jueves, 19 de octubre de 2017

NO INCREMENTAR EL CANON DE SANEAMIENTO HA AHORRADO MÁS DE 100 MILLONES A LOS BOLSILLOS DE LOS CIUDADANOS

El próximo mes de noviembre será, para nosotros en la Conselleria, el mes del Cambio Climático. Sobre todo por dos cosas: la primera, a comienzos de mes se celebra en Bonn (Alemania) la COP23, la cumbre mundial contra el Cambio Climático que debe seguir trabajando en la implementación de los acuerdos de la COP21 de París, en la que la mayoría de los países del mundo se comprometieron a impulsar medidas para evitar un aumento de la temperatura del planeta superior a los 2 grados. La segunda, por todo el conjunto de actividades que tenemos previstas y que incluirán la presentación de la nueva Estrategia de Energía y Cambio Climático de la Comunitat Valenciana. La última semana de noviembre, en el marco de la Ecofira, estrenaremos el Ecoforum de Cambio Climático que, durante tres días, será un espacio de encuentro y debate entre empresas, sociedad civil y administraciones para debatir sobre proyectos y actuaciones vinculadas a la lucha contra el Cambio Climático. Además, antes de la cumbre de Bonn, la Cátedra de Cambio Climático de la Universidad Politécnica de Valencia tendrá también diferentes actividades entre las que destaca una conferencia de Teresa Ribera, una de las mayores especialistas españolas en el tema.

 
Este preámbulo me sirve para recordar que ayer ya empezamos con esta atención preferente a todo lo referente al Cambio Climático porque inauguramos la I Jornada de Investigación Universitaria sobre Cambio Climático. El acto estaba organizado por la Cátedra de Cambio Climático que hemos puesto en marcha conjuntamente la Uiversidad Politécnica de Valencia y nuestra Conselleria.

 
En mi intervención inaugural quise dejar claro el compromiso del Consell en la lucha contra las modificaciones aceleradas que la actividad humana está provocando en nuestro clima. Sabemos que no será sencillo. Tenemos muy claro que nosotros sólo somos una pequeña administración de un pequeño país pero también que cualquier esfuerzo suma, y nosotros lo estamos haciendo y lo seguiremos haciendo. La lucha contra el Cambio Climático es un claro ejemplo de políticas valientes y perseveraremos en ellas.
 
La Jornada arrancó con una conferencia del profesor norteamericano Edward S. Rubin (miembro destacado del IPCC, catedrático de Ingeniería y Políticas Públicas y Premio Nobel en 2007) que hizo un repaso a la situación actual y al papel de la educación y la investigación en la lucha contra el Cambio Climático, a los desafíos y las oportunidades que representa esta situación, además de reiterar la necesidad de apostar por las energías renovables y, sobre todo, a la necesidad de pasar de las palabras a las políticas concretas.
 
A continuación, y durante toda la mañana, hubo diferentes ponencias sobre agua, agricultura y ganadería, energía, residuos y servicios climáticos, transportes y divulgación.
 
Un poco después del mediodía, me reuní con el director territorial de nuestra Conselleria en Valencia, Javier Civera, para revisar las dos primeras semanas de la campaña de quema de la paja del arroz en la Albufera.
 
No disponemos todavía de todos los datos pero, de los primeros informes de los Agentes Medioambientales, que están haciendo un exhaustivo trabajo de seguimiento de toda la actividad, se desprende que ha habido un considerable número de incumplimientos. No los tenemos cuantificados, y habrá que incorporar también los datos del trabajo realizado por la Policía Autonómica y la Guardia Civil. A la vista de esos primeros informes, como digo, se detectan incumplimientos pero también una drástica reducción respecto al año pasado, y más control. Los expedientes los pasaremos a los responsables del control y el pago de las ayudas europeas. Ya explicamos que quien quemase fuera de las normas establecidas quedará también fuera de la posibilidad de cobrar.
 
Además de los informes completos, aunque sólo sean los primeros días y no toda la campaña, habrá que añadir también los resultados de las medidas realizadas en las estaciones de calidad del aire del entorno de la Albufera. También las empezaremos a tener en breve. Sabemos que ha habido momentos de altísimas concentraciones de humo pero aún no hemos hecho comparaciones con el año pasado para saber si podemos o no hablar de mejores prácticas.
 
