jueves, 23 de febrero de 2017

LOS "GEO" MEDIOAMBIENTALES TAMBIÉN EXISTEN

A primera hora de la mañana de ayer salí hacia Calp para inaugurar las "IV Jornadas Estatales de Trabajos en Altura para la Conservación de la Naturaleza". También estuvo presente el concejal de Medio Ambiente de la ciudad, Matías Torres. Las jornadas consisten en dos días de debates y exposiciones sobre las tareas específicas de los agentes medioambientales de todo el Estado español que desarrollan su trabajo a grandes alturas, desde la recuperación de aves en nidos de difícil acceso a tratamiento de grandes árboles. Son grupos muy especializados y, durante dos días, pondrán en común sus experiencias, como suele decirse, en un marco incomparable: el del Parque Natural del Peñón de Ifach. 
 
 
En la mayoría de comunidades autónomas, estos grupos tienen regulaciones específicas. Nosotros, en paralelo a una nueva normativa para el conjunto de los agentes, tenemos muy avanzado también este modelo organizativo característico para el grupo de operaciones en altura, de tal manera que facilitaremos su trabajo y, sobre todo, su formación y su seguridad. 


De Calp me fui a Ribar-roja, donde, junto con el alcalde de la localidad, Robert Raga, participamos en la suelta de anguilas en el río Turia. No es la primera vez que participo en una iniciativa de estas características. Lanzamos, no todas nosotros, claro, aproximadamente 5.000 ejemplares traídos del Centro de Recuperación de Tuéjar. Se trata de fomentar la biodiversidad en el río. 


Serán anguilas que no harán el círculo reproductivo completo ya que, lo más probable, es que no lleguen al mar porque el Turia, salvo en contadas ocasiones, desaparece antes de su desembocadura. La dirección del Parque Natural, con Toni Ballester al frente, está detrás de esta iniciativa y, junto con el Ayuntamiento, trabajamos en otras muchas cuestiones ligadas al río como la recuperación del bosque de ribera y la retirada de las cañas invasoras. 


El encuentro con el alcalde Raga nos sirvió también para ponernos al día de otros temas que llevamos entre manos de manera conjunta, además de los ligados al río Turia, la recuperación de algunas canteras de la población, por ejemplo. 

Directamente desde Riba-roja me desplacé al Palau de Castellfort, a la reunión del "Consellet", donde llevábamos algunos temas urgentes, la reparación de una balsa para riego en Callosa d'en Sarrià o las medidas para financiaciar la limpieza de los destrozos provocados por las recientes tormentas de nieve y viento en nuestras montañas. 

Por la tarde, pasé una hora por el despacho ya que tanta ausencia hace que se acumulen los temas pendientes, alguna conversación o algún documento para la firma. 

La semana ha sido muy movida, yendo de arriba a abajo, sobre todo abajo, al sur de la Comunitat. Hoy viernes, si no hay nada nuevo, no me moveré de València.

miércoles, 22 de febrero de 2017

AYER ESTUVIMOS EN EL INFIERNO


Ayer no fue para nada un día sencillo. 

El Partido Socialista votó conjuntamente con el PP en las Cortes Valencianas contra la decisión del Gobierno del Botánico de buscar alternativas a la variante de la carretera de Pedralba que la Diputación, en tiempos de Rus, había diseñado por dentro del Parque Natural del Turia . Los Parques Naturales no son para hacer carreteras, la ley lo dice de manera clara y, más aún, cuando hay alternativas. 

De otra parte, un grupo de vecinos de Buñol y su entorno se concentraron ante la Conselleria para pedirnos el final de la quema de residuos en la cementera de Buñol. Nosotros estamos de acuerdo con la demanda y, como les hemos explicado en muchas reuniones, nuestra política va en esa dirección, pero ni por ley, ni por necesidades de gestión, se puede hacer de un día para otro. Lo que sí está en proceso es la reducción al máximo de la quema de residuos peligrosos y el control del resto. Hay que recordar que si no se queman residuos no peligrosos, la alternativa es el coque de petróleo, la peor variedad de combustible. 

