miércoles, 7 de noviembre de 2018

FEUDALISMO VERSIÓN XXI




La historia oficial mantiene que el feudalismo desapareció allá por el siglo XVI. No es exacto, mejor dicho, no es cierto. El feudalismo sigue vivo. Claro que en una versión más civilizada, más discreta y menos evidente pero sigue, ya les digo yo que sigue. Hace 500 años dio un paso atrás pero fue para reorganizarse. Hoy como entonces se sigue respetando su sentido: no todos somos iguales ante la ley, por más que adaptemos sistemas de gobierno formalmente diferentes, una minoría muy minoría manda sobre los demás independientemente de quien gobierne.
Viene todo esto a colación, ya lo pueden imaginar, de la decisión del Tribunal Supremo de desdecirse y volver cargar sobre los bolsillos de la ciudadanía el pago de los impuestos vinculados a la tramitación de las hipotecas.
No sé que sucedió para que, anteriormente, unos jueces sentenciaran que quien debe hacer frente a ese pago son los bancos. Tuvieron un lapsus, está visto. Zafarrancho de combate, todas las fuerzas vivas de las finanzas patrias pusieron el grito en el cielo, las llamadas a capítulo y los contactos telefónicos sacarían humo y, sin disimulo y a cara descubierta, los jueces vuelven a reunirse y ponen las cosas en su sitio: a pagar los ciudadanos.
Tanta desfachatez impresiona. Es evidente que la Banca española usa su dinero (el nuestro, incluidos los 60.000 millones de los rescates) para comprar a quien hace las leyes y a quienes han de interpretarlas.
Por si faltaba algo, durante los días de dudas sobre la “última palabra” del Tribunal Supremo, no se privaron de avanzarnos que (la Banca siempre gana, como en los garitos más oscuros) si perdían la sentencia tampoco pasaba nada porque lo iban a repercutir en los clientes. O sea, te pongas como te pongas te voy a joder. O como decía Eduardo Galeano, “nos mean y dicen que llueve”.
Ayer, otra vez, ganó la Banca y perdió la gente; ganó el feudalismo y perdió la democracia; ganó la minoría y perdió la mayoría.
Mayoría, esa es la cuestión. La mayoría está representada en el Parlamento, luego debería ser allí donde se reaccionara y se legislara para que estas cosas no puedan pasar. Pero no. Gobierne quien gobierne, manda ellos.
Un día vendrá alguien que les quitará la razón. Como ayer el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se  la dio a Arnaldo Otegi y reconoció que se le juzgo de manera injusta, como pasará con los presos políticos catalanes… pero eso será más adelante. Mientras, todo sigue “como dios manda” y aquí que no se mueva nada. El territorio es su solar y nuestros derechos su margen de negocio.
(Foto: Dani Duch)

lunes, 15 de octubre de 2018

EL SR. NAVARRO, LOS DISTINGUIDOS EMPRESARIOS Y LOS PÁJAROS




Salvador Navarro (primero por la izquierda), presidente de la CEV, junto a otros dirigentes empresariales valencianos (Foto: Ive).


Decía este fin de semana en una entrevista el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, que el proyecto de poner en marcha el SDDR (Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases) era una “pájara mental” y que “finalmente se demostró que no era tan positivo”. Bueno pues si a él lo del SDDR le parece “una pájara mental” a mi me parece que los grandes empresarios valencianos, a cuyo frente está Navarro, son “pájaros de cuidado”.
Y no, no es cierto que “finalmente se demostró que no era tan positivo”. No se demostró nada porque nada se hizo. Las cosas están como estaban. Los ciudadanos seguimos pagando hasta tres veces por los envases de bebida que consumimos y las grandes marcas de bebidas continúan contaminando el medioambiente y, encima, forrándose por ello a nuestra costa.
En el País Valenciano consumimos alrededor de 7 millones de envases de bebida diarios y solo se recogen en los contenedores correspondientes 2 millones de ellos. Así pues, alrededor de 5 millones se pierden cada día. Son los envases que van a nuestras calles, a nuestras cunetas, a nuestros bosques y muchos de ellos acaban en nuestros mares. Esos mares que, según los científicos, tendrán en 2050 más toneladas de plástico que de peces. Esos mares infestados de residuos con peces llenos de micropartículas de plástico en sus cuerpos que, finalmente, comiendo o cenando, acabamos llevando hasta nuestro estómago; también a los de las familias de los empresarios indolentes. Europa es el segundo productor de plástico después de China, el Mediterráneo el mar con mayores vertidos y España, tras Turquía, el país europeo que más plásticos tira al mar, por encima de las 120 toneladas por día.
Claro que, por seguir con la terminología de Navarro,  a los “pájaros de cuidado” que dirigen nuestras grandes empresas embotelladoras y de supermercados eso no parece preocuparles. La diferencia entre esos 7 millones de envases que se consumen y los 2 que se recogen adecuadamente es negocio para ellos. Ecoembes, la principal entidad que estas empresas han creado para gestionar los envases usados, es quien materializa el negocio pero no hay que olvidar que en su Consejo de Administración están desde Carrefour a Mercadona, desde Procter&Gamble a Coca-Cola, desde Pepsi a Danone, desde L’Oreal a Pescanova. Ecoembes cobra, a través del punto verde, por todos los envases, pero después solo paga a los ayuntamientos por el tercio que va a los contenedores adecuados. Todo lo que se pierde es su gran negocio.
¿Y quién sufraga ese negocio? Pues claro, el ciudadano. El paciente ciudadano que, después de pagar ese punto verde cuando compra su botella, por culpa de que Ecoembes, es decir las grandes empresas reunidas, no recoge más que un 30% de los envases, ha de volver a pagar por la recogida de los que se quedan en las calles, en las papeleras o en el contenedor equivocado, y luego por su transporte y más tarde por su tratamiento en las plantas de basuras. Todo el proceso debería correr a cargo de las empresas que ponen la botella en el mercado pero no, porque no  cumplen. Y como no cumplen ellos, pagamos todos.
Repito, en España, también en el País Valenciano, no se recicla más de un tercio de los envases que se usan. En Alemania, en Estados Unidos, en Australia, en Suecia, en Noruega, en Lituania o en el resto de 40 países y regiones del mundo donde funciona el SDDR, el nivel de reciclado supera el 90% de media. Y es muy fácil de entender: si el envase lleva un depósito de 10 céntimos, ni un solo envase se pierde en la calle, en una playa o en una papelera. ¿O ustedes han visto muchas veces monedas de 10 céntimos abandonadas por el suelo?  Pues eso, los “pájaros de cuidado” le llaman “pájara mental” a preservar nuestro medio ambiente y a velar porque no se estafe a la ciudadanía… y siguen volando tan tranquilos porque no hay gobierno que les pare los pies o, mejor dicho, que les corte las alas.