A la dirección territorial están empezando a llegar también peticiones para, a partir del 8 de noviembre, poder quemar algunos campos de las zonas más altas de la Albufera. Como ya explicamos, revisaremos cada caso y, a pesar de estar en una zona donde las dificultades de gestión de los restos de paja son menores, si se justifica adecuadamente se podrán hacer quemas puntuales.

  
A primera hora de la tarde, con el gerente de la EPSAR, Enrique Lapuente, preparamos la reunión de la Comisión de Participación de la entidad. La EPSAR es la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales y el Consejo de Participación es la instancia en la que están representadas desde instituciones a grupos ecologistas, pasando por organizaciones sindicales, empresariales y otros colectivos sociales.
 
La sesión tuvo lugar a continuación y en ella dimos luz verde al proyecto de Presupuestos para 2018, revisamos el canon de saneamiento para el próximo año y el plan anual de obras.
 
En cuanto al presupuesto, está previsto que llegue casi a los 284 millones de euros, un 1% más que este año. Y en cuanto la tasa del canon de saneamiento se propuso, por tercer año consecutivo que quede congelada, es decir, no subirla. En el gráfico se puede ver cómo entre 2012 y 2015 el canon sufrió un incremento de hasta el 37% y, ahora, llevaremos tres años con incremento cero. De haber mantenido la subida, en estos tres años, lo que se han ahorrado las familias valencianas supera claramente los 100 millones de euros.


También en cuanto a obras, las perspectivas son muy diferentes a las que nos encontramos al llegar al Gobierno. La ausencia de proyectos era absoluta y, por tanto, la imposibilidad de poner en marcha trabajos era total. De hecho (como también se puede ver el gráfico, en la anterior legislatura la licitación de obras era testimonial. En 2016, EPSAR se dedicó a la redacción de proyectos y ya en 2017 la licitación se acercará a los 40 millones (ya se iniciarán algunas obras) y para 2018 la previsión es superar los 60 millones de inversión.

 
Durante 2017, además, la reducción de la deuda ha sido de 26 millones de euros y, en lo que llevamos de legislatura, los números rojos de EPSAR se han reducido en más de 100 millones.

martes, 17 de octubre de 2017

TENEMOS UN BANCO DE BIODIVERSIDAD A DISPOSICIÓN DE LA CIUDADANÍA CON 2 MILLONES DE REGISTROS

Tenía ya un par de avisos. Debía firmar algunos documentos que llevaban varios días en el buzón de mi ordenador. Ayer por la mañana cumplí con el deber nada más llegar al despacho. Firmar significa, también, leer. Es evidente que todo lo que llega a mi firma lleva el visto bueno de los técnicos y los directores generales pero, aunque sea un poco en diagonal, es necesario revisar la documentación, lo que representa mucho tiempo. 
 
Entre la firma y el viaje hasta Pedreguer donde tenía un acto, aproveché para prepararme la intervención que hoy por la mañana tengo que hacer en la inauguración de la "I Jornada de Investigación Universitaria sobre Cambio Climático", en la Universidad Politécnica de Valencia. 
 
Poco antes de las 11 salimos hacia Pedreguer, en la Marina Alta. Para ser más exactos fuimos a los Jardines de la Albarda, sede de la Fundación Fundem, una entidad con más de 20 años de dedicación a la conservación del patrimonio natural. 

 
Allí clausuramos de "El Año de las Orquídeas" que se ha hecho entre marzo y octubre de este año y que ha significado un buen número de actividades destinadas al estudio y el conocimiento de esta flor en nuestro territorio. En la Comunidad Valenciana hay cerca de 70 especies autóctonas de orquídeas y durante este año se han hecho conferencias, cursos, charlas y excursiones sobre el terreno que han servido para compartir mucha información y ampliar el conocimiento sobre la distribución de esta especie en el País Valenciano. 

 
Ligado precisamente a las observaciones que se han hecho a lo largo de toda nuestra geografía sobre las orquídeas, ayer en Pedreguer también celebramos la inclusión del registro 2.000.000 en el Banco de Datos de Biodiversidad de la Comunidad Valenciana. Dos millones de registros significa que disponemos de un Banco de Datos de mucho valor, que puede facilitar mucha información. Se trata del segundo Banco de Datos más grande de todo el Estado, con el añadido de que es un Banco público. Cualquier persona interesada puede aportar un nuevo registro sobre la localización de una determinada especie en un punto del territorio (siempre revisado a posteriori por un especialista). Y también cualquiera que tenga interés en sacar información se puede acercar, vía on line, al Banco y acceder a aquello que le pueda interesar. Para la administración, este fondo representa una información clave a la hora de orientar tareas de conservación y gestión del patrimonio natural. 
 