Y la tercera cosa que quería comentar hace referencia a la batida de caza de hace unas semanas en Ayora, sobre la que ayer recibí diferentes observaciones por las redes sociales. Vivimos, debido a la falta de depredradores y de la fuerte sequía que padecemos, una sobrepoblación de diferentes especies que, además, buscan la comida en las zonas de cultivo o, incluso, muy cerca de los núcleos de población. No me resulta nada agradable ver matanza alguna de animales, sabemos, y estamos trabajando en ese sentido, que se puede optar por capturas y traslados, pero, actualmente, no estamos en condiciones de emprender estas iniciativas. Fueron una cincuentena de animales (ciervos y jabalíes, sobre todo) en una cacería de carácter excepcional que permitimos después de muchas y muchas demandas de agricultores que nos demuestran con pruebas inapelables los problemas que les causa esta sobrepoblación. 

Sabemos que el interés general es la suma de muchos intereses particulares que, muchas veces son contradictorios. Nuestro compromiso es respetar ese interés general, meter en él el máximo de satisfacción de los diferentes intereses particulares existentes y, siempre, siendo fieles a lo que defendíamos cuando pedíamos el voto en tiempo de elecciones. No es sencillo pero no vamos a cambiar el rumbo. 

Tampoco es sencillo, ni mucho menos, resolver el tema de la basura en la Vega Baja, pero en eso tampoco vamos a tirar la toalla. 

Ayer estuve en la zona, a ella me refería con el título de este escrito, y, sin embargo, fue una visita satisfactoria y estimulante. 

Satisfactoria porque empezamos a ver los resultados de una política de residuos que ha pasado del patrón de enfrentamiento y mafia al de participación y respeto escrupuloso de la ley, y estimulante porque nos queda mucho por hacer. 


En Guardamar el Segura me reuní, junto con el director de Vaersa, Vicent Garcia, con el alcalde de la localidad, José Luis Sáez, y una parte de su equipo de Gobierno para revisar el proyecto de instalación de una planta de transferencia de basura. Será la primera instalación ligada a la gestión de la basura en toda al comarca. Ahora no hay ni una. Será una estación que permitirá una gestión ordenada de los residuos, que ahorrará mucho movimiento de camiones y que supondrá una inversión de más de 5 millones de euros, la creación de una decena de puestos de trabajo y compensaciones económicas para el municipio. 

Primero nos reunimos en el Ayuntamiento y, posteriormente, fuimos a la zona oeste del término, a unos tres kilómetros del núcleo urbano, en un espacio donde en su día hubo vertederos incontrolados, para ver la ubicación exacta donde irá la instalación. 

 
Los trabajos más importantes son de adecuación del terreno ya que la planta es simplemente una cinta transportadora que traslada la basura de los pequeños camiones de recogida (camiones de una media de 4 toneladas) a los que la llevan hasta las plantas de tratamiento (camiones de más de 20 toneladas). 

La segunda parte de la visita a la Vega Baja también fue con motivo de un hecho destacable: por fin, después de muchísimos años, la Generalitat ha empezado a sellar el vertedero de Proambiente en La Murada, en Orihuela. Se trata del vertedero de Ángel Fenoll, un empresario tan cercano al PP que fue cómplice de Luis Fernando Cartagena en el robo de 50.000 euros a unas monjas de la población y, después, también fue condenado por compra de votos a favor del Partido Popular. 

Estamos sellando alrededor de 15.000 metros cuadrados de un vertedero cargado de irregularidades y, ahora, abandonado. Costará cerca de 800.000 euros y poco más de cuatro meses de trabajos. Acabaremos así con los continuos incendios que se suceden en el vertedero y también con los ríos de lixiviados que aparecen cada vez que llueve o, por la razón que sea, cada vez que sube el nivel freático de las aguas subterráneas. 


Ayer, junto con el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, fuimos a ver el inicio de estos trabajos de sellado. 

El problema es que queda mucho por hacer. El espacio que estamos trabajando es sólo una parte pequeña de la destroza existente. Visitar aquella vieja instalación de Proambiente y su entorno es como entrar en el infierno. Cuánta complicidad de las administraciones se necesita para acabar con un destrozo como el que pudimos observar. Cuántos alcaldes, cuántos consejeros, cuántos funcionarios, cuánta gente miró hacia otro lado mientras se enterraban toneladas y toneladas de basura de manera incontrolada.