jueves, 24 de mayo de 2018

DE CORRUPTOS Y ESPAÑOLES


congreso nacional del PP
El presidente Rajoy en el pasado congreso del PP de febrero de 2017. (Foto J. Lizón)



Nos gobierna la mafia. Así son las cosas: los corruptos están al frente de las instituciones en España. Cualquier observador honrado lo tenía claro desde hace tiempo pero, desde hoy, lo podemos dar por “oficialmente reconocido”. Los tribunales lo certifican: el PP es un partido corrupto y muchos de sus principales dirigentes están camino de la cárcel. Por cierto, Zaplana a punto de entrar en la prisión de Picassent. Les aseguro que esto en Valencia es un símbolo definitivo. “El President a Picassent”.
De todas formas yo no quiero hablar de cuestiones judiciales sino, aprovechando la sentencia del “caso Gürtel” y todo lo demás que sabemos, volver a reflexionar políticamente sobre lo que está pasando.
Escuchar hoy a los dirigentes del PP decir que “son cosas del pasado” demuestra que siguen en sus trece, desprecian a la gente, no son demócratas y, por tanto, siguen dando amparo a la corrupción. Claro que las sentencias judiciales se refieren al pasado, siempre se juzgan cosas ya hechas, faltaría más que los tribunales juzgaran hechos del día o que aún no se han dado. ¿Nos toman por imbéciles?
El problema es que los delitos ahora descubiertos los han cometido personas con antecedentes de turbidez política cuando fueron nombrados. Claro que lo de Zaplana es pasado pero cuando el PP lo consagra como su líder en Valencia ya sabían de sus chanchullos telefónicos pidiendo comisiones o de sus compras de concejales para llegar a la alcaldía de Benidorm; y cuando Aznar lo hace ministro estaban los periódicos llenos de sus pagos en paraísos fiscales a Julio Iglesias, sus recalificaciones “turbo” en Terra Mítica, sus sobreprecios en obra pública, sus fondos de reptiles en Canal 9 y su rodillo parlamentario para evitar la fiscalización de la oposición. Y lo mismo vale para Rato, para Blasco, para Fabra, para Cifuentes, para Aguirre, para López Viejo, para Bárcenas, para Matas, para Mato, para Olivas, para Camps… y no sigo porque la lista es casi infinita.
Políticamente el PP es un partido corrupto porque jamás se ha preocupado de evitar la corrupción apartando a todos aquellos que manchados por la sombra de sus estafas, sus prevaricaciones llegaban a los cargos perdonando la vida a los demás y negando todas las explicaciones que se les reclamaban. No solo no los apartaban sino que llenaban las listas electorales con ellos. Si el descubrimiento de los actos delictivos hubiera sido una sorpresa, se podrían aceptar sus excusas, pero no, estaban avisados.
En realidad, uno detrás de otro, se nombraba a mafiosos y quien nombra a un mafioso a sabiendas, no puede ser otra cosa que un mafioso todavía mayor. La famosa boda de la hija de Aznar es el símbolo perfecto para entender lo sucedido. Si en cualquier boda, la mayoría de los invitados del padre de la novia son médicos, seguro que el progenitor en cuestión tiene que ver con la medicina; si son triatletas, es que el padre es triatleta y si, como en el caso de la boda de Ana Aznar, son corruptos, delincuentes, comisionistas, estafadores y sinvergüenzas, es que el padre es de la misma calaña. Lo grave es que el padre era el presidente del Gobierno.
Lo dicho, nos gobierna la mafia,. En las instituciones está su “rama institucional” pero, no nos engañemos, el tronco está en las grandes empresas, en los grandes bancos, en quienes controlan el sistema. Son esos que no se presentan a las elecciones pero mandan gobierne quien gobierne. Son los que pagan las comisiones a cambio de sus millonarios beneficios a costa de todos, los que mueven los hilos, los que ponen las reglas del juego y se llevan por delante a quien las incumple. Sugieren leyes a su medida y recompensan con las puertas giratorias los servicios prestados. Sirva de ejemplo Telefónica: pasa como con la boda de Aznar, ¿por qué contrata Telefónica a corruptos del nivel de Rato, Urdangarín o Zaplana? ¿No conocen su pasado? El ejército de investigadores que tiene Telefónica sabe más de estos tres sujetos (y de mucha otra gente) que la misma policía, por tanto, si Telefónica contrata mafiosos es porque ellos forman parte del mismo negocio.
Qué lástima que Albert Rivera y sus “Ciudadanos” miren a tanto corrupto y sólo vean españoles. Españoles como ellos.


