mejor diario de España. Como la SER me parece la mejor radio. Esto no empece que muchas veces sus contenidos me parezcan vergonzosos. "EL PAÍS", demasiadas veces, pone por delante de su misión informativa los negocios de la empresa a la que pertenece. En esos casos, pasa de periódico de referencia a simple panfleto, dicho sea en el peor de los sentidos. El actual conflicto por los derechos del fútbol entre PRISA, la editora de "EL PAÍS", y Mediapro ha colocado, otra vez, al periódico lejos de la ética profesional dejándolo en simple agente de los intereses financieros de su matriz.
La mutación se constata en un evidente cambio de actitud respecto al gobierno Zapatero. Criticar, y hacerlo con dureza, al ejecutivo no sólo es posible, yo diría que es obligado. Lo que sucede es que cuando el giro es de un día para otro y abarca 180 grados, no estamos ante criterios profesionales sino ante manipulación informativa. El titular de apertura del pasado miércoles 19 de septiembre, "Zapatero presenta un plan estrella de vivienda que calca una medida en vigor", es propio de la línea editorial de "EL MUNDO" o "La Razón", no de "EL PAÍS". Al día siguiente continuaban con "Vivienda anuncia medidas para los dueños de pisos en alquiler que ya figuraban en el plan de 2005". En general, todo el seguimiento del nuevo plan sobre vivienda de la ministra Chacón ha tenido este perfil y este tono. Más allá incluso, han sido días de poner la lupa y destacar con crudeza todas las discrepancias internas que se han dado en el gobierno entre el vicepresidente económico Solbes y los departamentos más sociales. Un día o una noticia se podía entender como excepción pero la perseverancia pone en evidencia que estamos ante una regla. No es, además, un simple volantazo de "EL PAÍS". Casualmente lo mismo han hecho la SER y Cuatro. Todos con la empresa. Detrás asomaba la guerra entre PRISA y Mediapro. A cinco meses de las elecciones, toque de atención a Zapatero.
El sabado 22 de septiembre llegaba la confirmación, "EL PAÍS" publicaba en portada "Un grupo de amigos de Zapatero, al frente de La Sexta y Mediapro, encona el conflicto del fútbol". Se trataba de un artículo sin firma, alejado del mínimo rigor informativo, impropio de "EL PAÍS". Un artículo que sólo pretende avisar al Gobierno de que se ha desenterrado el hacha de guerra y de que todo vale. Es vergonzoso que un periódico de calidad haga estas cosas. El periodismo a los pies de los negocios. Ni libertad de expresión, ni democracia. Ni "Libro de Estilo". Mañana me comprometo a revisar el mencionado artículo a la luz del propio "Libro de Estilo" de "EL PAÍS".

lunes, 24 de septiembre de 2007

Felipe González va dePRISA

Al margen de lo que se pudiera opinar sobre él, yo pensaba que Felipe González era un estadista. Recordaba sus gobiernos, su papel en la construcción europea, su peso internacional. Suponía que, por ser un estadista, escribía en "EL PAÍS" esos artículos en los que siempre se muestra de vuelta de todo. Lo comparaba a Aznar, metido a hombre de negocios, y me parecía verle crecer. Error. González escribe artículos en "EL PAÍS" porque trabaja para PRISA. Está en su derecho, faltaría más, pero es evidente que su reciente intervención en la llamada "guerra del futbol 2" le ha dejado sin careta. Sus palabras en el homenaje a Polanco no dejan lugar a dudas. Y el uso que se ha hecho de ellas, menos. Si Felipe González fuera un estadista jamás habría intervenido de forma tan miserable en el conflicto entre dos grupos de multimillonarios (PRISA y MEDIAPRO) que se pelean por dar fútbol en televisión; un estadista jamás habría comparado ese lío con la guerra de Irak. ¿Desde cuando los estadistas están preocupados por quien ofrece o deja de ofrecer el Sevilla-Racing de Santander o el Barça-Real Madrid? Se dirá que detrás del pulso por el futbol está el deseo de acabar con PRISA y que eso recorta la liberatd de expresión y la democracia. No vale. Siendo cierta esa posible amenaza lo que no es presentable es preocuparse por un futurible y cerrar los ojos, o incluso ser origen, de tantos y tantos episodios de censura y manipulación informativa como hay y han habido. En definitiva, una pena. Así pues, aunque con otro estilo, González, como Aznar, también se dedica a los negocios.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Comunicación, negocios y campañas.