Estar en esa zona de La Murada es como estar ante los restos de un gran naufragio. Se calcula que puede haber hasta tres millones de toneladas de basura enterradas de manera ilegal. No se sabe exactamente lo que hay. Estamos haciendo prospecciones para descubrirlo pero nos llevará muchos meses, y para arreglarlo, necesitaremos aún más tiempo y mucho dinero. Lo tenemos que conseguir y que lo pague quien ha provocado esta destroza pero no puede ser que, por cualquier rincón de aquellas montañas, broten ríos de lixiviados, ríos de veneno, que contaminan todo lo que tocan y que nos avergüenzan a todos. Árboles muertos, tierra yerma, nuestra salud en peligro. Evitar que nunca más vuelva a suceder algo parecido justifica toda una acción política.

martes, 21 de febrero de 2017

NUEVE AÑOS DESPUÉS, YA TENEMOS A PUNTO LA RECONSTRUCCIÓN DE LA PLANTA DE ENVASES DE BENIDORM, UNA MÁS

Fue el 24 de enero de 2009, un día de mucho viento, cuando un incendio que comenzó en el límite entre La Nucía y Benidorm terminó calcinando la Planta de Clasificación de Envases Ligeros de Vaersa en la capital de la Marina Baja. La instalación se había quedado sin agua disponible porque toda la que había, había sido utilizada por los bomberos para apagar las llamas que la rodeaban. El caso es que, ese día, el fuego se llevó por delante la planta de envases de Benidorm. La empresa, en ese momento, despidió a una veintena de los más de treinta trabajadores que tenía. Dijeron que en un año la instalación volvería a estar a punto.

Han pasado más de ocho años y la planta aún no se ha reabierto.

Ayer, junto al director general de Vaersa, Vicent Garcia, estuve en Benidorm para anunciar al alcalde de la población, Antonio Pérez, que ya tenemos todo listo para poner en marcha las obras de reconstrucción que deben significar la reapertura de la planta. Si todo transcurre según lo previsto, las obras podrían comenzar en unos tres meses y estar terminadas en un año y medio. La inversión supera los 5 millones de euros.


Después de pasar por el despacho del alcalde benidormí, visitamos la planta, que ahora se limita a ser una estación de transferencia de envases y de residuos urbanos, es decir, un punto donde la basura que llevan los camiones de recogida, de unas tres toneladas de capacidad, se pasa a camiones de más de veinte toneladas y ya se envía a las plantas de tratamiento. 

 
Por culpa de la inactividad de la planta de Benidorm, las plantas de clasificación de envases de Alzira y, sobre todo, la de Picassent están trabajando con unos volúmenes de envases muy superiores a los convenientes ya que la carga de trabajo imposibilita hacer bien las tareas de mantenimiento. Esto implica, pues, que su vida útil se acorta.

Una vez entre en funcionamiento la planta de Benidorm, todos los envases de las comarcas de Alicante pasarán por ella, unas 19.000 toneladas al año, y, por ejemplo, la planta de Picassent pasará de tratar las 25.000 toneladas que trata ahora a poco más de 16.000. 

 
Además, se cumplirá con los principios de proximidad y autosuficiencia en el tratamiento de residuos, reduciendo también las emisiones que conlleva el ir y venir de camiones por el territorio. Y también MUY IMPORTANTE, en una primera fase se crearán 22 puestos de trabajo y, una vez entre en funcionamiento el segundo turno de trabajo, serán 41 los nuevos empleos creados.

Antes de partir hacia Valencia tuve una reunión con el concejal de Compromís en la ciudad, Josep Bigorra, con el que repasamos temas ligados al Medio Ambiente en Benidorm sobre los que nos consultó.

A Valencia llegué bastante tarde. En mi despacho aproveché para repasar temas y trabajos que tenía pendientes. Como siempre, también, firmas atrasadas con el cartel "urgente" en la primera página, que llevaban ya un par de días esperando.

lunes, 20 de febrero de 2017

NO A LA VIOLENCIA MACHISTA, TAMBIÉN DESDE AGRICULTURA Y MEDIO AMBIENTE

La semana la empecé con la habitual reunión de comunicación de la Secretaría Autonómica en la que revisamos todos los temas de agenda, visitas, entrevistas, reuniones y contactos que tenemos previstos de aquí al viernes. Esta semana que tenemos por delante será intensa para la Conselleria ya que estará cargada de actividad parlamentaria que hay que añadir a la carga de trabajo que genera la gestión del día a día. 
 
Después de un par de llamadas telefónicas que tenía pendientes aún de la semana pasada, me fui al Palau de la Generalitat para participar en la concentración de rechazo y condena por el asesinato, uno más, de una mujer a manos de su pareja; un nuevo caso de violencia machista. Ella se llamaba Margaret, tenía 79 años, y fue asesinada en El Campello. Su asesino era un hombre de 86 años. Tenemos que dejar bien claro que la sociedad no acepta estos comportamientos; que los vamos a combatir y perseguir; y que, todos juntos, vamos a por los asesinos, que no tienen lugar entre nosotros. 