Ya por la tarde, tocaba Ejecutiva de Compromís en la sede de la Plaza del Pilar de València. La sesión se centró en dos cuestiones, las dos, por diferentes motivos, ineludibles: las políticas de Gobierno y el tema catalán. 

 
Sobre la primera, hicimos un repaso de diferentes iniciativas y propuestas en marcha, analizamos la obligación que tenemos de hacer balance de lo que hemos hecho y cómo hacer realidad lo que está pendiente y, más concretamente, hablamos de los próximos presupuestos de la Generalitat para 2018. En este sentido, seguimos reivindicando la necesidad de una financiación justa para nuestro país, inversiones que satisfagan las necesidades de nuestra población y, desgraciadamente, no vemos por ninguna parte una clara voluntad del Gobierno Rajoy de mejorar nuestra situación. 
 
En cuanto al tema catalán, recurrente en las últimas reuniones de los órganos de dirección de la coalición, estamos todos avergonzados y alarmados de la situación. El retroceso democrático que está comportando la actuación del Gobierno del PP nos parece impropio de un sistema democrático y, una vez más, frente la escala de tensión reclamamos diálogo, sensatez y altura de miras. Personalmente defendí la necesidad de no ser insensibles a lo que pasa en Cataluña pero creo que debemos tratarlo desde la lógica del gobierno en la que estamos inmersos. Es decir, frente a la negación democrática de la que somos testigos, nosotros tenemos que apostar por políticas abiertas, transparentes y que permitan superar el viejo sistema bipartidista caducado pero que parece dispuesto a morir matando. A mi modo de ver, el foco no debe estar en la dicotomía «independencia sí o independencia no», sino en más democracia. Más democracia contra la corrupción, contra la falta de participación, contra la depredación del territorio, contra el abandono de las personas, contra los recortes y contra los abusos del poder. Todo ello fue lo que nos llevó a conectar con la gente y llegar al gobierno de muchas instituciones. Es por tanto la demanda y el ejercicio de más democracia en donde nos tenemos que centrar.

lunes, 16 de octubre de 2017

EN INCENDIOS FORESTALES, PREVENIR ES LA MEJOR INVERSIÓN


Foto: Agencia EFE
 Durante este fin de semana largo que acabamos de dejar atrás, parece que no haya sucedido otra cosa que el proceso independentista en Cataluña y la respuesta que da el Gobierno Rajoy tensando y tensando cada día más la cuerda. Desgraciadamente ha pasado otra cosa que, a pesar la omnipresencia del tema catalán, ha saltado a la primera plana de la actualidad, hablo de los incendios en Galicia y Asturias. Desde la Generalitat nos hemos puesto a disposición de ambas comunidades autónomas por si podemos ayudar en algo. Desde nuestra Conselleria, durante los tres veranos que llevamos en el Gobierno, hemos sufrido algunos incendios de grandes dimensiones y sabemos, como lo saben todos los ciudadanos que los han vivido de cerca, hasta dónde llega el miedo, la desesperación y la rabia ante fuegos de estas características. En Galicia, además del drama medioambiental, ha habido muertos. No pretendo hacer ninguna referencia, porque no me toca, a lo ocurrido en Asturias y Galicia. Lo que sí quiero decir, aprovechando la sensibilidad que hoy podemos tener hacia este tipo de siniestros, es que no debemos olvidarnos de ellos en un par de días, que la mejor manera de luchar contra los incendios en los bosques es prevenirlos, poner el presupuesto necesario para evitar los fuegos, buscar alternativas a las prácticas de mayor riesgo, vigilar a pie de campo ante posibles comportamientos irresponsables o delictivos, apostar por el aprovechamiento multifuncional del bosque y orientar la gestión forestal hacia especies que no sean pasto fácil de las llamas. No es sencillo, ni es cosa de un día pero, ahora que las imágenes nos queman los ojos, vale la pena recordar todo esto y, cada uno en la medida de sus posibilidades, ayudar a incrementar el gasto en prevención. Poco dinero está tan bien gastado como aquel que se invierte en procurar evitar los siniestros. Es mucho más caro apagar y, como hemos visto en Galicia, hay pérdidas que son imposibles de recuperar. 
 
