lunes, 15 de octubre de 2018

EL SR. NAVARRO, LOS DISTINGUIDOS EMPRESARIOS Y LOS PÁJAROS




Salvador Navarro (primero por la izquierda), presidente de la CEV, junto a otros dirigentes empresariales valencianos (Foto: Ive).


Decía este fin de semana en una entrevista el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, que el proyecto de poner en marcha el SDDR (Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases) era una “pájara mental” y que “finalmente se demostró que no era tan positivo”. Bueno pues si a él lo del SDDR le parece “una pájara mental” a mi me parece que los grandes empresarios valencianos, a cuyo frente está Navarro, son “pájaros de cuidado”.
Y no, no es cierto que “finalmente se demostró que no era tan positivo”. No se demostró nada porque nada se hizo. Las cosas están como estaban. Los ciudadanos seguimos pagando hasta tres veces por los envases de bebida que consumimos y las grandes marcas de bebidas continúan contaminando el medioambiente y, encima, forrándose por ello a nuestra costa.
En el País Valenciano consumimos alrededor de 7 millones de envases de bebida diarios y solo se recogen en los contenedores correspondientes 2 millones de ellos. Así pues, alrededor de 5 millones se pierden cada día. Son los envases que van a nuestras calles, a nuestras cunetas, a nuestros bosques y muchos de ellos acaban en nuestros mares. Esos mares que, según los científicos, tendrán en 2050 más toneladas de plástico que de peces. Esos mares infestados de residuos con peces llenos de micropartículas de plástico en sus cuerpos que, finalmente, comiendo o cenando, acabamos llevando hasta nuestro estómago; también a los de las familias de los empresarios indolentes. Europa es el segundo productor de plástico después de China, el Mediterráneo el mar con mayores vertidos y España, tras Turquía, el país europeo que más plásticos tira al mar, por encima de las 120 toneladas por día.
Claro que, por seguir con la terminología de Navarro,  a los “pájaros de cuidado” que dirigen nuestras grandes empresas embotelladoras y de supermercados eso no parece preocuparles. La diferencia entre esos 7 millones de envases que se consumen y los 2 que se recogen adecuadamente es negocio para ellos. Ecoembes, la principal entidad que estas empresas han creado para gestionar los envases usados, es quien materializa el negocio pero no hay que olvidar que en su Consejo de Administración están desde Carrefour a Mercadona, desde Procter&Gamble a Coca-Cola, desde Pepsi a Danone, desde L’Oreal a Pescanova. Ecoembes cobra, a través del punto verde, por todos los envases, pero después solo paga a los ayuntamientos por el tercio que va a los contenedores adecuados. Todo lo que se pierde es su gran negocio.
¿Y quién sufraga ese negocio? Pues claro, el ciudadano. El paciente ciudadano que, después de pagar ese punto verde cuando compra su botella, por culpa de que Ecoembes, es decir las grandes empresas reunidas, no recoge más que un 30% de los envases, ha de volver a pagar por la recogida de los que se quedan en las calles, en las papeleras o en el contenedor equivocado, y luego por su transporte y más tarde por su tratamiento en las plantas de basuras. Todo el proceso debería correr a cargo de las empresas que ponen la botella en el mercado pero no, porque no  cumplen. Y como no cumplen ellos, pagamos todos.
Repito, en España, también en el País Valenciano, no se recicla más de un tercio de los envases que se usan. En Alemania, en Estados Unidos, en Australia, en Suecia, en Noruega, en Lituania o en el resto de 40 países y regiones del mundo donde funciona el SDDR, el nivel de reciclado supera el 90% de media. Y es muy fácil de entender: si el envase lleva un depósito de 10 céntimos, ni un solo envase se pierde en la calle, en una playa o en una papelera. ¿O ustedes han visto muchas veces monedas de 10 céntimos abandonadas por el suelo?  Pues eso, los “pájaros de cuidado” le llaman “pájara mental” a preservar nuestro medio ambiente y a velar porque no se estafe a la ciudadanía… y siguen volando tan tranquilos porque no hay gobierno que les pare los pies o, mejor dicho, que les corte las alas.

jueves, 24 de mayo de 2018

DE CORRUPTOS Y ESPAÑOLES


congreso nacional del PP
El presidente Rajoy en el pasado congreso del PP de febrero de 2017. (Foto J. Lizón)