 
Al volver al Palau de la Generalitat me reuní con la concejala del Ayuntamiento de Alcublas, Maria Santolaria. Era un encuentro que yo había aplazado en un par de veces y, ayer, finalmente, pudimos hacerlo. Tratamos diferentes temas ligados a la recuperación de los bosques de la zona que se quemaron en 2012 y analizamos las herramientas que tenemos desde la Generalitat para ayudar en estos trabajos. Ahora, pasados ya 4 años desde los incendios, es el momento de poder intervenir, y de eso hablamos. Hay iniciativas que dependen de programas europeos y otras que controlamos nosotros de manera directa. 

  
Ya por la tarde, en el despacho de la consellera Elena Cebrián, hicimos la reunión del Consejo de Dirección de nuestra Secretaría Autonómica. La sesión, que habíamos preparado al detalle, fue larga y sirvió para enfocar las principales cuestiones que llevamos entre manos, especialmente las más urgentes, en las cuatro direcciones generales, así como para revisar la actividad parlamentaria que se avecina y que vuelve a arrancar tras el paréntesis que marca el calendario de Les Corts a finales de año. 
 
Terminada la reunión de trabajo asistí a la conferencia del profesor José Ángel Moreno, destacado miembro de Economistas sin Fronteras, titulada "Semillas de la Economía Alternativa". La charla estaba dentro del Seminario de la Fundación ETNOR, que dirige la profesora Adela Cortina, sobre el "Compromiso de las Empresas con los Objetivos del Desarrollo Sostenible". El profesor Moreno se refirió de manera amplia y clara a la necesidad de que las instituciones se impliquen en favorecer modelos de economía sostenibles ayudando a las pequeñas empresas de la economía colaborativa. Destacó que las grandes empresas no ven mal estos modelos colaborativos hasta el día que se dan cuenta de que les pueden hacer la competencia y, en ese momento, llegan los enfrentamiento. 

  
Tres necesidades destacó para garantizar que los nuevos modelos de economía sostenible puedan tener el éxito que la sociedad necesita: la concienciación individual, la exigencia social y el apoyo político. 
 
El día lo terminé en un restaurante del centro de Valencia cenando con el presidente de la Junta Central de Usuarios del Vinalopó, Andrés Martínez. Hablamos largamente de la problemática del agua en la provincia de Alicante. Poca gente sabe tanto del tema como Martínez. Curiosamente en el apartado de vinos de la carta del restaurante, que era italiano, ponía: "El acqua fa male e il vino fa cantare". Respecto al vino, nada que decir... pero del agua, tengo claro que no sólo no ha de hacer daño sino todo lo contrario.

Julià Álvaro: "No me reconozco en esa imagen de radical que se me atribuye"

OS DEJO ESSTA ENTREVISTA QUE ME HAN HECHO EN "VALENCIAPLAZA". SIRVA COMO REPASO DE UNA PARTE, LA MÁS RUIDOSA, DEL TRABAJO QUE ESTAMOS HACIENDO DESDE LA SECRETARIA AUTONÓMICA DE MEDIO AMBIENTE Y CAMBIO CLIMÁTICO. lA LETRA PEQUEÑA DE NUESTRO TRABAJO YA LA VOY EXPLICANDO DÍA A DIA EN ESTE BLOG, ASÍ QUE ESTO PUEDE SERVIR PARA IR COMPLETANDO.

 

 

 

Julià Álvaro: "No me reconozco en esa imagen de radical que se me atribuye"