Leo en "El País" de hoy viernes la reseña del homenaje a Jesús de Polanco. Como siempre que ese periódico se refiere a la cuestión, el tratamiento a Polanco es de jefe de estado. Excesivo, por más que fuera el gran jefe, el gran padre. En el acto todo fueron loas y apelaciones a la libertad de expresión. Soy lector de "El País", quede claro. Ya se que los de enfrente son sinvergüenzas y manipuladores a quienes sólo preocupa el triunfo del PP y sus cuentas corrientes (que viene a ser lo mismo). Pero me cansan estas ceremonias de la libertad que fijan el umbral de peligro para la democracia en ese punto donde los intereses de PRISA se pueden ver afectados; como si la libertad de expresión sólo se tambaleara cuando quien recibe una amenaza es PRISA, como si los únicos periodistas independientes estuvieran en esa casa. Me agota que sean ceremonias orquestadas por Juan Luis Cebrián, con Felipe González y Ruiz Gallardón. Ese periodista que ya ocupó cargos en tiempos de Franco; ese político socialista a quien, por ejemplo, no llamó la atención como TVE cubrió el referendum de la OTAN cuando el presidía el Gobierno; ese alcalde de Madrid que no dudó en llevarse por delante a todo un equipo directivo de Telemadrid por un reportaje sobre Euskadi que no le gustó. Que el enemigo sea malo, no quiere decir que estos sean buenos.

lunes, 17 de septiembre de 2007

Vinader, aplausos pero sin trabajo

Xavier Vinader es un periodista que en los setenta y ochenta investigó sobre tramas negras, mafias y terrorismo y cubrió guerras. Le pusieron bombas, le condenaron a siete años de cárcel, fue perseguido, insultado. Hoy, a sus 60 años, según alguna entrevista reciente que le han hecho, lamenta que el periodismo se haya banalizado, que todo sea ji, ji, ja, ja, que haya poco contenido y muchas chorradas, que todo lo mediaticen los gabinetes de prensa, que a los periodistas se les haya olvidado que su tarea es incordiar al poder. Hace unos meses la Generalitat de Catalunya le concedió la Creu de Sant Jordi por su trayectoria profesional y humanitaria. Actualmente Xavier Vinader es articulista en medios de poca repercusión, tiene un programa sobre cultura en una radio catalana y es profesor en una Universidad privada y en una Academia de policía. Es decir, periodísticamente está aparcado, desactivado. Si existiera el periodismo, Vinader hoy tendría algún cargo de responsabilidad y desde ese cargo extendería a las nuevas generaciones su forma de entender la profesión, les inocularía su afán por saber, por investigar, por contrastar, por preguntar; les exigiría información y no propaganda. Pero no, el periodismo ni está ni se le espera. Por eso la mayoría de cargos directivos de diarios, radios y televisiones están en manos de pelotas, arribistas y gente de lo más educado que por no ofender, ni pregunta. Mercenarios que van pariendo más y más clones. Mientras, Vinader buscándose la vida. Con esa edad. Con tanto prestigio. Con tantos premios.

martes, 11 de septiembre de 2007

Malos y tramposos

Ver televisión, en general, avergüenza. Llevamos mucho tiempo lamentando los penosos contenidos de la televisión generalista en España, se discute sobre las necesarias reformas a emprender, sobre los límites que no deben pasarse. Nos echamos las manos a la cabeza sobre lo que podría ser y no es. Todo son quejas, advertencias y avisos. Pero nada. La televisión va cada día a peor. No hay solución.
No la hay porque la televisión es una gran mentira. Una inmensa falacia que da dinero, mucho dinero y mucha influencia. Contra lo que sus poderosos propietarios quieren hacer creer, la televisión es prescindible, es como una pompa de jabón. Futil, absoluamete futil. Crea unas necesidades, las cubre, pero cuando deja de hacerlo lo que parecía imprescindible se olvida de inmediato. Ejemplo: nadie se acuerda ya de Pepe Navarro, del Precio Justo, de Sardá o de Buenafuente. Un día lo son todo y al siguiente desaparecen sin que nadie les eche de menos. Bueno, pues a causa de esto en la televisión vale todo y por eso no necesita ni buenos profesionales, ni buenos directivos. Ni tiene que cumplir códigos, ni respetar reglas.
Dudo que en ningún otro sector se de una concentración tan grande de malos ejecutivos, gente sin preparación, sin principios, sin vergüenza. No tienen que saber de nada. Son los responsables de que las parrillas de todas las televisiones tengan lo mismo, de que no se innove, de que no se corran riesgos, de contratar siempre a los mismos mercenarios de medio pelo a quienes da los mismo tres que quince. Para qué complicarse la vida, si con lo más simple de lo simple les basta. Pues por eso la televisión es tan mala y no va a mejorar. Estos pésimos directivos comparten sus constantes fracasos con la seguridad de que el error del vecino atenúa el propio y el de uno mismo tapa el del otro. Ponen en antena un proyecto y cuando va mal quien lo paga es el equipo que lo hace, nunca él que se reserva sólo para cuando sonrie el éxito. Malos y tramposos.