Nos gobierna la mafia. Así son las cosas: los corruptos están al frente de las instituciones en España. Cualquier observador honrado lo tenía claro desde hace tiempo pero, desde hoy, lo podemos dar por “oficialmente reconocido”. Los tribunales lo certifican: el PP es un partido corrupto y muchos de sus principales dirigentes están camino de la cárcel. Por cierto, Zaplana a punto de entrar en la prisión de Picassent. Les aseguro que esto en Valencia es un símbolo definitivo. “El President a Picassent”.
De todas formas yo no quiero hablar de cuestiones judiciales sino, aprovechando la sentencia del “caso Gürtel” y todo lo demás que sabemos, volver a reflexionar políticamente sobre lo que está pasando.
Escuchar hoy a los dirigentes del PP decir que “son cosas del pasado” demuestra que siguen en sus trece, desprecian a la gente, no son demócratas y, por tanto, siguen dando amparo a la corrupción. Claro que las sentencias judiciales se refieren al pasado, siempre se juzgan cosas ya hechas, faltaría más que los tribunales juzgaran hechos del día o que aún no se han dado. ¿Nos toman por imbéciles?
El problema es que los delitos ahora descubiertos los han cometido personas con antecedentes de turbidez política cuando fueron nombrados. Claro que lo de Zaplana es pasado pero cuando el PP lo consagra como su líder en Valencia ya sabían de sus chanchullos telefónicos pidiendo comisiones o de sus compras de concejales para llegar a la alcaldía de Benidorm; y cuando Aznar lo hace ministro estaban los periódicos llenos de sus pagos en paraísos fiscales a Julio Iglesias, sus recalificaciones “turbo” en Terra Mítica, sus sobreprecios en obra pública, sus fondos de reptiles en Canal 9 y su rodillo parlamentario para evitar la fiscalización de la oposición. Y lo mismo vale para Rato, para Blasco, para Fabra, para Cifuentes, para Aguirre, para López Viejo, para Bárcenas, para Matas, para Mato, para Olivas, para Camps… y no sigo porque la lista es casi infinita.
Políticamente el PP es un partido corrupto porque jamás se ha preocupado de evitar la corrupción apartando a todos aquellos que manchados por la sombra de sus estafas, sus prevaricaciones llegaban a los cargos perdonando la vida a los demás y negando todas las explicaciones que se les reclamaban. No solo no los apartaban sino que llenaban las listas electorales con ellos. Si el descubrimiento de los actos delictivos hubiera sido una sorpresa, se podrían aceptar sus excusas, pero no, estaban avisados.
En realidad, uno detrás de otro, se nombraba a mafiosos y quien nombra a un mafioso a sabiendas, no puede ser otra cosa que un mafioso todavía mayor. La famosa boda de la hija de Aznar es el símbolo perfecto para entender lo sucedido. Si en cualquier boda, la mayoría de los invitados del padre de la novia son médicos, seguro que el progenitor en cuestión tiene que ver con la medicina; si son triatletas, es que el padre es triatleta y si, como en el caso de la boda de Ana Aznar, son corruptos, delincuentes, comisionistas, estafadores y sinvergüenzas, es que el padre es de la misma calaña. Lo grave es que el padre era el presidente del Gobierno.
Lo dicho, nos gobierna la mafia,. En las instituciones está su “rama institucional” pero, no nos engañemos, el tronco está en las grandes empresas, en los grandes bancos, en quienes controlan el sistema. Son esos que no se presentan a las elecciones pero mandan gobierne quien gobierne. Son los que pagan las comisiones a cambio de sus millonarios beneficios a costa de todos, los que mueven los hilos, los que ponen las reglas del juego y se llevan por delante a quien las incumple. Sugieren leyes a su medida y recompensan con las puertas giratorias los servicios prestados. Sirva de ejemplo Telefónica: pasa como con la boda de Aznar, ¿por qué contrata Telefónica a corruptos del nivel de Rato, Urdangarín o Zaplana? ¿No conocen su pasado? El ejército de investigadores que tiene Telefónica sabe más de estos tres sujetos (y de mucha otra gente) que la misma policía, por tanto, si Telefónica contrata mafiosos es porque ellos forman parte del mismo negocio.
Qué lástima que Albert Rivera y sus “Ciudadanos” miren a tanto corrupto y sólo vean españoles. Españoles como ellos.