Dicho esto que me parecía absolutamente pertinente porque ayer estuve pendiente todo el día de esta cuestión por internet y por la televisión, destacar un par de cosas de mi jornada. 
 
La mañana la empecé con una serie de reuniones con los diferentes directores generales para retomar el hilo después de una semana llena de fiestas como la que acabábamos de pasar.

A media mañana, junto con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, nos reunimos con Javier de Jesús, Antonio Gonzalvez, Gabriel Leal y Pedro Poveda, representantes de la Asociación Nacional de Importadores y Distribuidores de Neumáticos y los servicios integrados de gestión. 


El motivo del encuentro, que nos lo habían pedido hacía bastante tiempo, era reclamar que, desde la administración autonómica y en el ejercicio de nuestras competencias, actuemos contra las empresas que no cumplen los requisitos legales en la gestión de los neumáticos . En concreto, denunciaron las prácticas de una empresa valenciana, "Top Recambios", que trabaja sin estar inscrita en el "punto verde" que garantiza la adecuada gestión de los neumáticos una vez terminada su vida útil. Consideran que estamos ante un caso de clara competencia desleal con el añadido de los graves problemas ambientales que puede ocasionar una mala práctica repetida en el tratamiento de estos materiales. Hace años que estas asociaciones vienen realizando estas denuncias. Nos contaron que, desde hace meses, los servicios integrales de gestión se niegan a recoger los neumáticos en los puntos oficiales de "Top". Nosotros nos comprometimos a estudiar el caso, a revisar toda la información de la que disponemos, los antecedentes que tenemos sobre lo que nos planteaban, a escuchar todas las partes y a obrar en consecuencia. Como siempre, queremos ser escrupulosos en el seguimiento del cumplimiento de las normas, preservando la seguridad jurídica de los afectados. 

 
Inmediatamente después, y justo antes de comer, con el director general de Medio Natural, Antoni Marzo, tuvimos una reunión con el alcalde de Vall de Gallinera, Antoni Pardo. La preocupación del alcalde Pardo es buscar actividades económicas que ayuden a fijar la población en su municipio. En este sentido, tratamos temas de aprovechamiento de biomasa residuales forestal y agrícola y de compatibilización de actividades en la montaña (senderismo, caza, deporte, observación de naturaleza...). De cara al próximo Plan de Desarrollo Rural habrá partidas en estos ámbitos a las que podrán incorporarse municipios pequeños del interior como Vall de Gallinera. 
 
La tarde, en buena parte, la dediqué a un puñado de llamadas telefónicas pendientes y a la preparación de diferentes intervenciones que tengo de cara a actos en los que he de participar en los próximos días.

jueves, 12 de octubre de 2017

ARROZ ECOLÓGICO EN LA ALBUFERA


Llevaba muchos días hablando de la Albufera y, ayer, estuve en la Albufera, en concreto en Sollana. No era para hablar de la paja del arroz sino para participar, como espectador, en la primera siega de arroz ecológico que se hace en la zona con la pretensión de que vaya a más. Antes hubo algún que otro intento pero no cuajó. Ahora quien lo ha hecho ha sido la empresa "Albufera Foods" sobre una extensión de media hectárea.


El proceso ha sido complicado ya que ajustarse a los requerimientos que se exige para ser reconocido como cultivo ecológico significa usar sistemas de cultivo diferentes a los habituales, sin los productos fitosanitarios que suelen hacerse servir. Esto implica procesos productivos más largos, con más mano de obra y costes más elevados. Han trabajado con tres variedades diferentes. Ahora en el proceso de comercialización del arroz recogido se vera la rentabilidad económica de la producción obtenida.


Yo estoy convencido de que el futuro del sector agrícola, también el de la Albufera y su arroz, pasa por ser más cuidadosos con la producción, por apostar más por la calidad que por la cantidad, para garantizar la sostenibilidad y el respeto medioambiental, y todo esto se llama seguir avanzando en la agricultura ecológica. El camino de la preocupación ecológica no es una opción, es la única opción. Lo contrario supondría una irresponsable huida hacia delante. Ayer en el acto de inicio de la siega había representantes de grupos ecologistas, lo que también significa una buena noticia, unos niveles de colaboración que sólo puede dar buenos resultados.