viernes, 3 de agosto de 2007

Lo rentable de ser tránsfuga en Benidorm

Me voy de vacaciones. Y me las pagaré con mi dinero. No como la familia Martínez Sánchez de Benidorm que lo hará con lo esquilmado a la ciudadanía con la complicidad del Partido Popular que, 16 años después, les siguen pagando el hecho de que ella, Maruja Sánchez, la tránsfuga, abandonara en 1991 el grupo municipal del PSOE y se pasara al grupo popular para dar la alcaldía a Eduardo Zaplana. Maruja Sánchez y su marido, Pedro Martínez, eran bailarines. A ella, el cambio de camisa le significó convertirse de inmediato en concejala de Cultura con sueldo y él, al poco tiempo, entró como asesor del Consorcio de Bomberos de Alicante que depende de la Diputación Provincial. Ahí siguen. En 1995, Sánchez dejó de ser concejal pero desde ese instante cobra como asesora municipal de Cultura. Los distintos alcaldes del PP que han pasado por Benidorm después de Zaplana, Vicente Pérez Devesa y Manuel Pérez Fenoll, le han renovado la confianza. Igual que los distintos presidentes de Diputación, Julio de España y José Joaquín Ripoll, han ido contratando a Pedro Martínez como asesor de los bomberos. Se sabe que cargo tienen y lo que cobran pero no lo que hacen. Los Martínez Sánchez, sólo en sueldos, se han llevado 1'2 millones de euros, 200 millones de pesetas. Y no cuento a otros familiares que también han estado a la sopa boba del dinero público gracias a la "caída del caballo" de la señora Sánchez y a la generosidad del PP.

jueves, 2 de agosto de 2007

"El Mundo" y la ética de su televisión

Telemadrid emite esta noche el reportaje "El acoso del corazón". Está hecho por "El MundoTV", la productora del diario "El Mundo". El director de esta división audiovisual del periódico de Pedro J. Ramírez es Melchor Miralles. Oficialmente, así lo presentan los que lo han hecho, el reportaje pone de manifiesto los pocos escrúpulos de los supuestos periodistas que se dedican a los temas del corazón. Conociendo los productos que hace "El Mundo TV" se puede pensar que más bien será una nueva excusa para seguir exprimiendo el mundo rosa, para poner en boca de otras todas las afirmaciones explosivas y sensacionalistas que se pueda y volver a repetir todos los excesos cometidos, eso sí, a partir del truco "no lo digo yo, yo sólo lo repito".
Resulta sorprendente que "El Mundo TV" se presente como adalid contra los abusos periodísticos, como exponente de la ética periodística, cuando su trayectoria es un cúmulo de desaguisados, de extralimitaciones, de trampas y de excesos, siempre despreciando todas las reglas, todos los límites.
Sólo unos ejemplos para no tener que teorizar: "El Mundo TV" es la productora responsable de programas como "Esto es vida", en TVE; "La Naranja Metálica" "La bomba", "Investigación TV", y "PVP", en Canal 9; "7 días, 7 noches" y "Al descubierto", en Antena 3; "A corazón abierto", en Tele 5, y "Todo Madrid", en Telemadrid. Siempre programas alrededor del mundo rosa, de los sucesos, de las cámaras ocultas y de las historias escabrosas de personajes anónimos que se prestan a contar sus miseras. Pocas lecciones de ética periodística pueda dar quien convierte la cámara oculta en el "modus operandi" básico de sus supuestas investigaciones. Su terreno está más en la telebasura que en el periodismo audiovisual de calidad.
Además, y sin querer ser exhaustivos, no deberían olvidar los responsables de "El Mundo TV" que a su director, Melchor Miralles, le descubrieron una entrevista falsa al topo policial en ETA conocido por "Lobo" y que recientemente han sido condenados a pagar, junto a Telemadrid, 75000 euros a un hombre a quien acusaron erronea y reiteradamente en un reportaje de pertenecer a los terroristas del 11-M. Este capítulo es especialmente grave ya que fueron advertidos de su error pero jamás rectificaron más allá de una fe de erratas en el periódico "El Mundo". Al contrario persistieron en la emisión de los fragmentos en los que se acusaba al hombre ahora indemnizado. Incluso siguieron comercializando un DVD con el rostro del falso terrorista cuando ya estaba demostrado que estaban equivocados y cuando un juez dictó sentencia en su contra todavía intentaron parar las medidas cautelares impuestas para que no continuaran vendiendo el reportaje.