-->

lunes, 12 de febrero de 2018

DE COBARDÍAS, DE PRESENTE Y DE FUTURO.




Ayer, una semana después de mi destitución como Secretario Autonómico de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana, viendo “Los papeles del Pentágono, la última película de Spielberg, me llamó la atención una frase que, ligada a las dudas que la editora del “Washington Post” tenía sobre si hacer públicos los documentos secretos de la Defensa de los Estados Unidos, venía a decir: “si lo publicamos, podemos estar muertos en seis meses… si no lo publicamos, estaremos muertos mañana mismo”. Y pensé que sí, que exactamente, que las cobardías que pretenden salvar el presente siempre terminan condenando el futuro.


viernes, 2 de febrero de 2018

APOSTAMOS POR REFORZAR EL USO DE LAS AGUAS DEPURADAS

Después de una jornada, la de anteayer, en la que, y creo que fue la primera vez en todo lo que llevamos de legislatura, no tuve ni actos, ni reuniones, ni visitas ni nada similar, empecé la jornada con un par de encuentros con los directores generales: con la directora general de Prevención de Incendios, Delia Álvarez, sobre la coordinación y organización de las actividades de las brigadas locales de Prevención, y, más tarde, con el de Calidad Ambiental, Joan Piquer, para tratar cuestiones ordinarias de los consorcios de residuos y los controles de calidad del aire. Antes de que finalice este mes tenemos convocada la reunión de la Mesa de Calidad del Aire de Castellón, una zona especialmente sensible, con colectivos fuertemente movilizados por esta cuestión que llevan mucho tiempo, demasiado, reclamando la celebración de esa reunión. 

 
Como todos los jueves, fue, también en el Palau de Castellfort, a la reunión del «Consellet» previa al Pleno del Consell de los viernes. Ayer, de nuestra Conselleria, llevábamos una serie de contrataciones relativas a los servicios de nuestras depuradoras. Se trata de instalaciones propiedad de la Generalitat que, a través de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (EPSAR), se contratan con empresas que ganan los concursos de gestión por un período de 4 años, ampliables, año a año, a 4 más, hasta 8. 

 
Ya por la tarde, tuvimos precisamente Consejo de Administración de la EPSAR. No fue una reunión demasiado larga, ni con puntos conflictivos. Acordamos, como ya se había hablado con la Diputación de Valencia, estudiar el marco de futuro de las depuradoras que ahora gestiona EGEVASA (empresa mixta de la Diputación y Aguas de Valencia), una vez termine el próximo año el convenio actual; abordamos diferentes cuestiones de organización de personal y revisamos el Informe de Intervención General sobre el funcionamiento de la entidad que es abiertamente favorable. En esta reunión del Consejo de EPSAR también informamos del acuerdo con la Comunidad General «Riegos de Levante-Margen Izquierda» para el suministro de 2,7 hectómetros cúbicos de agua procedente de la depuradora de Rincón de León en Alicante. Se trata de un acuerdo provisional que deberá transformarse en breve en un convenio de futuro. La situación de grave sequía que padece especialmente en el sur de Alicante es muy dura y esta comunidad de regantes, que abarca desde la Huerta de Alicante hasta la Vega de Orihuela, podía ser usuaria de esta agua reutilizada y, a corto plazo, salvar buena parte de su producción agrícola de cara al futuro. 



La necesidad de apostar de forma decidida por el agua tratada en las depuradoras como aportes decisivos y estratégicos para el regadío agrario la hemos expresado aquí en muchas ocasiones. Tenemos un volumen demasiado grande de agua que se pierde por no tener el tratamiento suficiente o, sobre todo, por no disponer de las instalaciones necesarias para su aprovechamiento. Hay que incorporar este agua al circuito de uso. Tocará revisar derechos y usos del agua, repartirlos convenientemente porque con más agua saldremos todos ganando.

miércoles, 31 de enero de 2018

EL CONSORCIO DE RESIDUOS DE XIXONA (A2) ESTÁ HACIENDO EN 3 AÑOS LAS INVERSIONES QUE NO HABÍA HECHO EN 15

Ayer me pasé buena parte del día, al menos hasta primera hora de la tarde, en Alicante.