-->

lunes, 12 de febrero de 2018

DE COBARDÍAS, DE PRESENTE Y DE FUTURO.




Ayer, una semana después de mi destitución como Secretario Autonómico de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana, viendo “Los papeles del Pentágono, la última película de Spielberg, me llamó la atención una frase que, ligada a las dudas que la editora del “Washington Post” tenía sobre si hacer públicos los documentos secretos de la Defensa de los Estados Unidos, venía a decir: “si lo publicamos, podemos estar muertos en seis meses… si no lo publicamos, estaremos muertos mañana mismo”. Y pensé que sí, que exactamente, que las cobardías que pretenden salvar el presente siempre terminan condenando el futuro.


viernes, 2 de febrero de 2018

APOSTAMOS POR REFORZAR EL USO DE LAS AGUAS DEPURADAS

Después de una jornada, la de anteayer, en la que, y creo que fue la primera vez en todo lo que llevamos de legislatura, no tuve ni actos, ni reuniones, ni visitas ni nada similar, empecé la jornada con un par de encuentros con los directores generales: con la directora general de Prevención de Incendios, Delia Álvarez, sobre la coordinación y organización de las actividades de las brigadas locales de Prevención, y, más tarde, con el de Calidad Ambiental, Joan Piquer, para tratar cuestiones ordinarias de los consorcios de residuos y los controles de calidad del aire. Antes de que finalice este mes tenemos convocada la reunión de la Mesa de Calidad del Aire de Castellón, una zona especialmente sensible, con colectivos fuertemente movilizados por esta cuestión que llevan mucho tiempo, demasiado, reclamando la celebración de esa reunión. 

 
Como todos los jueves, fue, también en el Palau de Castellfort, a la reunión del «Consellet» previa al Pleno del Consell de los viernes. Ayer, de nuestra Conselleria, llevábamos una serie de contrataciones relativas a los servicios de nuestras depuradoras. Se trata de instalaciones propiedad de la Generalitat que, a través de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (EPSAR), se contratan con empresas que ganan los concursos de gestión por un período de 4 años, ampliables, año a año, a 4 más, hasta 8. 

 
Ya por la tarde, tuvimos precisamente Consejo de Administración de la EPSAR. No fue una reunión demasiado larga, ni con puntos conflictivos. Acordamos, como ya se había hablado con la Diputación de Valencia, estudiar el marco de futuro de las depuradoras que ahora gestiona EGEVASA (empresa mixta de la Diputación y Aguas de Valencia), una vez termine el próximo año el convenio actual; abordamos diferentes cuestiones de organización de personal y revisamos el Informe de Intervención General sobre el funcionamiento de la entidad que es abiertamente favorable. En esta reunión del Consejo de EPSAR también informamos del acuerdo con la Comunidad General «Riegos de Levante-Margen Izquierda» para el suministro de 2,7 hectómetros cúbicos de agua procedente de la depuradora de Rincón de León en Alicante. Se trata de un acuerdo provisional que deberá transformarse en breve en un convenio de futuro. La situación de grave sequía que padece especialmente en el sur de Alicante es muy dura y esta comunidad de regantes, que abarca desde la Huerta de Alicante hasta la Vega de Orihuela, podía ser usuaria de esta agua reutilizada y, a corto plazo, salvar buena parte de su producción agrícola de cara al futuro. 



La necesidad de apostar de forma decidida por el agua tratada en las depuradoras como aportes decisivos y estratégicos para el regadío agrario la hemos expresado aquí en muchas ocasiones. Tenemos un volumen demasiado grande de agua que se pierde por no tener el tratamiento suficiente o, sobre todo, por no disponer de las instalaciones necesarias para su aprovechamiento. Hay que incorporar este agua al circuito de uso. Tocará revisar derechos y usos del agua, repartirlos convenientemente porque con más agua saldremos todos ganando.