martes, 31 de julio de 2007

"La Vanguardia" y Valencia

Esta texto será un poco más largo de lo habitual. Lo advierto y me disculpo.
En poco más de dos semanas el diario "La Vanguardia" ha publicado tres artículos sobre el País Valenciano, sobre su realidad social y política. El 7 de julio, Gregorio Morán incide, sobre todo, en la pésima gestión política, el pobre nivel, de los socialistas valencianos para explicar el poder a perpetuidad que parece haber caído en manos del PP. Deja algunas preguntas sin respuesta, se apunta a la tesis de la sociedad líquida para explicar las contradicciones que se observan en Valencia y cuando cita a Rafael Blasco, el político que fue "conseller" con los socialistas y ahora lo es con el PP, le llama Ricardo.
El día 23, Josep Vicent Boira, profesor de la Universidad de Valencia, es quien, sin citarlo, toma el título de un libro de Joan Fuster, "Destinat sobretot a valencians", y escribe "Destinado, sobre todo, a catalanes". Pretende Boira huir de determinados tópicos que, según él, circulan por Cataluña sobre Valencia. Creo que se trata de un artículo tramposo ya que plantea grandes afirmaciones (mucha brocha gorda) que supuestamente se pueden hacer desde Cataluña y luego las refuta. Cojea Boira del mal que critica. Cae el profesor en el tópico de pensar que en Cataluña sólo se tiene una imagen de Valencia, sin matices, y eso no es cierto. Que si Valencia es de derechas, que si todo son fastos, que si es España en estado puro, que si se tiene que ir a los Països Catalans, que si los valencianos son anticatalanes, etc. Pues no, claro que esos tópicos no son absolutamente ciertos. Pero es que las grandes afirmaciones las hace el propio Boira y, por falta de matices, son propias de la barra de un bar. Claro, por tanto, que deben ser negadas. Lo que pasa es que decir que no son verdades absolutas no quiere decir que no sean parcialmente ciertas. Y esa no es la imagen que deja la lectura del texto de Boira. En Valencia, en general, hay una preocupación por lo que estarán tramando los catalanes que debería ser revisada. Esa preocupación está en el artículo de Josep Vicent Boira.
Como está también un cierto deslumbramiento, "cierto que vamos como una moto", dice, por la transformación del país; sin reparar ni en como se está produciendo esta transformación, ni en que sectores se están quedando atrás. En el asombro admirativo se detiene también el artículo "Barcelona, a dos velas; Valencia, a toda vela" de Enric Juliana en "La Vanguardia" del 29 de julio. Aprovecha Juliana el apagón de Barcelona para hacer un juego de palabras que deja en mal lugar a la capital catalana en comparación a Valencia. Usa como referencia de sus afirmaciones a Rafael Blasco, con quien comparte comida y de quien hace un breve perfil. Recuerda que fue "conseller" con el PSOE-PSPV y hoy lo es con el PP. Destaca que es un hobre que sabe, que es temido y suena todo a aplauso al político sin escrúpulos, intrigante y maniobrero. En el perfil del personaje olvida que su salida del gobierno socialista no fue, como apunta, porque Lerma impusiera la ley del silencio sino porque estuvo implicado en una caso de corrupción urbanística siendo "conseller" del ramo. Casi nada. La admiración de Juliana no se detiene tampoco en reflexionar sobre el clima político de Valencia, sobre la falta de alternativas, sobre el inexistente debate, sobre la perdida de referencias públicas, en definitiva sobre la "congelación de la política" que se vive en el País Valenciano. Cita Juliana el apagón de Barcelona pero yo no se si los catalanes digerirían como los valencianos que TV3 fuera como Canal 9, que 43 muertos en el metro no fueran responsabilidad de nadie, que pasen los años y sigan los casos de legionella en Alcoi, que los alcaldes con problemas judiciales se conviertan en diputados para escapar de la ley, que casi 40.000 niños valencianos estudien en barracones, que la Generalitat esté acusada de dobles contabilidades y de pagar en paraísos fiscales o de ser cómplice de una trama de facturas falsas en Terra Mítica. Creo que Juliana, siempre tan certero en sus análisis sobre la política en Madrid o Barcelona, debería considerar la posibilidad de tomarse algo más de tiempo antes de dictar sentencias sobre realidades que le son un poco más ajenas.