Asistí, en la sede de la Diputación alicantina, a la reunión que celebraba el Consorcio de Residuos Alicante-2 (A2), en el que participan representantes municipales de las comarcas de l'Alacantí, l’Alcoià, el Comtat y la Foia de Castalla.

Primero tuvo lugar la Junta de Gobierno y, después, el Pleno del Consorcio. Fui con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer. La presidenta de este Consorcio es Isabel López, alcaldesa de Xixona, donde se encuentra ubicada la planta de tratamiento de la zona. 

Planta de tratamiento de Piedra Negra en Xixona. Foto: Manuel Lorenzo (El Mundo)

La sesión fue de trámite. Temas de tipo administrativo y cuestiones ordinarias. Se aprobó todo por unanimidad.

Mi presencia tanto en la Junta como en el Pleno no tenía otra razón de ser que mostrar públicamente, como Secretario Autonómico responsable del área de residuos, mi apoyo y respaldo a todos los miembros del Consorcio por el trabajo que están haciendo. 


En la prensa se publicó hace unos días que el vertedero de Xixona recibía muchos residuos, sobre todo voluminosos y restos industriales, a los que no se les da el tratamiento adecuado. Y es cierto. En el de Xixona, como en muchos otros vertederos de nuestra Comunitat, se reciben más residuos de los que tocaría y en peores condiciones.

El equipo de la Conselleria lleva dos años trabajando duramente por revertir esta situación. No es sencillo. Desde el primer día explicamos que, durante años y años, la falta de infraestructuras e instalaciones, la ausencia de planes en vigor, la pésima estrategia en la gestión de la recogida y la nula "paz social" en la mayoría de los Consorcios de nuestra Comunitat, especialmente en la provincia de Alicante, han dejado un panorama desolador. Además, comportamientos irregulares (por no decir mafiosos) que los tribunales están investigando han bloqueado muchas soluciones o las han complicado todavía más.

Lo hemos dicho repetidamente. Nuestras plantas no cumplen los propios límites que marcan nuestras normativas y nuestras políticas van encaminadas a alcanzar esos límites y mejorar sustancialmente los resultados. Por eso estamos potenciando la separación en origen, el quinto contenedor, la recogida puerta a puerta; por eso estamos invirtiendo en ecoparques fijos y móviles en los que nunca se había invertido como hasta ahora; por eso planificamos nuevas instalaciones y las negociamos con las comarcas afectadas; por eso implementamos las inversiones de mejoras en las plantas de tratamiento que deberían haberse hecho hace 8, 10 ó 15 años.

En el caso concreto del Consorcio A2, el de Xixona, desde 2006 tienen pendiente la puesta en marcha de su proyecto de gestión y, sin él, las inversiones que necesita la planta no pueden realizarse.

Ahora, gracias a una solución transitoria que acaba de aprobar el Consell de la Generalitat, se podrá hacer una primera inversión de tres millones y medio de euros. Y a mediados de este año la planta dispondrá ya de importantes mejoras tanto en lo relacionado con la valorización de residuos voluminosos como en su triturado de manera adecuada. Además, el proyecto de gestión definitivo, el nuevo, está a punto de acabarse y, una vez aprobado, las inversiones previstas rondarán los 20 millones de euros, lo que implicará mejoras sustanciales, importantes beneficios medioambientales y procesos de tratamiento con un aumento exponencial del rendimiento de la planta de Xixona.

En definitiva, por todo ello, para reconocer desde el Gobierno del Botánico el esfuerzo que están realizando todos los miembros del Consorcio, estuve ayer en Alicante. Y todo esto que explico aquí por escrito, también lo expliqué ayer ante los periodistas alicantinos, en la puerta de la Diputación, que me preguntaron al respecto. 


Ya de vuelta, y una vez en el despacho, aproveché para avanzar faena acumulada, para hacer algunas llamadas telefónicas que me habían quedado pendientes durante el viaje en coche (porque la comunicación constantemente) y, en general, para revisar a fondo papeles y escribir algunas notas de cuestiones que no quiero que se me olviden.