En las conversaciones con unos y otros sí salió el tema de la quema de la paja del arroz. Había quien me destacaba que, este año, las quemas se estaban haciendo de manera más ordenada y tranquila. También quien, de nuevo, me reclamaba ampliar las zonas de quema. Las normas están claras, por más que marcar límites siempre signifique generar debate y controversia. Las zonas bajas y de inundación natural son las que se pueden quemar, un 40% respecto al año pasado. La quema de la paja es una medida excepcional, lo dicen las normas europeas por las que los agricultores cobran ayudas agroambientales. Se puede dejar la paja secar al sol, triturarla, “fanguejar-la”, aportar más agua para evitar fisiopatías o retirarla. 


Cuando ayer por la mañana hablaba de cómo estaba yendo la quema y me decían que las cosas se estaban haciendo bien no tenía el dato que, ya casi de noche, me dieron desde la subdirección de Calidad Ambiental: por la tarde hubo momentos en que la estación de control del aire de Buñol detectó un nivel de partículas que superaba el índice 220. Una situación inaceptable.

De Sollana fuimos hasta Benaguasil, al río Turia a su paso por esta población. Allí, junto con los alcaldes de Benaguasil y Vilamarxant, y los responsables de la Fundación Limne y de Aguas de Valencia, participé en la presentación sobre el terreno del "Proyecto Nutria". Se trata de una iniciativa que pretende recuperar esta especie amenazada que ahora se está volviendo a ver en todo el Estado pero un poco más lentamente en nuestra Comunitat. El proyecto, todo un ejemplo de colaboración público-privada, ha arrancado ya con el reclutamiento de voluntarios que son los que harán el seguimiento en las zonas escogidas para detectar la presencia de nutrias.


Los resultados de los trabajos, que se ampliarán más allá del País Valenciano, servirán para ver si se consolida su recuperación y cuáles son los pasos que, desde la administración, podemos ir dando para ayudar en este proceso. En los últimos años, la mejora en la calidad del agua de los ríos y el aumento en la conectividad entre espacios protegidos ha facilitado el regreso de las nutrias a nuestro territorio.


Ayer, sólo paseando unos minutos por el río, pudimos observar sus excrementos, abundantes, lo que prueba la presencia de la nutria en el Turia.


Ya por la tarde, el portal de noticias sobre medio ambiente "Samaruc Digital" me hizo una entrevista para apoyar la candidatura de Valencia para ser sede en 2020 del Congreso de la Federación Internacional de Agricultura Ecológica. Y, ya que estaban, cómo no, me hicieron una segunda entrevista sobre la quema de la paja del arroz en la Albufera.


La jornada la acabamos ordenando la agenda para la semana que viene y repartiéndonos el trabajo de los próximos días entre nuestras direcciones generales.

martes, 10 de octubre de 2017

UN GOBIERNO QUE RECORTA LA DEMOCRACIA, ALIMENTA EL FASCISMO

Sí, yo también fui testigo de cómo los herederos del franquismo, los fascistas que no saben ni que lo son porque no les llega ni para tener conciencia de lo que son, llenaban de violencia y odio las calles de Valencia el pasado lunes, 9 de octubre. 

 
Lo sufrí con más vergüenza que temor por la mañana, durante la Procesión Cívica, y lo vi con miedo por la tarde. No había dos bandos, ni eran independentistas contra "gente que llevaba banderas españolas". No. Éramos gente educada y demócrata frente a energúmenos que insultaban con los ojos inyectados en sangre, frente a gente que perseguía y golpeaba de manera vil y cobarde. Y estas cosas no pasan por casualidad. 

 
Estre puñado de violentos son los mismos que si nos los hubieramos encontrado en los años 40 nos hubieran disparado y nos hubieran dejado tirados en una cuneta. Son los mismos. El lunes estaban crecidos porque llevamos meses viendo cómo se tensa la situación política en España, cómo se alimenta el "ellos" y el "nosotros" y cómo la democracia va perdiendo terreno. 
 