lunes, 30 de julio de 2007

Cuando el periodismo da demasiadas cosas por sabidas

Soy de los que piensan que el periodismo está pasando un mal momento. No soy de los más pesimistas. Hay quien lo da por muerto. El meollo de la enfermedad está en que los periodistas no sirven al público sino al poder. El interés económico y político se antepone al interés informativo. En estas circunstancias, el reclutamiento de profesionales se ha ido degradando. Quien escribe al dictado no hace falta que tenga ninguna cualificación, preparación, experiencia o bagaje. Mejor dicho, es mejor que no lo tenga. Pero no hablaré hoy de estos falsos periodistas, agentes, coartadas y tapaderas de la manipulación, la censura y la desinformación.
Me referiré a sus contarios. Encontar muestras de periodismo de calidad cada día resulta más complicado. En general, el periódico "El País", con sus sombras, sus filias y sus fobias y con las indiscutibles esclavitudes empresariales que arrastra, es un exponente del mejor periodismo que se puede consumir en España. Por eso me parece llamativo lo que se podía encontrar el pasado sábado en la página 4 del diario. El titular era "La Mezquita Roja de Islamabad se reabre con un baño de sangre", y el subtítulo, "Un terrorista suicida mata a 15 personas, la mayoría policías, y hiere a más de 70". Firma el artículo Ángeles Espinosa, profesional que me merece todos los respetos. El problema es que, a veces, "El País" y sus periodistas escriben tanto para la élite que sin darse cuenta dan por sabidas cosas que les abocan a grandes errores. Sucede también que se puede llegar a estar tan metido en un tema que se pierde la perspectiva. En todo el artículo de Espinosa no se dice ni una vez con claridad de que país se está hablando, donde está la Mezquita Roja, de que país es capital Islamabad. No se dice en el titular, ni en el subtítulo, ni en la entradilla, ni en los primeros párrafos del cuerpo de texto. Se habla del gobierno del presidente Pervez Musharraf pero tampoco se añade de que estado es presidente ¿Cuanta gente sabe de que país es capital Islamabad?
La palabra Pakistán aparece sólo cuando ya se ha consumido medio artículo y porque un líder de un partido religioso asegurá que habrá una revolución en Pakistán. Poco antes del final consta también que "como es habitual en Pakistán, nadie se responsabilizó del ataque". Por si fuera poco, la noticia va firmada en Teherán, con lo que la confusión es todavía mayor.
En definitiva, un error. Los que escriben al dictado no se equivocan, ellos mismos son una equivocación.

viernes, 27 de julio de 2007

Tramposos de izquierdas

En el grupo parlamentario de Compromís de las Corts Valencianes hay una crisis desbocada de la que no se sabe quien saldrá ganador pero, en todo caso, es seguro que los perdedores serán los ciudadanos, pocos pero seguramente más de los que se merecían, que les votaron el pasado 27 de mayo.
De lo siete diputados que tienen, dos pertenecen al Bloc Nacionalista Valencià, partido con entidad propia; dos más, al sector minoritario de Esquerra Unida que se llama Esquerra i País, y tres, a la mayoría de Esquerra Unida agrupada alrededor del Partido Comunista. La espoleta que desató la inmensa tormenta que, de momento, ha descargado ya, entre otros chaparrones, la amenaza de expulsión de Esquerra Unida para las dos diputadas de Esquerra i País y el inminente relevo de la portavoz del grupo parlamentario, fue el nombramiento de Amadeu Sanchis como miembro del Consejo de Administración de Radiotelevisión Valenciana (RTVV). Sanchis es afín a la mayoria de EU y, por tanto, sólo tres de los siete diputados de la coalición están con él. Pero ya está nombrado. Ahora los cuatro diputados que se oponen a su nombramiento, convertidos en mayoría en el grupo parlamentario, quieren forzar su relevo. Lo hacen al grito de que su perfil es demasiado político (fue el cabeza de lista de EU en las municipales de Valencia y no fue elegido) y que la ley prevé "personas de méritos profesionales relevantes" de los que Sanchis adolece. Tienen razón, su perfil no es el pertinente pero se han hecho tantas trampas, ellos incluidos, que no hay solución posible.
No la hay porque, para empezar, pese a que todos los partidos hablan de "sus representantes en el Consejo de RTVV", esa figura no existe. Los miembros del Consejo no representan a los partidos, según la ley, quiero decir. Los escogen los grupos parlamentarios pero no representan a nadie más allá de los ciudadanos ya que RTVV es pública. Deberían leerse la ley. También los periodistas que han consagrado la figura de "representantes de..." Y claro, siguiendo esta filosofía no partidista, a los miembros elegidos no se les puede relevar a gusto de los partidos. El relevo, también está en la ley, sólo puede ser por final de legislatura, dimisión o renuncia, incompatibilidad, incapacidad permanente o muerte. Es decir, Amadeu Sanchis seguirá. Y todos perderemos, porque todos mienten. Los que le han colocado porque, efectivamente, aunque luego se quejen de la manipulación partidista de Canal 9 a favor del PP ellos también han colocado a un comisario. Pero los que ahora protestan, Bloc y EiP, firmaron en su día que el elegido sería cuota de Esquerra Unida y, además, durante años han bendecido, en el caso de EiP, que la propia lider electoral de la formación, Gloria Marcos, fuera consejera. Como si Rajoy o Llamazares estuvieran en el Consejo de Administración de RTVE. Se echa de menos un poco de coherencia y sobra oportunismo.