Foto: ESTRELLA JOVER

20/02/2017 - 
VALÈNCIA. Julià Álvaro es, tal vez, el dirigente más popular de la segunda línea del Consell. El líder de Verds-Equo ostenta la secretaría autonómica de Medio Ambiente, la encargada -según él mismo explica- de "levantar la mano" cuando una empresa olvida el "encaje ambiental" de su actividad. Tal misión le ha llevado a paralizar la multimillonaria inversión de Puerto Mediterráneo o a impulsar el controvertido Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de Envases (SDDR) que nada gusta a firmas como Mercadona, Consum o Carrefour. Pero Álvaro sostiene que solo es una pieza más del engranaje del Gobierno autonómico y rechaza la "imagen de radical" que se le atribuye.
-Usted, como secretario autonómico de Medio Ambiente, ha cuestionado proyectos de grandes empresas como Puerto MediterráneoCemexPamesaRed EléctricaLafarge... Se le ve como el firme defensor del medio ambiente frente a los intereses de la gran empresa. ¿Asume este rol? ¿Le gusta la imagen que trasciende de usted?
-(Risas) A ver... Se está dando una imagen de cierto integrismo, de cierta radicalidad, y no me reconozco en absoluto con ella, yo creo que en absoluto encajo con este perfil que se me atribuye. Creo que todo lo que estamos haciendo es ajustarnos a la ley. Nosotros no podemos hacer nada que no sea ajustarnos a la ley. Es verdad que nosotros, por nuestra responsabilidad en el Gobierno, tenemos que velar por que las diferentes iniciativas de todo tipo, desde una fiesta con antorchas hasta la construcción de una fábrica, encajen con la tecla medioambiental. Esta es nuestra labor, y nosotros, y yo en particular, estoy absolutamente convencido de que así lo estamos haciendo.
Somos conscientes de que el cuidado medioambiental ha de ir de la mano del mantenimiento de la actividad económica, pero también sabemos que las cuestiones medioambientales, en este proceso histórico en el que estamos, son un vector de cambio muy importante que está topando con intereses económicos muy potentes que durante años y años -no solo en el País Valencià sino en todo el planeta- no han considerado el encaje ambiental de su actividad. Todo esto se está reconsiderando a nivel mundial, y nosotros -en este pequeño rincón del mundo- tenemos la responsabilidad de levantar la mano cada vez que hay que tener cuidado con aspectos medioambientales que hasta ahora no se tenían en cuenta. Esto genera cierta imagen sobre mi persona, pero yo formo parte del engranaje de un gobierno que tiene que combinar el encaje medioambiental con el económico.
-¿Entonces se siente en la misma línea que el resto del Consell?
-Al final todos estamos de acuerdo en el discurso programático de que tenemos que dejar un planeta mejor a nuestros hijos e hijas y en que el cambio climático es el principal reto de la humanidad. Todos estamos de acuerdo, desde los defensores de la actividad económica hasta los ecologistas más radicales. Pero somos nosotros los que tenemos la responsabilidad de concretar estos discursos en políticas puntuales, y cuando eso supone limitaciones o la necesidad de iniciar caminos que todavía no están abiertos se aprecian más las limitaciones que las oportunidades. Yo creo que es por abrir estos caminos por los que se me atribuye un perfil al que en realidad no respondo.
-Se ha tomado la pregunta como si la imagen de la que hablamos fuera exclusivamente negativa...
-No, no. Yo estoy muy contento del trabajo que estoy haciendo, estoy muy contento del trabajo que estamos haciendo en la secretaría autonómica, en la conselleria y en el gobierno, pero en esa imagen de 'guardián estricto de las esencias' no me veo reflejado. En lo que sí me veo reflejado es en mi papel de formar parte de un equipo que se ocupa de velar por el medio ambiente.




-La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y el Ministerio de Fomento han rectificado los informes en los que se apoyó la Comisión de Evaluación Ambiental para tumbar Puerto Mediterráneo…
-Estos dos informes cambiaron de sentido después de una reunión entre el promotor y el delegado del gobierno, que se comprometió a cambiar los informes. A mí me parece que eso no es manera de trabajar. Pero en todo caso, los dos informes que se modificaron tienen un valor absolutamente accesorio. Las tres claves de la memoria ambiental negativa son el tema de las carreteras, las insuficientes zonas de protección junto a la CV-35 y la CV-31 -que continúa exactamente igual-; la estrategia de cambio climático; y la estrategia territorial. Las tres cosas están absolutamente igual. 
-El informe de Carreteras se apoya en la modificación de 2006 de la Ley de Carreteras 6/1991 para decir que las zonas de protección son insuficientes, pero existe una sentencia por un caso similar que dice que prima el criterio del II Plan de Carreteras por ser la Planificación Viaria Vigente, en cuyos márgenes sí encaja el proyecto de Puerto Mediterráneo...
-Un plan de carreteras lo que hace es diseñar un plan de construcción de carreteras, no marca la legislación respecto a cuáles son las franjas de protección en este caso. Puerto Mediterráneo es posterior a la reforma legal de 2006 y, por lo tanto, ha de cumplir con unas zonas de protección de 50 metros respecto a la CV-31 y de 100 metros respecto a la CV-35. En el proyecto presentado eran de justo la mitad y además, en el caso de la CV-35 se encajaba el barranco d'En Dolça.
-¿Pero la Ley de 2006 no establece que la zona de protección de las carreteras la determina la 'planificación viaria' de la autonomía, que es precisamente el II Plan de Carreteras en el caso de la Comunitat?
"SI HAY UNOS INFORMES BIEN HECHOS ESOS SON LOS DE PUERTO MEDITERRÁNEO"
-El II Plan de carreteras no está para marcar cuáles son las medidas que se han de respetar en el caso de una obra junto a la carretera sino para diseñar un entramado de carreteras de una determinada zona. Por lo tanto el criterio válido es el de la Ley, que marca que son 100 metros junto a la CV-35, algo que el proyecto incumple de una manera explícita y por lo que contó con un informe negativo del departamento de Carreteras que motivó a su vez una memoria ambiental desfavorable y el informe en la misma línea de la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas. 
-Los promotores han llegado a deslizar que hubo prevaricación en su decisión…
-Nosotros estamos absolutamente convencidos de que no hubo ningún tipo de prevaricación. Hay pocos trabajos sobre los que se haya estudiado tanto y sobre los que se haya revisado tanto la documentación, porque nosotros éramos muy conscientes de las sensibilidades que despertaba Puerto Mediterráneo. Si hay un informe bien hecho, si hay un conjunto de informes bien hechos, esos son los de Puerto Mediterráneo.