Si un gobierno como el de Rajoy puede negar a un pueblo, como el de Cataluña, su derecho a votar reclamado reiterada y masivamente; si a miles de personas se les puede contestar con represión policial, golpes, detenciones, incautaciones de papeletas, retirada de urnas y puertas y cristales rotos; si todo esto lo puede hacer un gobierno, lo más normal es lo que ha pasado, que la ultraderecha se sienta fuerte y tome la calle. Y que conste una cosa, los mismos que, durante la Procesión Cívica, insultaban al gobierno del Botánico o a los partidos que lo apoyan, aplaudían cuando pasaba el PP. A mí me daría mucha vergüenza que los violentos me sintieran suyos. Al igual que es inaceptable que un delegado del gobierno del PP como Juan José Moragues no sólo sea incapaz de evitar las agresiones, que es su responsabilidad, sino que haga como si no hubiera sucedido nada. 

 
Todo esto ocurrió el lunes, y también quería recogerlo aquí. 
 
Sobre mi jornada de trabajo de ayer martes, la empecé con una reunión con Manuel Aldeguer, director general del Agua, con el que traté diferentes temas en marcha pero, sobre todo, dos: la revisión del proyecto de encauzamiento del Barranc dels Frares de Godella para evitar destrozar la huerta de Rocafort y la decisión de la Unión Europea de archivar un expediente de sanción contra la Generalitat por la construcción de tres depuradoras sin cumplir las directivas sobre tratamiento de aguas residuales. 
 
Sobre el Barranc dels Frares tenemos la intención de construir balsas de laminación y soterrar la canalización para evitar impactos en la huerta. En los próximos días explicaremos la nueva propuesta a los diferentes agentes implicados (vecinos, agricultores, ayuntamientos, etc.) y pondremos en marcha los operativos de expropiación. 
 
En cuanto al expediente sancionador de la UE afectaba a las depuradoras de Teulada, Peñíscola y Benicarló. Las autoridades europeas iniciaron el proceso de sanción en 2004 por considerar desleal la actitud del gobierno valenciano de aquel momento. Las cifras de servicio a los ciudadanos no coincidían con las que se habían previsto y la bola se fue haciendo mayor porque nunca se ofreció la respuesta adecuada. La sombra de una sanción multimillonaria pendía sobre nosotros. Al llegar al gobierno en 2015 teníamos los plazos muy ajustados y, tanto desde la EPSAR como desde la dirección general del Agua, se ha hecho un trabajo minucioso que ha acabado convenciendo a las autoridades europeas de que nos hemos ajustado a las condiciones pactadas. No disponemos todavía de toda la información pero la retirada de la sanción es una gran noticia que nos ahorra mucho dinero público. 
 
A continuación, junto con la directora general de Prevención de Incendios, fuimos hasta el Ayuntamiento de Sueca, donde habíamos organizado con diferentes alcaldes del entorno de la Albufera una reunión para intentar facilitar en lo posible la retirada de las restos de la paja del arroz y evitar así su quema. Con la alcaldesa de Sueca, Raquel Tamarit, como anfitriona, y con los alcaldes de Cullera, Jordi Mayor, y de Albalat de la Ribera, Felipe Hernandis, estudiamos diferentes posibilidades de intervención. Desde la Generalitat facilitaremos puntos que puedan servir como "bancos de paja", zonas de acopio que permitan su posterior aprovechamiento. Los Ayuntamientos se ofrecieron a completar nuestras iniciativas, siempre teniendo en cuenta que la retirada de la paja de los campos de arroz es una responsabilidad del agricultor que recibe ayudas europeas por la gestión de estos restos. 

 
La tarde la dediqué a una reunión con el subsecretario de la Conselleria, José Moratal, y la directora general de Prevención de Incendios, Delia Álvarez, con los que repasamos el grado de cumplimiento de los diferentes proyectos incluidos en los Planes de Desarrollo Rural y las previsiones de cara a los presupuestos de la Generalitat para 2018. Moratal estuvo ayer en la Conselleria de Hacienda para comentar los diferentes criterios que se van a plantear para cerrar los próximos presupuestos y tenemos que ir viendo como ajustamos las posibilidades económicas del conjunto a nuestras necesidades.
 
Antes de terminar el día aún mantuve una última reunión con el gerente de EPSAR, Enrique Lapuente, para comenzar a preparar el Consejo de Participación Ciudadana de la entidad que haremos después del puente del 12 de octubre.