Nadie ve a la "consellera" de cultura

El hombre es un animal político. Si lo dijo Aristóteles, bien dicho está. Claro que, desde Aristóteles han pasado ya 2400 años y el concepto de política ha sufrido mucho zarandeo. Dije ayer que revisaría las audiencias del programa matinal, empieza a las 9'20, de Canal 9 llamado "La Tertulia". Buena parte de las personas entrevistadas son políticos. Sobre los criterios de selección de los invitados ya expliqué que son plurales, a la manera Canal 9. De los últimos 13, 11 son miembros del gobierno de la Generalitat presidido por Francisco Camps, Partido Popular, y los otros dos, un empresario del sector turístico y un directivo de una empresa dependiente de la propia Generalitat. A estos dos los obviaré.
Lo dicho, las audiencias. Los tres vicepresidentes, Vicent Rambla, Gerardo Camps y Juan Cotino tuvieron, respectivamente, un 2'2 de share(% sobre los que están mirando la televisión), un 2 y un 0'2; en espectadores, 5000, 4000 y 1000. Pocos, pocos.
En cuanto a los distintos "consellers", el más visto fue Serafín Castellano, un 5'8 de share (9000 espectadores). Por debajo de él, Manuel Cervera se quedó en el 4 (8000); Alejandro Font de Mora, en el 3'7 (7000) y, una décima menos, Fernando de Rosa, 3'6 (7000). La entrevista con Maritina Hernández obtuvo un 2'8 (5000); Angélica Such, un 2'2 (4000), y José Ramón García Antón, un 1'4 (3000). La invisible, todo un record, fue Trinidad Miró, nueva responsable de cultura, que tuvo un share del 0'1, un seguimiento tan reducido que no llega a contabilizar un solo espectador, cero, nadie. Piénsese que estamos hablando de un público potencial superior a los 4 millones de personas y que a esas hora de la mañana más de 200.000 personas están ante el televisor.
El programa en cuestión, "la Tertulia", tiene protagonistas políticos pero huye de la política como la entendía Aristóteles. No hay debate, no hay controversia, no fomenta la participación política ciudadana. Las referencias políticas que ofrece Canal 9 son exclusivamente de escaparate, propaganda. El mensaje puede llegar a calar pero no por el interés que despierta sino porque se constituye en discurso hegemónico, exclusivo. Por eso nadie sigue los programas de contenido político de Canal 9 pero esa inmensa mayoría ausente acaba votando a los mismos que no ve. Así que animales políticos, sí pero 2400 años después, animales domesticados.

jueves, 26 de julio de 2007

Plurales a su manera: Canal 9

Canal 9 es el nombre de la televisión autonómica valenciana. Una televisión al servicio del Partido Popular según todas las voces, excepto las del Partido Popular, claro. Por ejemplo, Miguel Domínguez, concejal del PP del Ayuntamiento de Valencia y recientemenbte nombrado miembro del Consejo de Administración de RTVV, el ente que agrupa Canal 9 y Ràdio 9, asegura que Canal 9 es la única televisión que consume. Es posible, aunque no seguro, que tanta información unidireccional esté detrás de afirmaciones como la que hacía ayer en un artículo en el diario "Levante" donde aseguraba que era pertinente que la archidiocesis de Valencia dedicara un templo a los mártires de la guerra civil ya que fueron asesinados, decía, por su fe católica, "personas que nada tenían que ver con la política , absolutamente inocentes y ajenas a los argumentos que esgrimían ambos bandos para justificar la contienda". Como si tener algo que ver con la política significara culpabilidad y como si los golpistas y los defensores de la República tuvieran motivaciones comparables para guerrear.
Bien, pues, Canal 9. Esta televisión tiene un programa matinal de tertulia de actualidad, "La Tertulia". En once de las últimas trece emisiones del espacio los invitados han sido los miembros del gobierno autonómico del PP y los dos "infiltrados", un experto en turismo que pertencece a la patronal valenciana, Vicente Blasco Infante, y un directivo del Oceanográfico, recinto que depende del gobierno de la Generalitat valenciana, Manuel Castellote. Según se mire, todo un ejemplo de pluralismo. Aunque lo interesante es ver las audiencias de este programa. Las vemos mañana.