/.../

"Algunas empresas no se han movido del 'no' al SDDR, nosotros sí hemos virado"

-Acaban de tener la segunda reunión de la mesa de trabajo constituida con Cierval para mejorar el tratamiento de los envases, ¿cómo avanza ese proceso?
-Va como estaba previsto porque es la ampliación del proceso de diálogo en el que estamos desde hace meses. No ha habido otra iniciativa que haya generado tantas reuniones como esta. Tenemos mucho trabajo adelantado. La patronal nos hizo ver que había que profundizar en determinados aspectos y que nos presentarían alternativas para resolver un problema que ya nadie discute. Nosotros creemos tener una receta que ya se aplica en medio mundo civilizado y ellos nos dicen que tienen alternativas que estamos esperando que nos presenten.
-La referencia expresa al Sistema de Devolución, Devolución y Retorno (SDDR) que aparecía en los compromisos de Torrevieja ha desaparecido en los de Sagunto ¿Se ha renunciado al proyecto?
-No, no se renuncia en absoluto. El proceso de discusión y debate está en marcha. En los seminarios del Consell se han ido estableciendo compromisos nuevos, pero son acumulativos. El compromiso del SDDR salió del Seminari de Torrevieja y del de Sagunto ha salido un compromiso más amplio ligado a los residuos a nivel general y la reforma del Plan Integral de Residuos. La gestión de los envases es una parte importante de ello.
-¿Cómo se va a recoger la gestión de envases en el Plan Integral de Residuos?
-Es solo una parte. El sistema de devolución y retorno nos parece la vía en la que se ha de trabajar. Por lo tanto debe encajarse como una parte del plan, en el que han de concretarse asuntos como la incineración, con la que no estamos de acuerdo, la necesidad de instalaciones que no tenemos o la forma de reducir los residuos en origen.
-Dicen que no renuncian al SDDR, pero Cierval lo rechaza. ¿Dónde puede estar el punto de encuentro en la negociación que se ha abierto?
"No creo que haya que exigirle al PSPV algo que ya ha votado y firmado en les corts"
-Estamos a la espera de que nos presenten alternativas para resolver el problema del abandono de envases. En la medida en que esas alternativas se nos presenten, el expediente que ya tenemos muy avanzado y que podría llegar a Les Corts en poco tiempo podrá incorporarlas. Si llegamos a puntos en los que se pueden ir matizando cuestiones y propuestas, se hará. Pero desde nuestra posición de origen hemos hecho cambios importantes porque los agentes con los que nos hemos reunido nos han hecho ver que había cuestiones mejorables. Lo que sucede es que determinados agentes con los que estamos negociado no se han movido del 'no', mientras que nosotros sí nos hemos movido del 'sí'.
-El PSPV se comprometió en les Corts a impulsar el SDDR con una propuesta de resolución, ¿van a pedir a su socio en el Consell que cumpla este compromiso?
-Cuando un partido apoya una propuesta de resolución en Les Corts es porque tiene voluntad de cumplirla. No creo que a nadie haya que exigirle que cumpla algo que ha votado y firmado.




... Si queréis ver completa la entrevista, id a este enlace: http://www.valenciaplaza.com/Julia-Alvaro-No-me-reconozco-en-esa-imagen-de-radical-que-se-me-atribuye