martes, 24 de julio de 2007

No te puedes fiar ni del ángel de la guarda

"Seria fantàstic (...)
Que arribés el dia del sentit comú.
Trobar-se com a casa a tot arreu.
Poder badar sense córrer perill".
En castellano, algo así como: "Sería fantástico (...) que llegara el día del sentido común, encontrarse como en casa en cualquier sitio, poder ir despistado sin correr peligro".
Lo dice Serrat en su canción "Sería fantástico". Remarco esto de poder andar despistado sin miedo a un revolcón. Vivimos días, años, siglos, de todo lo contrario. Andamos terrenos minados. Todo son trampas. Incluso los que dicen ser nuestros ángeles de la guarda se portan como vulgares trileros con disfraz. Pienso en los periodistas y los políticos. Los tenemos en nómina pero no sabemos para quien trabajan. O sí. Trabajan para ellos aunque vivan a nuestra costa. Dos ejemplos curiosos. Puede decirse que son anécdotas pero se repiten constantemente. Así que de anécdotas, nada, categorías, categorías.
Hoy "El Mundo" y "El País" destacan en sus ediciones, en papel y en la red, que son líderes de los medios "on line" en España. Sí, lo destacan los dos ¿Cómo puede haber dos líderes? Pues porque "El Mundo" presenta datos de la OJD (en junio ellos tuvieron 9'2 millones de lectores y los de PRISA, 6'8) y "El País" habla de cifras de la empresa de medición de audiencias en internet "Nielsen/NetRatings (4'9 millones de lectores contra los 4'6 millones de "El Mundo"). El caso es preservar sus intereses, lo de informar al lector, será, en todo caso, en otro momento.
Por otro lado, ahí tienen al progresista PSOE aplaudiendo el secuestro de "El Jueves" y a los abanderados del orden y el respeto, el PP, calificándolo de retroceso para la libertad de expresión. Nada es blanco o negro, siempre depende. Depende de lo que ellos creen que les pueda reportar más beneficios.
Por tanto nada de confianzas. Estos, periodistas y políticos, respetan los semáforos según y cómo. Obligado mirar bien antes de cruzar. Una vez José Rodríguez de la Borbolla, entonces presidente andaluz, se quejó de una decisión del gobierno González y Alfonso Guerra le abroncó. Borbolla, Pepote, se extrañó por el rapapolvo y le pidió a Guerra que le dijera donde estaba la raya hasta donde se podía quejar y Guerra le respondió que la raya se mueve. Es decir, depende. De según como se mire todo depende. Palabra de Jarabe de Palo.

viernes, 20 de julio de 2007

Jo vull ser rei

Pésima noticia la que nos brindan hoy entre la fiscalia y el juez del Olmo. Secuestran “El Jueves” por reírse de los Príncipes. Se trata de una revista de humor. Humor. Parece que no es suficiente con que alrededor de la Casa Real haya un cordón informativo que evita cualquier aproximación crítica a ellos. Como si estuvieran por encima del bien y del mal. Ya ni nos podemos reír a su costa. Todo el mundo está expuesto a ser objeto de chanza, faltaría más, pero la Monarquía no. Al final sucede como con la Iglesia, la Monarquía es una institución tan fuera de su tiempo que cada vez que roza con la democracia saltan chispas. Y siempre sale perdiendo la democracia.
El auto de del Olmo podría también ir en portada de “El Jueves”. Dice que se muestra a Felipe y Letizia en una actitud “claramente denigrante y objetivamente infamante”. En fin, se trata de una posición bastante clásica en el juego del amor. Están follando, sí. O el juez defiende la discreta posición del misionero o lo que quiere decir es que a los Príncipes no se les puede caricaturizar follando. Añade también que la conversación supone un “grave menoscabo del prestigio de la Corona”. Es un chiste, nada más. Poco prestigio hay que tener para que la ocurrencia de un humorista sea capaz de menoscabarlo gravemente.
Desde 1977 “El Jueves” no había sufrido un secuestro por orden judicial, y no será que no se han metido con gente. En 1977 hacía poco más de un año y medio que había muerto Franco. Treinta años después parece que la democracia española sigue siendo menor de edad, o “light”, o poquita cosa. Y ya se sabe que cuando la democracia arrastra un adjetivo (con Franco “democracia orgánica”) no hay democracia.
Recomiendo escuchar la canción de “Els Pets” “Jo vull ser rei”. Entre otras cosas dice: “ser por cojones Jefe de Estado sólo por ser hijo de papa… nunca ser escogido, nunca ser votado y encontrar siempre la moto con el botón en marcha…aburrido de estar rodeado de mamones, sudando infalibilidad, como un cacique o un dictador… y viajar mucho ya sea oficial o por placer que ya se sabe que en Suiza se esquía muy bien…si todos somos igual ante la ley por qué cojones yo no puedo ser rey”.
Y por cierto, al juez del Olmo y a la fiscalía les pido que miren la tele, cualquier día, a cualquier hora y que la misma energía que dedican a proteger a los Príncipes, la dediquen a defender a los que nos sentimos infamados y denigrados por los productos que se ofrecen.

miércoles, 11 de julio de 2007

¿Hizo algo Gotzone Mora como presidenta del Foro de la Inmigración de Madrid?

Quedé hace unos días en que revisaría la gestión de Gotzone Mora como presidenta del "Foro Regional de Inmigración" del gobierno de Madrid de Esperanza Aguirre. Cuando la semana pasada Mora fue nombrada Secretaria Autonómica de Inmigración de la Generalitat valenciana, su estancia en la presidencia del "Foro" madrileño se presentó como aval. Veamos. En principio, la última referencia que se encuentra en internet si se cruzan los terminos "Gotzone Mora" y "Foro Regional de Inmigración" se refiere a su nombramiento para el cargo que data de mayo de 2005. Desde entonces ninguna entrada más. Sospechoso. Resulta extraño que no se recoga ninguna actividad. Nada.
Puesto en contacto con diferentes asociaciones de inmigrantes y agentes sociales de los que componen el "Foro" nadie sabe dar razón de quien es la señora Mora y los que si están informados de su existencia, por ejemplo Carmen Lanagrán, responsable de Inmigración de UGT, me aseguran que nunca han tenido una reunión con ella y que el "Foro" es absolutamente virtual. Me dice Lanagrán que ella está en su actual cargo desde 2005 y que el único acto en el que ha participado desde entonces relacionado con el organismo fue la presentación del "Foro" que se celebró a principios de 2006. Desde entonces, el "Foro" no se ha reunido nunca y Gotzone Mora no ha dado nunca señales de vida. Ana González, de Comisiones Obreras, confirma que el organismo presididio por Mora no se ha reunido jamás. Añade González que el "Foro", creado en 1998, funcionó en tiempos de Gallardón pero que después de las elecciones de 2003, con Aguirre de presidenta, tardó más de dos años en constituirse y posteriormente no ha tenido ninguna actividad.
Convencido de que en la Consejería de Inmigración de la Comunidad de Madrid si tendrían información sobre lo realizado por el "Foro" durante los dos últimos años, lo primero que me encuentro es que el teléfono del organismo que consta en su página web (914208886) no existe. En cuanto a la información que se ofrece en la página, en el apartado "Actualidad" solamente hay una noticia que data del 15 de febrero de 2006 que se refiere a que la entonces consejera de Inmigración Lucía Figar pesidió la constitución del órgano. El acto del que ya me habían hablado desde los sindicatos. Tampoco hay más suerte en la pestaña de "Planes y actuaciones" ya que también hay una única entrada en la que se explica muy brevemente en que consiste el "Foro". Nada más. Ya que por web no había nada que hacer, decido llamar telefónicamente a la consejería de Inmigración del gobierno de Madrid con la intención de que me faciliten datos sobre la gestión del organismo durante la presidencia de Gotzone Mora. Tampoco lo consigo. De entrada en la centralita de la consejería no tienen el teléfono del "Foro". Lo acaban buscando en la página web y me facilitan el que está fuera de servicio. Se lo explico y me aseguran que en prensa sí que sabrán algo. Llamo a prensa, de ahí me pasan a la viceconsejería de Inmigración y desde esta extensión me devuelven a prensa. Me dicen que deje mis datos y que me llamarán cuando tengan la información que les reclamo.
La conclusión es que durante la presidencia de Gotzone Mora el "Foro Regional de la Inmigración" de Madrid estuvo absolutamente inactivo y así sigue. Además queda una cuestión pendiente: Gotzone Mora fue nombrada Secretaria autonómica del Gobierno valenciano con fecha 6 de julio de 2007 pero los miembros del "Foro Regional de Inmigración" no tienen, a día de hoy, constancia de que haya cesado al frente de este organismo.